Mostrando entradas con la etiqueta HE·05·CrisisLib. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta HE·05·CrisisLib. Mostrar todas las entradas

Manifiesto Fundacional PSOE - Comentario

2/08/2016 05:19:00 p. m. 0
Pablo Iglesias PSOE
Pablo Iglesias (Fundador del Partido Socialista Obrero Español)
"Considerando que esta sociedad es injusta, porque divide a sus miembros en dos clases desiguales y antagónicas: una, la burguesía, que poseyendo los instrumentos de trabajo, es la clases dominante; otra, el proletariado, que, no poseyendo más que su fuerza vital, es la clase dominada. Que la sujeción económica del proletariado es la causa primaria de la esclavitud en todas sus formas: la miseria social, el envilecimiento intelectual y la dependencia política. Que los privilegios de la burguesía están garantizados por el Poder político, del cual se vale para dominar al proletariado. Considerando que la necesidad, la razón y la justicia exigen que la desigualdad y el antagonismo entre una y otra clase desaparezcan, reformando o destruyendo el estado social que las produce [...], el Partido Socialista declara que tiene por aspiración:

Primero: La posesión del poder político por la clase trabajadora.

Segundo: La transformación de la propiedad intelectual o corporativa de los instrumentos de trabajo (la tierra, las minas, los transportes, las fábricas, etc...) en propiedad común de la sociedad entera [...].

En suma, el ideal del Partido Socialista es la completa emancipación de la clase trabajadora. Es decir, la abolición de todas las clases sociales y su conversión en una sola de trabajadores libres e iguales. 

Manifiesto fundacional del Partido Socialista Obrero Español (20 de Julio de 1879).

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante una fuente primaria de naturaleza histórico-circunstancial, se trata del Manifiesto Fundacional del Partido Socialista Obrero Español. Su autor es colectivo, firmado por 25 personas entre las que destaca la figura de Pablo Iglesias, fundador del Partido además del sindicato UGT. Su carácter es público y su destinatario es la nación española y en particular el proletariado.

ANÁLISIS: La idea principal que sustenta el texto es presentar la ideología política y propósitos del Partido Socialista Obrero Español entre las que destacan la emancipación de la clase trabajadora y la abolición del sistema de clases sociales.

El texto comienza con unas consideraciones previas acerca de la sociedad española, a la que considera injusta debido al antagonismo imperante principalmente entre la burguesía (clase dominante) y el proletariado (clase dominada). Sigue por tanto las tesis marxistas expresadas en El Manifiesto Comunista, haciendo evidente una lucha de clases, donde los propietarios de los medios de producción someten a la esclavitud a las clases trabajadoras. Concluyendo viendo la necesidad de destruir el estado social liberal, que alimenta esas diferencias para dar paso a un estado socialista que de lugar a la eliminación de la clases sociales y fomente la igualdad entre los ciudadanos. Para ello propone una serie de objetivos que formarán parte de su programa político:

El primero de ellos será que la clase trabajadora alcance el poder, sin que se haga una exposición de los medios que se utilizarán para conseguirlo. Debemos suponer que la constitución como Partido Político pretende un ascenso al poder por la vía democrática, sin utilizar otros medios violentos como la revolución o la lucha armada.

En el segundo punto expone la transformación social a través de la apropiación de los medios de producción, bien sean activos o intelectuales, lo que supone en un primer término en la abolición de la propiedad privada y con ella la destrucción del capitalismo como sistema económico.

Por último, expone el principal objetivo que es la emancipación de la clase trabajadora, sometida a esclavitud por parte de los patronos y poner fin a la sociedad de clases, dando lugar a un régimen socialista de trabajadores.

COMENTARIO: Aunque las raíces del movimiento obrero español se remontan a 1830, los motivos de su nacimiento son las terribles condiciones de trabajo a las que los patronos someten a sus obreros con largas jornadas laborales entre 14 y 18 horas diarias, insalubridad en los locales de trabajo, explotación de mujeres y niños y bajos salarios, con el fin de obtener el máximo beneficio. Por otro lado, las condiciones de vida del obrero tampoco eran mucho mejores que en sus lugares de trabajo, habitando barrios insalubres, en condiciones de hacinamiento que provocaban enfermedades, marginación social, y alcoholismo. Los gobiernos liberales, que establecen el capitalismo como mentalidad económica burguesa, lejos de defender a las clases sociales proletarias, se justifican escudándose en la libertad del mercado de trabajo.

No será hasta el periodo de la Restauración cuando la clase obrera toma una verdadera conciencia de sí misma y comienza a organizarse políticamente como alternativa a los partidos del turno. Será durante el Sexenio Democrático cuando se consolide la conocida como Federación de Trabajadores de la Región Española (FTRE) que suponía la representación de la Primera Internacional en España, a partir del golpe de Estado del general Pavía pasa a la clandestinidad, hasta 1881, cuando bajo el gobierno de Sagasta se decrete la libertad de asociación y a la FRET vuelva a la legalidad.  En 1872, dentro del seno de la Primera Internacional, tiene lugar la ruptura entre Marx y Bakunin, lo que supone una división ideológica entre el Socialismo, que pretendía llegar al comunismo por medio de la participación política, y el Anarquismo que supone la supresión del estado y la utilización de cualquier vía, incluida la revolución violenta.

La FRET se alineó en torno a las ideas de Bakunin, por lo que un pequeño grupo marxista se separó y en 1879, bajo el liderazgo de Pablo Iglesia, se funda el Partido Socialista Obrero Español, que sigue las consignas del socialismo marxista y por tanto, con pretensiones de llevar a cabo la transformación social por medio de su victoria en las urnas. El PSOE se fundará en 1888 el primer sindicato español, Unión General de Trabajadores (UGT).

Pero también existirá una tendencia anarquista, con un especial calado de la corriente más violenta conocida como anarcosindicalismo. En 1907, se fundará la confederación sindical de tendencia anarcosindicalista Solidaridad Obrera en la ciudad de Barcelona que supondrá el germen de la Confederación Nacional del Trabajo o CNT, que superará en afiliados a la UGT en los momentos previos a la Guerra Civil.

El socialismo se diferenciará por la creación de partidos políticos que realicen el cambio social desde los parlamentos, con participación del proletariado industrial y dirigida por obreros, con el objetivo de establecer una dictadura del proletariado como paso previo a la sociedad comunista. Mientras el anarquismo defiende la acción individual sobre las organizaciones colectivas, rechaza la participación política en parlamentos recurriendo a la actividad sindical pura, realizada por las masas campesinas de forma espontánea con la intención de destruir el estado burgués y establecer una nueva sociedad.

El movimiento obrero, a través de partidos como el PSOE y sindicatos como la UGT o CNT, conformarán una auténtica oposición al régimen de la Restauración, junto con otros movimientos como el republicanismo, el carlismo, el nacionalismo y el regionalismo. Entre otros serán protagonistas de episodios importantes como la Semana Trágica de Barcelona en 1909 o la Huelga General de 1917.

CONCLUSIONES: El Partido Socialista Obrero Español, es uno de los partidos socialistas más antiguos de Europa y dentro de España el partido más importante. No será hasta la Segunda República cuando tenga relevancia dentro de la política española, con un papel también importante durante la Guerra Civil. Durante el Franquismo pasó a la clandestinidad y participó en el gobierno de la II República en el exilio en México. Su legalización llegaría con la Transición en 1977, sin embargo el PSOE tome un nuevo enfoque, abandonando en el Congreso Extraordinario de 1979, bajo la secretaría general de Felipe González, las tesis marxistas, pasando a definirse como socialdemócrata. En las elecciones de 1982 obtendrá su primera victoria tras la transición. Hoy, representa la opción de izquierdas más votada de la política española.

Ultimátum de EE.UU. a España - Comentario

1/30/2016 12:23:00 a. m. 0
Guerra hispano estadounidense
Dewey aplasta a la Armada Española en Manila.
Periódico The World. 1 de Mayo de 1898

"Considerando que las horribles condiciones que han existido en la isla de Cuba, tan próxima a nuestras costas, por más de tres años, condiciones que han ofendido el sentido moral el pueblo de los EE.UU. [...], y que han culminado en la destrucción de un acorazado de los EE.UU. durante una visita amistosa al puerto de la Habana [...], no pueden soportarse por más tiempo como lo afirma el presidente de los Estados Unidos en su mensaje de 11 de Abril de 1898, sobre el cual el Congreso ha sido invitado a pronunciarse.

