Templo de Zeus Olímpico en Atenas. Comentario y Análisis

Templo de Zeus Olímpico (h. 175-165 a. C.) Atenas
IDENTIFICACIÓN: Nos encontramos ante una imagen del Templo de Zeus Olímpico en Atenas, también conocido como Olimpieion. Se atribuye su autoría a un arquitecto romano llamado Cossutius según Vitrubio. Se cree que fue construido entre 175-165 a. C. bajo la iniciativa de Antíoco IV de Siria y terminado en época romana bajo el emperador Adriano en el siglo II d. C. Su estilo es clásico griego del periodo helenístico. Se encuentra en la ciudad de Atenas, con sólo 13 columnas en pie. Fue en su momento el templo más grande de Grecia.



DESCRIPCIÓN: Nos encontramos ante las ruinas de un templo díptero, octástilo (10 x20 ) y de orden corintio. Sus dimensiones son de 107x41 metros. Fue construido en mármol blanco del Pentélico con un sistema adintelado o arquitrabado.

Templo de Zeus Olímpico en Atenas (Planta)
ANÁLISIS: En su distribución en planta, observamos que el templo se alza sobre un crepidoma o estereóbato. En su parte superior conocida como estilóbato se erigen las columnas, formando un auténtico bosque de columnas, con dos hileras de 20 en sus lados mayores y un tres hileras de 10 en sus lados menores, conformando una perístasis de hasta 116 columnas. Después se distribuyen varios espacios, una pronaos con cuatro columnas in antis, que da paso a la naos o cella con 22 columnas entre las que se encontraría un pequeño templete que albergaría la escultura de Zeus. Después se pasaría al “adyton” un espacio religioso al que sólo tendrían acceso los sacerdotes y donde se oficiarían ritos y ofrendas a Zeus, por último encontraríamos un opistodomos con cuatro columnas in antis repitiendo el esquema de la naos.

En cuanto al alzado sorprende el gran colosalismo de las columnas de más de 17 metros de altura, que diluyen los conceptos clásicos de proporción y armonía y que toman al hombre como medida de todas las cosas, para dar lugar a un aspecto totalmente monumental del edificio. No quedan muchos restos porque durante la Edad Media fue utilizado como cantera, lo que abre la discusión sobre si se trataba de un templo cubierto a dos aguas como la mayoría de los templos de época clásica o por el contrario se trataba de un hipetro a semejanza del Templo de Ápolo en Dídima de la misma época.

Entre los aspectos decorativos destaca el hecho de ser uno de los primeros templos construidos enteramente en orden corintio, no conocemos nada más acerca de si existieron relieves en sus frisos o en los frontones.

FUNCIÓN Y SIGNIFICADO: El templo griego cumplía una función religiosa, era considerado morada de los dioses, y dentro de él se realizaban algunos ritos o ceremonias por los sacerdotes, normalmente en el adyton donde habitualmente se encontraba un altar. No estaba concebido para albergar fieles por eso suelen tener un carácter más escultórico que arquitectónico, ya que no se trata de crear espacios que desempeñen funciones.



COMENTARIOCon la muerte de Alejandro Magno (323 a. C.) marca el inicio de un nuevo periodo artístico en el Grecia, la conocida como Etapa Helenística. Se caracteriza por la extensión de los conceptos del Arte Griego por todo el mundo Mediterráneo, nace así una cultura común, conocida como "koiné" o "comunidad" donde los valores estéticos del Arte Griego se extienden, sobre todo por Asia Menor, y tras la muerte de Alejandro por Asia, Mesopotamia y Egipto. Sin embargo, esta expansión de los ideales estéticos griegos no fueron ni uniformes ni monótonos, sino que se integraron, con tradiciones estéticas muy arraigadas en los lugares donde se implantaron creando una serie de escuelas regionales.


En cuanto a la arquitectura, aunque se continúan utilizando los mismos sistemas constructivos y elementos que se habían venido utilizando durante la Época Clásica, se da un cambio en la concepción del espacio arquitectónico, abandonando criterios como el equilibrio, la medida, la proporción y la serenidad, que serán sustituidos por un nuevo espíritu relacionado con la teatralidad y la monumentalidad, con ánimo de impresionar al espectador. En este edificio observamos aspectos propios del Helenismo como el colosalismo, que vemos en las columnas de casi 20 metros de altura, y un monumentalidad en su concepción del templo díptero. Además vemos una ruptura con la claridad de la concepción espacial, con la incorporación de nuevos elementos como el adyton o el naikos, y su construcción en varios niveles de altura. Además el que sea hípetro o sin cubierta también lo diferencia de los templos clásicos. Ya que el fin del mundo clásico da lugar, al nacimiento de nuevos reinos helenísticos, que ya no se preocupan en transmitir los valores cívicos de la ciudad, sino en transmitir el poder y gloria de los nuevos monarcas helenísticos, en este caso Antíoco IV y en época posterior del emperador Adriano, adaptándose a los nuevos valores propagandísticos de Roma. Siguiendo estos nuevos valores estéticos encontramos obras arquitectónicas tan representativas como el Altar de Zeus en Pérgamo o el Mausoleo de Halicarnaso.

Artículos relacionados