Mostrando entradas con la etiqueta 2ESO·05·EdadMedia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 2ESO·05·EdadMedia. Mostrar todas las entradas

San Clemente de Tahull. Pintura Mural. Comentario de Historia del Arte

11/25/2014 04:51:00 p. m. 0

El Pantocrator de San Clemente de Tahull es una de las pocas obras pictóricas monumentales conservadas del Románico. Todo un paradigma de la pintura románica conservada en España.

San Clemente de Tahull


DESCRIPCIÓN: La imagen corresponde a una de las pinturas murales que se encuentran en la Iglesia de San Clemente de Tahull en Lérida. Se encuentran en un ábside y fueron pintadas en 1123 al tiempo de las que se encuentran en Santa María de Tahull, formando uno de los conjuntos murales más interesantes del Románico.

Comentario de Arte. San Clemente de Tahull

ANÁLISIS FORMAL: Las pinturas románicas murales están realizadas generalmente al temple. Para lo cual es necesario realizar una preparación del muro. En éste se aplican varias capas de argamasa y después se aplica un enlucido con yeso fino dejando una superficie blanca y lisa, sobre la que el artista puede aplicar la pintura. Los colores suelen ser planos, predominando el dibujo sobre el color.

En esta imagen se ha representado un Pantocrátor, insertado en la conocida como almendra mística o mandorla. Es un Cristo sentado en su trono, con un gesto con el que parece estar bendiciendo con su mano izquierda. En los lados encontramos ángeles, serafines y el Tetramorfos que representa a los cuatro evangelistas.

En la parte inferior, aparece la Virgen como mediadora y los Apóstoles. La pintura mural románica muestra una clara influencia de la tradición bizantina de los mosaicos, por esta razón recurre a la abstracción y a estilizaciones simbólicas que traten de representar una idea, olvidando la tradición clásica de "mímesis" o imitación de la naturaleza. 

Las figuras muestran, un claro carácter frontal, y cierto alargamiento, sobretodo en los rostros. Llama la atención la dureza de los pliegues, muy geometrizados. Sus colores son planos y brillantes, predominando el rojo, el azul y el amarillo.

FUNCIÓN Y SIGNIFICADO: La pintura románica tenía una clara función divulgativa y pretendía adoctrinar y educar a los fieles en los principios religiosos. En este caso, trata de trasladar el mensaje de un Dios justiciero y severo, alejado de la imagen renacentista de Cristo, hombre e hijo de Dios. Además de mostrar el buen camino de los fieles con el ejemplo de la Virgen y los apóstoles.

COMENTARIO: En la época del Románico, la gran mayoría de la población era analfabeta, por tanto, muy pocos tenían acceso directo a los Evangelios. Así, que el Arte Románico, crea un sistema con una clara intención divulgativa, a través de unos modelos sencillos y claros que permitan el adoctrinamiento, para ello es necesario cierta dosis de abstracción y estilización, abandonando el sentido de mímesis, y adquiriendo un simbolismo que permitiera a los fieles identificar los temas y las imágenes, se prescinde de ciertos recursos clásicos como el uso de la perspectiva o cánones, así como el empleo de sombras para crear volúmenes, dando lugar a representaciones con un predominio de la línea sobre el color. Además, las imágenes cumplen ciertos aspectos estéticos, al igual que la escultura románica, como la ley de adaptación al marco, que permiten adaptarse al espacio arquitectónico donde se encuentran representados. También, en torno al año 1000, debido a un sentimiento milenarista, que auguraba el fin del mundo, más otras circunstancias como epidemias y hambrunas, da lugar a que se creen unos tipos estéticos basados en el libro del Apocalipsis, como por ejemplo el Pantocrátor, que es la representación de Cristo como Juez, sentado en su trono, también conocido como Maiestas Domini, y rodeado por el Tetramorfos, visión simbólica de los evangelistas, y que suele estar acompañado con escenas del Juicio Final. Con la llegada del Gótico, las representaciones dejarán de ser tan rígidas y pasarán a ser más naturalistas y se introducirán nuevos temas donde comience a representarse al Cristo hombre y llegado el Renacimiento, los formalismos románicos se habrán abandonado por completo.

Esta pintura  de San Clemente de Tahull es una de las obras más emblemáticas de la pintura románica en España y Europa.