En consecuencia, el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, reunidos en Congreso han resuelto:

Primero: que el pueblo de la isla de Cuba es, y tiene derecho a ser, libre e independiente.

Segundo: que los Estados Unidos tienen el deber de pedir, y por tanto el Gobierno de los Estados Unidos pide, que el Gobierno español renuncie inmediatamente a su autoridad y gobierno sobre la isla de Cuba y retire de Cuba y de las aguas cubanas sus fuerzas terrestres y navales [...]

Si a la hora del mediodía del sábado próximo, 23 de abril, no ha sido comunicada a este Gobierno por el de España una completa y satisfactoria respuesta a la Resolución en tales términos que la paz de Cuba quede asegurada, el presidente procederá sin ulterior aviso a usar poder y autorización ordenados y conferidos a él, tan extensamente como sea necesario".

Ultimátum norteamericano a España, 19 de abril de 1898.

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante una fuente primaria, aunque fragmentada, de naturaleza jurídica, ya que se trata de una Resolución aprobada por el poder legislativo de EE.UU. se trata del ultimátum norteamericano a España, votado en el Congreso de los EE.UU. el 18 de Abril de 1898 y publicado al día siguiente. Tras la negativa a abandonar la soberanía de la isla de Cuba por parte de España, EE.UU. declaró la guerra a España el 25 de Abril con carácter retroactivo desde el 21 de Abril. Su autoría es colectiva e institucional y se atribuye al Congreso de los Estados Unidos de América y su carácter es público y su destinatario es el Gobierno de España, presidido por Práxedes Mateo Sagasta, representante del Partido Liberal durante la regencia de María Cristina.

ANÁLISIS: La idea principal del texto es la de establecer un ultimátum a España para que abandone la soberanía de la isla de Cuba. Se estructura en tres partes bien diferenciadas, una primera donde se establecen unas consideraciones previas sobre la situación de la isla de Cuba, seguidas de las condiciones y términos que se exigen al Gobierno de España para finalizar con la declaración del ultimátum y autorización al presidente para declarar la guerra.

Entre las consideraciones previas destacan ideas como "las condiciones que han existido en la isla de Cuba, por más de tres años" que se refieren a las duras condiciones a las que se somete a la población rural, que forman parte de la política de terror aplicada por el general Weyler en el contexto de la Guerra de la Independencia de Cuba (1895-1898) pero sobre todo "la destrucción de un acorazado", se refiere a la explosión del acorazado Maine, en circunstancias no esclarecidas mientras se encontraba atracado en el puerto de La Habana, provocando más de 200 muertos. Es sin duda, este hecho el auténtico casus belli, ya que la influencia de la prensa, controlada por el magnate Hearst provoca la contestación del pueblo norteamericano y la presente resolución del Congreso.

El texto además hace alusión a dos ideas esenciales como es el derecho de Cuba a la independencia, derecho asumido por Estados Unidos como uno de sus principios fundacionales, y el derecho de Estados Unidos a pedir que el Gobierno de España renuncie a su soberanía sobre la isla, idea que forma parte del conocido Destino Manifiesto, o Doctrina Monroe que trata de evitar cualquier intervención extranjera en el continente americano bajo el lema "América para los americanos".

En cuanto al ultimátum, se establece un plazo de tres días para la renuncia de España a la soberanía de la isla de Cuba y la autorización al Presidente de EE.UU. para declarar la guerra.

COMENTARIO: Cuba era colonia española desde el siglo XVI, debido a su pequeña extensión se mantiene su soberanía durante el proceso de emancipación que se lleva a cabo en Hispanoamérica durante el primer tercio del siglo XIX. Cuba era una importante colonia, a la que se dirigían el 50% de las exportaciones de la península, equilibrando su balanza comercial, sin embargo, Cuba no dependía de España, ya que el 90% de su mercado de azúcar y tabaco era EE.UU. Su sociedad estaba dividida en una oligarquía de origen peninsular, propietaria de las producciones azucareras que además controlaba toda la administración de la isla y una burguesía criolla, de clases medias que pedía reformas, entre ellas la abolición de la esclavitud y mayores cotas de autogobierno de la isla.

Pronto surge un enfrentamiento entre ambos segmentos que se materializa en la Guerra Grande o Guerra de los 10 años (1868-1878) que finaliza con la Paz de Zanjón con la promesa de Martínez Campos de dotar de mayor autogobierno y aboliendo la esclavitud. Entre 1879 y 1880 tiene lugar la conocida como Guerra Chica, a su finalización tiene lugar la abolición de la esclavitud. Continúan años de paz, pero el movimiento independentista ya ha calado en la sociedad, pronto se materializa con el Partido Revolucionario Cubano de José Martí que inicia en 1895 la Guerra de la Independencia.

La realidad es que en 1898 la guerra parecía perdida para los españoles y es en ese momento cuando los norteamericanos deciden intervenir, utilizando la explosión del acorazado Maine como un pretexto, acusando a España de su hundimiento. Tras la negativa del Gobierno de Sagasta de renunciar a la soberanía de la isla de Cuba, Estados Unidos declara la guerra interviene en Cuba y también en Filipinas complicando la situación de España, pronto llegará la victoria estadounidense.

Por el Tratado de París de 1898 se declara la independencia de Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam pasan a ser dominio colonial de Estados Unidos y se acuerda la venta de Las Marianas y Carolinas a Alemania, que se ratificará en el acuerdo germano-español de 1899.

CONCLUSIONES: Las consecuencias inmediatas de la Guerra Hispano-Estadounidense fue la pérdida del imperio colonial español, pero sus consecuencias fueron mucho más profundas para la sociedad española del momento que cayó en una crisis identitaria como nación, la pérdida de las colonias, la victoria sufrida por una nación de nuevo cuño, y la profunda crisis política con escandalosos casos de corrupción, el caciquismo y el asesinato poco antes de Cánovas de Castillo. Esta crisis de identidad dará lugar al nacimiento de un movimiento cultural, con profundos tintes pesimistas sobre la sociedad española, representado por intelectuales como Valle Inclán, Pío Baroja, Machado, Ortega y Gasset o Zuloaga conocido como Generación del 98, en el ámbito político nace el movimiento conocido como Regeneracionismo con Joaquín Costa como máximo exponente que critica la corrpución y el caciquismo, así como la falsa democracía del sistema turnista impuesto por Cánovas del Castillo, la repercusiones darán lugar también al nacimiento de movimientos nacionalistas y regionalistas con expresión política en el PNV y la Lliga Regionalista en Cataluña. Todos estos fenómenos tendrán repercusiones en la política española de todo el siglo XX.


Discurso de Sagasta en 1898 · Comentario

1/29/2016 03:51:00 p. m. 0
Praxedes Mateo Sagasta
Práxedes Mateo Sagasta. Presidente del Gobierno en 1898

"Ni el gobierno ni la nación podía transigir con las pretensiones de otra nación de intervenir en nuestros asuntos y en nuestros propios territorios y menos podía transigir con la ignominia de que se retiraran nuestros ejércitos y nuestras escuadra del territorio y las aguas de Cuba. Pero como si eso no fuera bastante, como si no bastara esa exigencia imposible, han pretendido ofendernos con una calumnia infame (el hundimiento del crucero norteamericano Maine) y que si por lo increíble y absurda no nos puede ofender no puede menos de llenar nuestros corazones de santa indignación ante la vileza de quienes han tenido el atrevimiento de lanzarla como motivo de agresión para disputarnos nuestros derechos y para arrebatarnos nuestra indiscutible soberanía. Pero no basta esto, señores diputados, y el Senado norteamericano ha hecho y dicho cosas que no se ha atrevido a decir ninguna Asamblea compuesta de personas que en algo se estimen, ha concretado la calumnia atribuyendo esta infamia, señores diputados, nada menos que a los oficiales de nuestra Marina, en cuyo nombre he protestado también y quiero volver a protestar aquí con la mayor indignación de tanta villanía que yo arrojo a la frente de los que juzgan por sí a los demás, les suponen capaces de cometer maldades que sólo ellos en su caso cometerían. A pesar de nuestros esfuerzos, a pesar de nuestros sacrificios, a pesar de las amarguras que en silencio hemos devorado, la guerra se ha hecho inevitable. No podíamos ya sufrir tanta afrenta. La nación española puede ser vencida pero jamás impunemente afrentada. A la guerra, pues, vamos y vamos con la conciencia tranquila, vamos sin ruido y sin arrogancias, pero decididos a cumplir con el deber que el patriotismo nos impone, sin vacilación y sin temores, y mucho menos con pánico ninguno."

