Comentario Santa Sofía en Estambul. Comentario de Historia del Arte.

La basílica de Santa Sofía en Estambul es una de las joyas del arte bizantino. Su influencia ha traspasado las fronteras culturales, convitiéndose en modelo dentro del Arte Islámico como podemos observar en la Mezquita Azul.



Santa Sofía o Hagia Sofia

DESCRIPCIÓN: Nos encontramos ante una imagen del interior de la Iglesia de Santa Sofía de Constantinopla, actual Estambul, también conocida como Hagia Sofia. Fue construida entre el 532 y el 537, sus arquitectos fueron Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto, por encargo del Emperador Justiniano, este templo constituye la obra cumbre de la arquitectura bizantina.

Comentario de Arte. Santa Sofía

ANÁLISIS: Se trata de un edificio de planta centralizada cubierta por una cúpula sobre pechinas. Las pechinas es un recurso arquitectónico de forma triangular y volumen esférico que permiten pasar de un espacio cuadrado entre pilares al espacio circular de una cúpula. Santa Sofía tiene una planta centralizada en la cúpula, aunque termina siendo ligeramente rectangular debido a la disposición de su estructura. Tiene una gran cúpula central de 33 metros de diámetro que se sostiene a más de 55 metros de altura. La cúpula original fue destruida en un terremoto en el 558 por lo que se su reconstrucción llevó a cabo una modificación realizándola ligeramente rebajada y con materiales más ligeros.

La cúpula se sostiene sobre cuatro pechinas que arrancan de cuatro grandes pilares. A partir de esta estructura se desarrolla un gran sistema de contrafuertes, sobre los que se sostienen dos grandes exedras, (semicúpulas) a su vez contrarrestadas, en una fórmula en cascada, por cuatro exedras (dos por cada semicúpula principal). Esto permite contrarrestar los empujes de la gran cúpula central, que se apoya en las bóvedas adyacentes.

En el exterior la cúpula central, no es tan destacable como cabría desear, debido a que la recubre un tambor hasta un tercio de su altura. Sin embargo, en el interior, es capaz de dejar atónito al visitante, ya que transmite una sensación de ligereza e incorporeidad, a esta sensación contribuyen los vanos abiertos en su parte baja, que la iluminan de forma que la cúpula parece flotar en el aire.




FUNCIÓN Y SIGNIFICADO: En la época de su creación fue un templo cristiano, a partir del Cisma de Occidente en 1054 pasaría a ser un edificio de culto ortodoxo, en 1453 tras la conquista de Constantinopla por los turcos se convertirá en una mezquita, se retirarán gran parte de los mosaicos que la decoraban y se introducirán nuevos elementos islámicos, quizá los más visibles son los 4 minaretes exteriores. Hoy en día, ha dejado de ser un lugar litúrgico, está convertida en museo y es una de los principales atractivos turísticos de la ciudad de Estambul.

COMENTARIO: En el año 395 d. C. con la muerte de Teodosio I, el Imperio Romano se divide en el Imperio Romano de Occidente con Honorio y el Imperio Romano de Oriente con Arcadio. En el 476 d. C. cae el Imperio Romano de Occidente y el Imperio Romano de Oriente comienza una época de gran esplendor, con Justiniano llegará a su apogeo. Justiniano emprenderá una gran labor constructiva en la ciudad de Constantinopla como la gran muralla con más de 130 torreones que constituye un hito en la historia de la arquitectura militar, otra de las grandes construcciones será la Basílica de Santa Sofía.  El Arte Bizantino, parte del Arte Clásico Romano, los elementos utilizados en Santa Sofía ya existían en Roma, como la planta centralizada vista en los mausoleos de Cecilia Metella y con cúpula como es el Pantéon, además de grandes espacios como la planta basilical en la que también se utilizan exedras en los ábsides. A partir del Edicto de Constantino, la Iglesia cristiana, partiendo de los elementos constructivos romanos, crea nuevos espacios con nuevos significados, el lenguaje arquitectónico se dota de un nuevo sentido que se relaciona con lo espiritual, como esta cúpula de Santa Sofía que parece representar la belleza y la paz espiritual de la Jerusalén Celestial. El Arte Bizantino tendrá una nueva época de apogeo a partir del siglo X con grandes muestras como San Marcos de Venecia o San Antonio de Padua, se trata de espacios cupulados inspirados en Santa Sofía, también inspiró la Basilica de San Basilio en Moscú, pero su influencia en el arte no queda sólo en el ámbito cristiano, ya que el Imperio Turco adoptó sus formas para construir sus mezquitas, como es ejemplo la Mezquita Azul también en Estambul. El Arte Bizantino tuvo su fin precisamente en la conquista del Imperio Turco de Constantinopla, en 1453, dando así fin a una tradición de casi 1000 años.

Artículos relacionados