Discurso de Sagasta al Congreso de los Diputados. 27 de Abril de 1898.

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante una fuente primaria, de naturaleza histórico-circunstancial y de carácter político. Se trata de un discurso parlamentario de Práxedes Mateo Sagasta, político progresista, participó en la revolución "La Gloriosa". Tras el Sexenio Democrático, aceptó la vuelta de la dinastía Borbón, y fue presidente del Gobierno varias veces durante el Periodo de la Restauración, precisamente en la fecha del discurso que se presenta, en plena Crisis de Cuba, Sagasta era el presidente del gobierno. La fecha del documento es el 27 de Abril de 1898, durante la regencia de María Cristina, en los momentos previos a la guerra hispano-norteamericana.

ANÁLISIS: La idea principal que se esgrime en el texto es la de justificar la entrada de España en guerra contra Estados Unidos. Cuando se refiere a "calumnia infame", Sagasta habla de la acusación tanto de la prensa norteamericana del hundimiento del crucero norteamericano Maine, anclado en el puerto de la Habana, en el que murieron 254 soldados americanos. Los medios de comunicación no dudaron de acusar de boicot o conspiración a Estados Unidos, incluso antes de que comenzaran las comisiones de investigación. Hoy en día, sigue sin conocerse exactamente las causas de la explosión que hundieron el Maine, aunque la historiografía exime de responsabilidad al Gobierno y Armada española.

COMENTARIO: El problema cubano se inicia en 1868 con la Guerra de Cuba, debido a un malestar entre los criollos con la oligarquía de origen peninsular que dominan la administración y gobierno de la isla. Reivindican principalmente mayor autonomía política y una mayor libertad de comercio. El asunto se resuelve con la Paz de Zanjón en 1878, con un acuerdo que no era más que una tregua, con algunas concesiones de autonomía, poco después, en 1880 se aboliría la esclavitud, pero el movimiento autonomista seguía activo. En 1892 se forma el Partido Revolucionario Cubano, con claros tintes independentistas que comienzan a ver necesaria la guerra para conseguir sus objetivos. En este entorno comienza la Segunda Guerra Cubana en 1895 liderada por José Martí en Cuba.

Por su parte, Estados Unidos, practica una clara política anticolonialista, no participa en la Conferencia de Berlín de 1895 y queda fuera del reparto de África y Asía. Sin embargo, comienza a practicar un nuevo tipo de Imperialismo, caracterizado por el control económico, a diferencia de las potencias europeas que aspiraban a tener un control militar y soberanía política sobre el territorio. Dentro de estas tesis imperialistas destaca la doctrina del presidente Monroe que preconizaba "América para los americanos". En la práctica, la doctrina Monroe, comenzó a ejercer influencia en algunos enclaves caribeños, pero veía en Cuba uno de los territorios más importantes. Las relaciones comerciales entre Cuba y Estados Unidos eran florecientes, siendo Estados Unidos el mayor importador de azúcar y tabaco desde la isla caribeña.

Estados Unidos contemplaba con expectación el conflicto cubano-español, con claro apoyo de los isleños. El hundimiento del Maine, en 1898, sea cual sea su causa, fue sin duda la excusa que necesitaba para intervenir en la guerra a favor de Cuba, que finalizará con la victoria de Estados Unidos.

CONCLUSIONES: La Guerra Hispano-Estadounidense tuvo consecuencias inmediatas. Para Estados Unidos significó su presentación en el escenario internacional como nueva gran potencia, que había conseguido vencer a una potencia europea histórica, y el principio de la aplicación de la doctrina Monroe en Hispanoamérica. Para España las consecuencias fueron otras, las consecuencias inmediatas fueron la pérdida de sus últimos territorios de ultramar, en 1898 se liberaron Cuba, Puerto Rico y Filipinas, en 1899 vendería las Marianas y Carolinas a Alemania. Pero sin duda, las consecuencias tuvieron un calado mucho más profundo que daría lugar a una crisis identitaria como nación, sin Imperio y derrotada por una nueva potencia, los círculos políticos e intelectuales comienzan a cuestionarse la propia identidad nacional. Así aparecen movimientos culturales como la conocida como Generación del 98 formada por literatos e intelectuales como Machado, Ortega y Gasset, Valle Inclán, o pintores como Zuloaga. Por otro lado, en el ámbito político surge el movimiento "Regeneracionista" con Joaquín Costa como principal ideólogo que pretendía una regeneración política y criticaba la falsa democracia española afectada por la corrupción política y el caciquismo. Además surge el movimiento regionalista y nacionalista, con partidos políticos como PNV o la Lliga Regionalista que complicarán la escena política del país, y un sistema democrático que irá agonizando hasta el golpe de estado de Primo de Rivera en 1923, poniendo fin el periodo de la Restauración.

Manifiesto de Primo de Rivera. Comentario

1/25/2016 10:09:00 a. m. 1
Comentario Manifiesto Miguel Primo de Rivera
Manifiesto de Miguel Primo de Rivera (La Vanguardia, 1923)

"Al país y al ejército españoles: Ha llegado para nosotros el momento más temido que esperado (porque hubiéramos querido vivir siempre en la legalidad y que ella rigiera sin interrupción la vida española) de recoger las ansias, de atender el clamoroso requerimiento de cuantos amando a la Patria no ven para ella otra solución que libertarla de los profesionales de la política, de los que por una u otra razón nos ofrecen el cuadro de desdichas e inmoralidades que empezaron en el año 98 y amenazan a España con un próximo fin trágico y deshonroso [...]. No tenemos que justificar nuestro acto, que el pueblo sano demanda e impone [...]. En virtud de la confianza y mandato que en mi han depositado, se constituirá en Madrid un Directorio Militar con carácter provisional encargado de mantener el orden público [...]. Para esto, y cuando el ejército haya cumplido las órdenes recibidas [...] buscaremos al problema de Marruecos solución pronta, digna y sensata [...]. La responsabilidad colectiva de los partidos políticos la sancionaremos con este apartamiento total a que los condenamos [...].

Miguel Primo de Rivera. Capitán General de la IV Región. La Vanguardia, Barcelona, 13 de septiembre de 1923. 

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante un texto de carácter primario y de naturaleza política. Se trata de un documento público, destinado a toda la nación española. Publicado en el diario La Vanguardia entre otros muchos, el 13 de Septiembre de 1923. El autor es Miguel Primo de Rivera (1870-1930), militar español que consiguió importantes ascensos debido a su participación en guerras como la de Marruecos o Filipinas y que en adelante dirigirá una Dictadura Militar que pondrá fin al régimen de la Restauración.

ANÁLISIS: La idea principal que subyace en el texto, es la instauración de una Dictadura Militar, que comenzaría en 1923 y que daría por finalizado el régimen de la Restauración (1875-1923), debido a una serie de problemas que atenazan al país y a los que no han dado solución ni los partidos del turno, ni los proyectos regeneracionistas.

Entre las ideas secundarias se esgrime la necesidad de saltarse la legalidad, puesto que los gobiernos que se han alternado desde 1898 no han sido capaces de dar soluciones. Miguel Primo de Rivera alude al "cuadro de desdichas e inmoralidades" entre las desdichas podemos citar el Desastre de Cuba y la pérdida de las colonias de Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam. Otras desdichas son algunos incidentes graves como la Semana Trágica de Barcelona en 1909 o la grave crisis de 1917. En cuanto a las inmoralidades no cabe duda de que se refiere a los casos de corrupción política que lleva a cabo unos gobiernos débiles dirigidos por la oligarquía española.

Cuando se refiere a Directorio, hace alusión a un gobierno ejecutivo asumido por un grupo de personas, con poderes políticos similares en lo que se refiere al gobierno. La calificación de "militar" se debe a que ese grupo de personas pertenecen exclusivamente al estamento militar. El Directorio Militar se establecerá en 1923 y llegará hasta 1925, durante ese periodo se dará un restablecimiento del orden social con la disminución de asesinatos políticos, manifestaciones y huelgas. A partir de 1925, el Directorio Militar dará paso a un Directorio Civil, donde Miguel Primo de Rivera asumirá casi todos los poderes.

También hace referencia al problema de Marruecos, que comienza con la Conferencia de Algeciras en 1906, que concede a España el protectorado del Norte de Marruecos. España, ve en esta concesión una oportunidad para recuperar su prestigio internacional y recuperar su estatus de potencia en el escenario internacional. Sin embargo, la ocupación efectiva del territorio será difícil, la guerra civil marroquí dará lugar a la "Guerra de Melilla" con repercusiones en España como la Semana Trágica en 1909. La llegada de la Primera Guerra Mundial complica la situación y hace difícil el establecimiento efectivo del protectorado del Norte de Marruecos, a partir de 1918 se inician una serie de ofensivas, a veces temerarias,  contras las cabilas rifeñas, por parte del general Fernández Silvestre, sus éxitos iniciales le otorgan el apoyo de Alfonso XIII, sin embargo finalizarán con el desastre de Annual y Arruit en 1921, con más de 12.000 bajas, lo que provocan la impopularidad del Ejército y arrastra a Alfonso XIII. Con Miguel Primo de Rivera se inicia una ofensiva que se inicia con el desembarco de Alhucemas y que logrará la rendición de las cabilas rifeñas y su líder Abd el Krim en 1927. 

Concluye sancionando la poca responsabilidad de los partidos políticos que serán apartados de la política nacional.

COMENTARIO: Desde el fin de la Guerra de Cuba en 1898, España entra en una crisis identitaria como nación, que queda patente en el auge de los nacionalismos y regionalismos, con partidos como el PNV o la Lliga Regionalista con buenos resultados electorales. El movimiento Regeneracionista liderado por Joaquín Costa, deja al descubierto muchas de las irregularidades del sistema político de la Restauración, como el "encasillado" o el "caciquismo", sin embargo, los líderes políticos de este movimiento como Silvela, Maura o Canalejas, no sabrán dar solución a los problemas del país. Debemos sumar la difícil situación que se vive en Marruecos, que queda patente con la Semana Trágica de 1909, situación que se agravará con la Primera Guerra Mundial. Con todo, la tensión social se va acrecentando por la actividad del movimiento obrero que convoca numerosas huelgas y manifestaciones, con una respuesta violenta por parte de la patronal, y el crecimiento de la impopularidad del ejército y Alfonso XIII que tendrá su punto culminante en la Crisis de Annual en 1921. Ante esta situación, Miguel Primo de Rivera, con apoyo de Alfonso XIII dará un golpe de Estado que instaurará una dictadura dirigida en sus primeros años por un Directorio Militar. 

Desde 1923 a 1925, se instaura el Directorio Militar que tendrá como principal objetivo, el restablecimiento de la "paz social" y el conocido como "descuaje del caciquismo". Para lograr la "paz social" suspende las garantías constitucionales y declara el Estado de Guerra, que dará lugar a una disminución de los asesinatos políticos, la reducción drástica de manifestaciones y huelgas y con ellos una restitución del orden social. Para el descuaje del caciquismo, Miguel Primo de Rivera sustituye las autoridades civiles, locales y provinciales por militares. Además suprime el uso de las lenguas catalana y vasca y el uso de banderas nacionalistas. Alfonso XIII asumió la jefatura del Estado y apoyó en todo momento a Miguel Primo de Rivera, en lo que se llamado "Dictadura con Rey", fórmula que también asumió Victor Manuel III en Italia con Mussolini. Además ataja el problema de Marruecos con el desembarco de Alhucemas en 1925, lo que le permitió ganar apoyos en la población, y continuar con régimen que en principio se establecía como provisional.


En 1925, desaparece el Directorio Militar y se crea un Directorio Civil, que estará liderado por Miguel Primo de Rivera, y constituido mitad por militares y mitad por civiles que pertenecen a un partido único conocido como Unión Patriótica. En este momento, Miguel Primo de Rivera emprende el camino hacia la institucionalización del régimen, se forman, junto al partido único Unión Patriótica, la Organización Corporativa Nacional y  La Asamblea Nacional Consultiva, que se trata de un órgano no legislativo, sino consultivo que trabajaría para el gobierno, todos órganos corporativos inspirados en el fascismo italiano. Hubo un anteproyecto de constitución en 1929 que no satisfizo a nadie, incluso a Primo de Rivera que criticaba el excesivo papel del rey. En ella, se pretendía crear una cámara con diputados elegidos, la mitad de ellos por sufragio universal, y la otra mitad por el Rey y las corporaciones.

CONCLUSIONES: Miguel Primo de Rivera pretendió instaurar una Dictadura con carácter provisional, pretendiendo con ello restablecer el orden social, para después volver a la normalidad constitucional. Sería a partir de 1925 cuando intenta una institucionalización del régimen, inspirándose en la de Benita Mussolini, pero prescindiendo de muchos de los caracteres del fascismo, sin embargo, a pesar de sus intentos, Miguel Primo de Rivera, en palabras de Genoveva García Queipo de Llano, "lo que acabó por arruinar a la Dictadura como fórmula política fue su propia incapacidad para encontrar una fórmula institucional diferente a la del pasado". Además la pérdida de apoyos, desde la sociedad, el movimiento obrero y los separatistas que se refuerzan en la oposición e incluso desde el mismo Ejército, con varias conspiraciones desde el mismo seno militar. A esto a que sumar un agravamiento del estado de salud de Miguel Primo de Rivera que termina de presentar su dimisión a Alfonso XIII en 1930. En ese momento, Alfonso XIII le da el poder al general Dámaso Berenguer con la intención de volver a la normalidad constitucional, este periodo conocido como "dictablanda" llegará a su fin en Mayo de 1931 con las elecciones municipales que darán lugar a la instauración de la II República Española.

Crisis del 98. Comentario de Texto

1/21/2016 10:27:00 a. m. 0
Crisis del 98 Comentario
Desastre de Cuba (Caricatura de 1898 en un Períodico Norteamericano)

"Dado que, a corto plazo, la crisis del 98 no provocó cambios sustanciales, pareció que el país había interiorizado la derrota con irresponsable indiferencia y alegre pasividad.... Pero no fue así. Primero, el 98 provocó, principalmente en el ámbito intelectual, una profunda conciencia nacional, una intensa reflexión sobre España y su significación en la historia, que se plasmó en una producción literaria, ensayística y artística de gran calidad (la obra de Unamuno, Baroja, Azorín, Maetzu, Valle Inclán, Machado, la pintura de Zuloaga, más la producción de los "epígonos" del 98: Ortega, Marañón, Azaña, Pérez de Ayala, Sola, etc.) que condicionó de forma decisiva la vida cultural española a lo largo de todo el siglo XX.

Segundo, el 98 generó exigencias de cambio, de reformas, de regeneración, por decirlo con la palabra de entonces en boga, que tuvo en Joaquín Costa a su principal teorizador (...).

Tercero, el 98 coincidió con la irrupción de los nacionalismos periféricos en la política española. Arana, el líder del nacionalismo vasco, fue elegido diputado a la Diputación de Vizcaya en septiembre de 1898. La Lliga Regionalista entró en el Parlamento español con cuatro diputados a raíz de las elecciones de 1901. Solidaritat Catalana (...) logró en las de 1907, 41 de los 44 escaños en Cataluña. La cuestión catalana cambió la política; reveló la mala vertebración del Estado español (...).

El 98 reveló, pues, las limitaciones del régimen de 1876, fijó además parte sustancial de la agenda de cuestiones que iban a interesar a los españoles durante buena parte del siglo XX"

Fusi, J.P. y Palafox, J: España 1808-1996. El desafío de la modernidad. Madrid, España. 1997

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante un fragmento de una de las obras más importantes de dos historiadores contemporáneos como son Fusi y Palafox. El texto es una fuente secundaria de carácter historiográfico y naturaleza pública.

DESCRIPCIÓN: La idea principal del texto, son las consecuencias que tuvo la crisis del 98 en la España de comienzos del siglo XX. Podemos ver que los autores van desgranando las distintas consecuencias que podemos agrupar en consecuencias culturales que se manifiesta con el grupo de autores conocido como Generación del 98. En segundo lugar unas consecuencias político-intelectuales que se manifiestan en el movimiento que conocemos como Regeneracionismo, con Joaquín Costa como principal ideólogo y unas consecuencias políticas que se advierten en el ascenso de los regionalismo periféricos que alteran substancialmente la vida política de España. 

ANÁLISIS: El texto comienza indicando que al principio el Desastre de Cuba no tuvo unas consecuencia inmediatas, lejos de cambios radicales en el sistema, sólo se produjo una alternancia en los partidos del turno y la sociedad parecía asumir con aparente tranquilidad la pérdida de las últimas colonias del Estado Español. Pero, el Desastre de Cuba, servirá de catalizador para aflorar el descontento de un estado de falsa democracia caciquil establecida por Cánovas y Sagasta.

Aunque es posible que el texto completo resalte muchas más consecuencias, en el fragmento que se nos presenta, Fusi y Palafox sólo hablan de tres consecuencias, las tres primeras, y por ello debemos suponer que son las más significativas para los autores. 

La primera de ella es una consecuencia en la vida cultural del país, comienzan a aflorar nuevos escritores que desarrollan un nuevo estilo, el ensayo. En todas sus obras siempre subyace el tema de la humillación por parte de un país relativamente nuevo "Estados Unidos". Por otro lado, la pérdida de las últimas colonias, desde el mundo intelectual supone el derrumbe de grandes hitos pasado como la Reconquista, la Conquista de Ámerica o la España Imperial lo que lleva a la necesidad de construir un nuevo concepto de España, ya que lo contrario significaría seguir en el estado decadente en el que se encontraba en 1898. Toda esta literatura crítica, representada por intelectuales citados en el texto como Unamuno, Valle Inclán, Machado, Ortega y Gasset, Pérez de Ayala o Marañón, se conocen como Generación del 98 y se caracteriza por una visión pesimista, subjetiva y bajo un halo artístico de la situación que vive el país.

La segunda consecuencia que esgrime el texto es la aparición del movimiento político-intelectual conocido como "Regeneracionismo", que a pesar de tener una visión pesimista se caracteriza por su carácter reformista. El movimiento que tiene como máximo exponente a Joaquín Costa, que denunció los abusos de la "oligarquía" y del "caciquismo", la enorme corrupción de la política española y el gran atraso económico que sufría el país. Algunas de sus propuestas pasan por una reforma en la educación, la descentralización de la administración pública y una mayor apertura a Europa. Algunas de las propuestas fueron recogidas por algunos partidos políticos, como fue el Partido Conservador de Antonio Maura, que durante el periodo conocido como Gobierno Largo tuvo una gran actividad reformista, sin embargo, la "Semana Trágica de Barcelona" en 1909 se contempló como un fracaso de estas políticas. El Partido Liberal-Demócrata de José Canalejas también se sumó a la corriente "regeneracionista", entre las medidas más destacadas estuvo la abolición del "Impuesto de Consumos", el Servicio Militar Obligatorio y en un intento de descentralizar el Estado trató de crear una Mancomunidad en Cataluña, aunque su asesinato en 1912 llevó al abandono de su programa. El "Regeneracionismo" no pudo cumplir sus pretensiones de modernizar el país, ya que sus reformas fueron muy superficiales y no atajaron los graves problemas estructurales de la sociedad y la economía española.

La tercera consecuencia descrita en el texto, es que el Desastre del 98 marca un antes y un después en la política española, debida a la irrupción de los nacionalismos periféricos, si bien, antes del 98 hubo una serie de movimiento culturales que reivindicaban la diferenciación y la identidad nacional de algunos pueblos, como la Reinaçenxa en Cataluña o el Rexurdimento en Galicia. Es a partir del 98 cuando estos movimientos aspiran a la participación política y se relacionan directamente con la crisis identitaria que sufre España como nación. Se cita a Sabino Arana, fundador del Partido Nacionalista Vasco, que representa una corriente independentista, conservadora, xenófoba y católica. También se cita la Lliga Regionalista de Lluis Cambó que representa una línea tradicionalista en comprometida con el movimiento "Regeneracionista", el caso de Solidaritat Catalana aglutina a diferencia del anterior distintas corrientes políticas con la pretensión de conseguir cotas de autogobierno para Cataluña, tendrá un éxito parcial al constituir la Mancomunitat de Cataluña.

Cabe, al margen del texto mencionar otras consecuencias del Desastre del 98, como por ejemplo las numerosas bajas que se dieron durante la Guerra de Cuba, sobre todo en las clases más pobres, ya que era posible librarse del Servicio Militar con el pago de 2000 pesetas, lo que dio lugar a una corriente antimilitarista, que se hizo más patente con los conflictos de Marruecos. Además, la política española entró en una profunda crisis, ningún partido y dirigente se hizo responsable del desastre, en este escenario el ejército deja de estar bien vista y tiende a separarse de la política liberal y adoptar posturas más autoritarias. También se da una pérdida del prestigio internacional, España se presenta como una "nación moribunda", esta situación será la que impulse a los diferente gobiernos a embarcarse en la aventura marroquí, como último intento de recuperar su prestigio. Además, las pérdidas económicas fueron evidentes, a pesar de que la repatriación de capitales tuvo algunos efectos positivos en la industria del país, en general, podemos hablar de que el Desastre del 98 provocó una profunda crisis económica.

COMENTARIO: El desastre del 98 tiene unas consecuencias inmediatas como deja ver el texto, pero su influencia se deja ver a lo largo de todo el siglo XX. En primer lugar supone el fin del sistema de turnos impuesto por Cánovas del Castillo, y deja al descubierto la corrupción política y la falsa democracia que se esconde tras el "caciquismo" o el "encasillado". Por otro lado, la incapacidad del movimiento "Regeneracionista" de llevar a cabo reformas profundas en la sociedad y economía española sume al país en una profunda crisis que se acentúa con el distanciamiento del Ejército con la sociedad y política del país. Esto influirá en la política de todo el siglo XX, desde la instauración de la Dictadura de Primo de Rivera, los problemas de la II República y la Dictadura Franquista. Aún hoy, en los albores del siglo XXI se dejan ver los ecos de este hito histórico, como la existencia de partidos nacionalistas como el PNV o el auge de movimientos soberanistas como el de Cataluña, que hunden sus raíces en el Desastre de Cuba.

Manifiesto de Sandhurst. 1874. Comentario de Texto Histórico. Selectividad.

12/09/2014 03:01:00 p. m. 4

MANIFIESTO DE SANDHURST

"Por virtud de la espontánea y solemne abdicación de mi augusta madre, tan generosa como infortunada, soy único representante yo del derecho monárquico en España [...].

Afortunadamente la Monarquía hereditaria y constitucional posee en sus principios la necesaria flexibilidad y cuantas condiciones de acierto hacen falta para que todos los problemas que traiga su restablecimiento consigo sean resueltos de conformidad con los votos y la conveniencia de la nación.

No hay que esperar que decida yo nada de plano y arbitrariamente; sin Cortes no resolvieron los negocios arduos los Príncipes españoles allá en los antiguos tiempos de la Monarquía, y esta justísima regla de conducta no he de olvidarla yo en mi condición presente, y cuando todos los españoles están ya habituados a los procedimientos parlamentarios. Llegado el caso, fácil será que se entiendan y concierten las cuestiones por resolver un príncipe leal y un pueblo libre.

Nada deseo tanto como que nuestra patria lo sea de verdad. A ello ha de contribuir poderosamente la dura lección de estos tiempos, que si para nadie puede ser perdida todavía lo será menos para las honradas y laboriosas clases populares, víctimas de sofismas pérfidos o de absurdas ilusiones.

Cuanto se está viviendo enseña que las naciones más grandes y prósperas, y donde el orden, la libertad y la justicia se admiran mejor, son aquellas que respetan más su propia historia. [...].

[...] Sea l que quiera mi propia suerte, ni dejaré de ser buen español, ni como todos mis antepasados, buen católico, ni, como hombre del siglo, verdaderamente liberal."

Manifiesto de Sandhurst. 1 de Diciembre de 1874. Alfonso XII



CLASIFICACIÓN: Se trata de una fuente primaria con un claro carácter político. Su autor formal es Alfonso de Borbón, futuro Alfonso XII. Sin embargo, el verdadero autor del texto es Cánovas del Castillo, político de tendencia liberal moderada que durante los años del Sexenio Democrático encabezó la defensa de la vuelta de la casa real de Borbón a España. Cánovas pide a un joven Alfonso (18 años) que firme la carta, con el fin de restaurar la monarquía y crear un nueve régimen que permita superar el fracaso que supuso el Sexenio Democrático y la situación de 1874 bajo la dictadura de Serrano y enfrentamientos bélicos en Cuba, con el bando carlista y los rescoldos del cantonalismo. El destinatario es el público en general, con la intención de convencer a la nación de las intenciones, siempre dentro del liberalismo, del nuevo aspirante al trono español.

Manifiesto de Sandhurst. Comentario de Historia

ANÁLISIS: La idea principal y que además queda enmarcada durante todo el texto, es el ofrecimiento del joven Alfonso de encabezar la restauración borbónica en España. Además, aparecen otras ideas secundarias que tratan de afianzar o apuntalar esta idea principal.

En el primer párrafo, Alfonso, destaca su legitimidad al trono. Alude a la generosidad de su madre por abdicar en él, parece claro, que Isabel II, "infortunada" después de haber sido repudiada y rechazada por sus años de mal gobierno con la Revolución Gloriosa de 1868 no parece la mejor opción para encabezar la restauración borbónica, por tanto, Cánovas la convence para que abdique en su hijo, tratando de ofrecer una nueva imagen de la corona, que represente todas las virtudes del liberalismo.

En los dos siguientes párrafos, Alfonso hace una defensa de un sistema monárquico parlamentario, tratando de dar a entender que sólo a través de las Cortes, el pueblo puede ejercer su soberanía, y sólo de forma parlamentaria, es posible solucionar los problemas que acarrea España.

En el cuarto y quinto párrafo, hace alusión a "que nuestra patria lo sea de verdad", y desea que sea como "las naciones más grandes y prósperas", haciendo clara la alusión a Gran Bretaña, donde existe un sistema monárquico parlamentario y haciendo patente la necesidad de erradicar de la política las nuevas ideas como el "carlismo" o el "federalismo" a las que tilda de "sofismas pérfidos" y volver a las tradición política, respetando la propia historia de España, de estado monárquico y centralizado.

En el último párrafo, deja claras sus aspiraciones e intenciones políticas, monárquico, católico y liberal. Es importante la declaración religiosa, ya que España a finales del XIX seguía siendo un país eminentemente católico.

COMENTARIO: Con el Manifiesto de Sandhurst, se abre el periodo político conocido como "Restauración", aunque Cánovas, el verdadero artífice de la "Restauración" prepara una vuelta tranquila del legítimo heredero de España, los acontecimientos se precipitan con el pronunciamiento de Martínez Campos en Sagunto el 29 de Diciembre de 1874. Entonces, se forma un gobierno provisional con Cánovas al frente y trajo de vuelta a Alfonso XII en enero de 1875 en un ambiente sin agitaciones, ya que la dictadura de Serrano, envuelta en la guerra carlista, la de Cuba y la cantonalista, hacía crecer en la opinión pública el deseo de un cambio de régimen de manos de Alfonso de Borbón.

Una vez proclamado rey, comienzan una serie de cambios en la política española que dará lugar, al periodo constitucional más largo conocido en España.

El primer cambio será una pacificación militar, en 1876 se consiguió la victoria definitiva sobre los carlistas, y en 1878 tiene lugar la Paz de Zanjón, que termina con la Guerra de Cuba, el movimiento cantonalista, que sólo tenía focos residuales como el de Cartagena, también se extinguió.

En 1876 se aprueba una Constitución que se caracterizará por su flexibilidad, que permitía ajustarse a los dos partidos dominantes, aunque en el fondo tenía un carácter fundamentalmente conservador, que se advierten en los siguientes ítems:

  • Soberanía compartida entre las Cortes (bicamerales) y el rey.
  • Figura del rey inviolable y con bastantes poderes por ejemplo el control del poder ejecutivo, posibilidad de legislar, derecho de veto, y capacidad para convocar y disolver Cortes, además del mando de las fuerzas armadas.
  • También se declara un estado confesional donde la religión oficial es la católica, aunque se toleran otros cultos.
A pesar de proclamarse un Estado Constitucional, lo cierto es que Cánovas ideó un sistema conocido por "turnismo" político o también "canovismo" que consistía en que en la práctica los partidos principales como el Partido Liberal Conservador (Conservador) y el Partido Liberal Fusionista (Liberal), se alternaran pacíficamente en el poder. En principio, el rey, actuaría de arbitro en cada situación y tendría la capacidad de disolver las Cortes y convocar elecciones cuando las cosas no fuesen bien. En la práctica se ideo un sistema que corrompía la Constitución y las leyes electorales, ya que ambos partidos pactaban, y mediante el "encasillado" reparto de votos realizado por el Ministro de Gobernación y una extensa red clientelar, por medio de los "caciques" se alteraban los resultados electorales. Aún así, como decíamos anteriormente, este sistema constitucional es el más longevo de la Historia de España.


CONCLUSIONES: A pesar de las grandes intenciones de Cánovas del Castillo, el sistema de la Restauración no consiguió resolver la mayoría de los problemas de España, entre otras cuestiones por las diferentes guerras a las que tuvo que hacer frente, sin duda, la de más hondo calado fue la Guerra de Cuba 1895-1898 que dio lugar a la pérdida de las últimas colonias y a la aparición de una crisis identitaria en España, a esta siguieron otros problemas como la Guerra de África o la crisis económica tras la Primera Guerra Mundial, por lo que Alfonso XIII terminó cediendo el poder a Miguel Primo de Rivera que instauró una dictadura que dio fin al periodo conocido como Restauración.

Artículo de Ramón y Cajal sobre la Guerra de Cuba de 1898. Comentario de Texto Histórico.

12/02/2014 08:04:00 p. m. 0

Comentario de Historia. La Guerra de Cuba, artículo periodístico de Santiago Ramón y Cajal que responde al movimiento regeneracionista de la España del siglo XX

"En las discusiones motivadas por los desastres de la funesta e imposible guerra, sostenida por España con los Estados Unidos, se han involucrado tres cuestiones totalmente diversas: la lucha separatista; la intervención de la República Americana, y la impericia guerrera y administrativa de nuestras clases directoras, a las cuales atribuyen muchos nuestra actual decadencia.

No hemos aprendido nada de las enseñanzas de las pasadas guerras. El primer error ha sido enviar a Cuba, en vez de 50.000 hombres bien equipados y alimentados, 200.000 soldados, en su mayor parte bisoños, y en un país donde la vida es carísima (...) Y todo para perseguir 20.000 insurrectos. Cuando el enemigo no desea combatir y vive refugiado en un territorio sin carreteras, ferrocarriles, ni población, emboscado en una vegetación impenetrable (...).
La guerra no termina en tales condiciones por las armas, sino por la política. Además todos los que hemos estado en Cuba sabemos que el clima es mortífero, en triste complicidad con nuestra pésima administración, es decir, con el hambre, los atrasos en las pagas, el desbarajuste en la distribución y movimiento de las columnas (...)"

Santiago Ramón y Cajal, El liberal, 26 de Octubre de 1898.

CLASIFICACIÓN: El presente texto es una fuente primaria, de carácter periodístico que trata de analizar la política seguida por el gobierno de España con respecto a la cuestión cubana. El autor no es ni más ni menos que Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel de medicina, fue escrito en Octubre de 1898 por lo que la guerra ya había concluido. El destinatario es el público en general con la intención de crear opinión pública.

La Guerra de Cuba según Ramón y Cajal.

ANÁLISIS: Para entender correctamente el texto es necesario aclarar algunos de los términos que aparecen como por ejemplo "República Americana" que se refiere a Estados Unidos. La idea principal del texto es la mala gestión o administración que hace el Gobierno de España de la cuestión cubana. Como ideas secundarias podemos citar un ejército español que se define por la cantidad y no por la calidad de sus tropas, mal pertrechadas e inexpertas, también la incapacidad de hacer frente a una guerrilla en un terreno y clima hostil, siendo, desde el punto de vista del autor, una mala opción el enfrentamiento por las armas y prefiriendo, como medio de mayor éxito, medidas políticas.

COMENTARIO: Debemos recordar que la Guerra de Cuba comienza en 1895 con el conocido como "Grito de Baire" dirigido por José Martí, es un movimiento separatista que pide la independencia. En ese momento comienza la guerra, pero será en 1898 cuando entre Estados Unidos tras la voladura del acorazado Maine en la Habana, Estados Unidos tenía puestos numerosos intereses en la isla desde hacía tiempo e incluso había intentado comprarla a España en varias ocasiones, el presidente MacKinley aprovecha la insurrección para sacar tajada, después de una gran campaña de concienciación de la opinión pública. Muchos fueron los problemas que encontró el ejército español en la Guerra de Cuba, algunos de ellos eran su ineficacia y su falta de profesionalidad. El ejército español estaba mal pertrechado, sus armas eran incluso más antiguas que las del enemigo, apoyado por Estados Unidos. Su indumentaria "el rayadillo" que consistía en una vestimenta blanca a rayas, gorra y alpargatas no era la más adecuada para un clima tropical, el rancho era escaso, lo que los debilitaba, también estaban mal formados, eran en su mayoría quintas de jóvenes agricultores. Por esto el autor sugiere que era mejor un ejército pequeño pero profesional y bien equipado.

Por otro lado, el enemigo, a pesar de ser inferiores en número, eran nativos que conocían bien el terreno y se escondían en selvas impenetrables o de difícil acceso. Muchos habían trabajado durante años en las plantaciones en un régimen casi de esclavitud y estaban acostumbrados a difíciles condiciones de vida. 

Además el clima tropical de Cuba tuvo un protagonismo importante en las bajas. Altas temperaturas y mucha humedad crean un terreno ideal para la propagación de enfermedades infecciosas. Así las fiebres se extendieron en el ejército causando numerosas bajas.

Las repercusiones que tuvo la Guerra de Cuba de 1898 para España fueron terribles. En primer lugar perdió las colonias de Cuba, Puerto Rico, Filipinas, Guam y poco después Marshall, Carolinas y Marianas. Por otro lado se inicia una crisis política, ya que nadie se responsabilizó de la derrota, el Gobierno culpa al Ejército y estos miran con recelo a los políticos. Se da una pérdida de prestigio internacional, ya que han sido derrotados por una nación prácticamente nueva, y han dejado de ser una potencia colonial. Además hay una serie de pérdidas económicas que derivan principalmente de los gastos militares del conflicto, la pérdida de la flota del Pacífico y en las Antillas y una pérdida del comercio y tributos de las colonias, aunque a medio plazo habrá una repatriación de capitales que será beneficiosa. Por último, y quizá lo más grave, será una crisis identitaria, que dará lugar a diferentes movimientos, en lo literario será protagonista la Generación del 98 con autores como Machado, Azorín, Pío Baroja, Blasco Ibáñez o Valle Inclán. Y en lo político un movimiento conocido como "regeneracionismo" que hace una crítica mordaz a la política española, el máximo exponente de esta corriente será Joaquín Costa quien denunció el poder de la oligarquía, la práctica del caciquismo, la corrupción política, y en general el atraso económico y cultural de España comparado con los países de su entorno, basaban la recuperación del país en la mejora de la educación, la descentralización política y la apertura política. Hubo gobiernos regeneracionistas como el de Maura o Canalejas aunque su éxito fue escaso, debido a la difícil coyuntura económica y política internacional.




La opinión pública ante la Guerra de Cuba 1898. Resumen Comentario de Texto Histórico.

11/26/2014 08:39:00 p. m. 0

"No queda ya esperanza. A la hora en que nuestros lectores pasen los ojos por estas líneas, la agresión legal que míster MacKinley ha formulado en un ultimátum a España, se habrá consumado. La agresión material de la fuerza bruta no tardará en consumarse. El gobierno español ha hecho para evitar la guerra cuanto humanamente es posible. Ni ante Dios ni ante los hombres tiene responsabilidad de la sangre que esta nueva guerra derramará. Hace pocas horas, cuando la reina, emocionada, daba cuenta en el mensaje de las Cortes, de la gravedad del pleito que la maldad norteamericana pone a España, aún se aludía al conflicto armado en sentido hipotético; todavía, aunque debilitada, se traslucía la posibilidad de que no cayera sobre la Antilla española la mano miserable que se levantaba contra ella al otro lado del Atlántico. La conciencia pública, sin embargo, no se engañaba. En el acto trascendental de la apertura de las Cortes que hoy hemos presenciado, en el recinto en que se han reunido las representaciones más altas de la nación, el eco de las palabras del mensaje, que llamaban la atención del auditorio sobre la villanía yanqui, viva, brutal, sobre España, compendiaba todos los sentimientos.
Esta es la bandera con que vamos a la lucha provocada por los norteamericanos; ésta es la bandera que tremola la monarquía y que a su nombre y al de la patria sostendrá imparcial su gobierno; ésa es la síntesis del mensaje de las Cortes [...]
En la calle, en el seno de las familias, en todas partes no se habla mientras tanto más que de la guerra, de la guerra ya inevitable. La síntesis de todas estas conversaciones se hace con gran facilidad, porque el juicio es unánime y el sentimiento también. No se recuerda en la historia una agresión tan brutal a la razón y al derecho como el ultimátum de míster MacKinley exigiendo a España que desaloje su casa, que renuncie a lo que es suyo. Este, como hecho punible, es el caso del ladrón y asesino que exige la bolsa amenazando con la muerte.
En cuanto al sentimiento público que en Madrid hemos podido compulsar, no hay discrepancias.
En pasados días podían hacerse cálculos respecto del poder material de los Estado Unidos, hoy el cálculo cede ante el sentimiento y se sacrifica la razón ante las circunstancias."

"La opinión pública ante la guerra". La Vanguardia. 2 de Abril de 1898


CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante una fuente primaria, se trata de un carácter periodístico escrito pocos días antes del comienzo de la guerra de 1898 contra los Estados Unidos. El autor es anónimo, sin embargo, el diario La Vanguardia es uno de los más antiguos de España y más prestigiosos de la ciudad de Barcelona. El artículo tendría un carácter público y estaría dirigido a la colectividad de la nación española.

ANÁLISIS: La idea principal del texto es mostrar el rechazo al ultimátum de Estados Unidos, dictado por el presidente norteamericano MacKinley a España por la cuestión cubana. Este rechazo es clamorosamente mostrado por el autor con las expresiones de "agresión legal", "villanía yanqui brutal" o "agresión brutal a la razón", etc. Como idea secundaria podemos resaltar el apoyo o defensa del autor y de la opinión pública, al menos en Madrid,  tanto al gobierno, como a la Reina Regente María Cristina en su decisión de entrar en guerra, a pesar del poderío militar de Estados Unidos, porque existe un sentimiento de ofensa generalizado.

COMENTARIO: En el final del siglo XIX la corriente política del Imperialismo y el Colonialismo se impone en las grandes potencias mundiales. Mientras en Europa las potencias se centran en el reparto de África, Asia o los Balcanes, en Estados Unidos, se impone la conocida como Doctrina Monroe, que aunque se manifiesta ideológicamente anticolonialista, con el lema "América para los americanos", en el fondo subyace la idea de "América para los norteamericanos", por esta doctrina Estados Unidos se atribuye el derecho de liberar las antiguas colonias europeas en América.

España conservaba aún varias colonias en América como Puerto Rico o Cuba, ésta última, tenía una gran relación comercial con Estados Unidos, siendo el principal importador de azúcar, ron, cacao y tabaco, Estados Unidos había pretendido la compra de la isla varias veces pero siempre consiguió la negativa de España. Por otro lado, en Cuba, existía desde 1868 un conflicto que reclamaba la independencia de la isla, aunque en 1878 se llega al fin de la rebelión con la Paz de Zanjón, tras la Guerra Chica 1879-1880 la situación de la isla queda pacífica, pero en 1895 se produce un levantamiento general en la mayoría de las localidades de la isla, conocido como Grito de Baire. La lucha parece desde el principio inclinada a una victoria española, sobre todo, tras la muerte de José Martí y Antonio Maceo, principales ideólogos de la revolución independentista. La guerra cubana tuvo un gran seguimiento en la prensa norteamericana, la opinión pública norteamericana comienza a mostrarse cada vez más a favor de un intervención, el presidente MacKinley, aprovecha el incidente del Maine, un acorazado anclado en el puerto de la Habana, que sufrió una explosión y causó numerosas bajas, para culpar a España e intervenir en la guerra. España, no sólo tiene que sufrir la presión en tierra, sino también en el mar, frente a una flota mucho más numerosa y poderosa, como la estadounidense. 

Por el Tratado de París en 1898, España renuncia a sus territorios de ultramar de Cuba, Puerta Rico que lograrán su independencia y cede Filipinas y Guam que pasan a ser administrados por Estados Unidos. Al perder Filipinas, resulta imposible defender los otros territorios en el Pacífico como las Marianas y las Carolinas que serán vendidas en 1899 a Alemania.

CONCLUSIONES: Para España la pérdida de Cuba, llevó a una crisis no sólo económica, sino, sobre todo identitaria, había dejado de ser un imperio ultramarino después de 500 años, había perdido una guerra contra un país relativamente nuevo, y esta situación mostró la incapacidad de España de afrontar los nuevos retos de un mundo industrializado, y mostró como nunca las miserias y debilidades de la nación española, provocando un profundo sentimiento de pesimismo. Fruto de esta crisis identitaria afloraron diversos movimientos, en el ámbito literario la Generación del 98, en el ámbito político el conocido como "regeneracionismo", que criticaba seriamente el sistema canovista y alguno de sus vicios como el caciquismo o el pucherazo. Además, esta crisis, alentó a las recientes corrientes nacionalistas como la vasca y la catalana, que se vieron perjudicadas por la pérdida de las colonias.

Manifiesto del Poder Ejecutivo de la República a la Nación. Comentario de Texto Histórico.

11/24/2014 04:56:00 p. m. 0
"Incapaces las Cortes de formar un nuevo Gobierno duradero, se hubieran consumido en estériles y espantosas convulsiones, creando efímeros y menospreciados poderes y contribuyendo al triunfo de la más horrible anarquía, en pos de la cual se columbraba sólo el entronizamiento del absolutismo carlista o la desmembración de España en pequeños y agitados cantones, donde todos los rencores, todas las envidias, y todos los apetitos rompiesen con violencia el frente de las leyes.


En tan suprema ocasión, el orden social, la integridad de la Patria, su honra misma, han sido salvados por un arranque de energía, por una inspiración denodada y dichosa, por un acto de fuerza, doloroso siempre y vitando; mas ahora, no sólo digno de disculpa, sino de imperecedera alabanza.



La guarnición de Madrid no ha hecho más que ser el instrumento y el brazo de la opinión pública unánime [...]



La abdicación voluntaria del Monarca y la proclamación de la República sólo han borrado un artículo [de la Constitución]. Modificada así en la forma la ley fundamental por sucesos providenciales, no debemos consentir que por un caso fortuito llegue a cambiar en la esencia; y a semejanza también del escultor, creemos llegada la hora de fundirla en resistente bronce, gracias al duro crisol y al fuerte molde de la dictadura. 



Luego que demos cima a esta grande empresa, volverá la Constitución de 1869 a dar al pueblo todos los derechos que a ella se consignan, la Patria y las actuales instituciones se habrán salvado. [...].


El Presidente del Poder Ejecutivo de la República. Francisco Serrano. El Ministro de Estado, Práxedes Mateo Sagasta. El Ministro de Gracia y Justicia, Cristino Martos. Manifiesto del Poder Ejecutivo de la República a la Nación. 8 de enero de 1874.

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante una fuente primaria de un claro carácter político e histórico circunstancial, se trata de un manifiesto dictatorial que ha tomado el poder en el país. Entre los autores del manifiesto se encuentran Francisco Serrano, Práxedes Mateo Sagasta y Cristino Martos, todos políticos de una clara tendencia conservadora, que idearon un suerte de dictadura republicana con el fin de volver al orden. El texto tendría un carácter pública y estaría dirigido a toda la nación española.

Francisco Serrano

ANÁLISIS: La idea principal del texto sería la justificación del golpe de estado de Pavía y exponer la razones de éste, debido al fracaso de la I República, debido a la revolución cantonal, y la guerra carlista principalmente.

Otras ideas secundarias que se extraen del texto, es cómo la I República ha llegado a un estado de anarquía y su incapaz de conseguir un gobierno estable. Señala como las principales amenazas del país residen en la Guerra Carlista iniciada en 1872 en Navarra y en las Provincias Vascas y el cantonalismo, que a pesar de haber retrocedido tienes importantes focos de resistencia como el de Cartagena.

Por último, define la nueva situación como temporal, ya que sigue defendiendo el ideario de la Constitución de 1869.

COMENTARIO: En 1869, tras la conocida como Revolución Gloriosa de 1868, se aprueba en España la primera constitución liberal con sufragio universal masculino. La llegada de la Democracia es bien recibida por la mayoría de la población española, sin embargo, desde su nacimiento, atravesará por una serie de circunstancias que la llevarán a su desaparición en 1874. El año 1868 se inicia la Guerra de Cuba, conocida como Guerra de los Diez Años o Guerra Grande, lo que provocó desánimo en gran parte de la población. Por otro lado, la Constitución era concebida como una Monarquía Parlamentaria, por lo que era necesario buscar un Rey, el general Prim consigue convencer a Amadeo I de Saboya, quien es proclamado rey en 1871. Sin embargo, desde su llegada comienzan los problemas, tiene poco apoyo popular y Prim, su principal valedor es asesinado, a la guerra de Cuba hay que sumar el inicio de la Tercera Guerra Carlista en 1872 contraria a su trono, todos estos problemas llevan a su abdicación en 1873 y con ella a la creación de la I República Española. Sin embargo, ni el proyecto federalista de Pi y Margall, ni el unionista de Salmerón  dieron solución a los problemas, más bien los acrecentaron, con la rebelión cantonal y diversos intentos de golpe de estado. En 1873 llega a la presidencia Emilio Castelar, que no supo dar solución a la situación, lo que termina con el golpe de estado del General Pavia el 3 de Enero de 1874. Es en ese momento cuando Serrano, Sagasta y Martos, realizan este manifiesto que pretende instaurar una suerte de república dictatorial y unitaria. Sin embargo, los distintos conflictos habían abierto a la opinión pública, de mano de Cánovas de Castillo una nueva vía de gobierno, centrada en un monarquía encabezada en la antigua dinastía Borbón, en la figura de Alfonso XII, el sector conservador, llevará a cabo un golpe de Estado en octubre de 1874 encabezada por el general Martínez Campos en Sagunto, que dará fin a la I República e inaugurará una nueva etapa, centrada en Alfonso XII y la figura de Cánovas y Sagasta que se prolongará unos 50 años.

CONCLUSIONES: El siglo XIX es uno de los periodos políticos más convulsos de la Historia de España, la consolidación del régimen liberal no fue tarea fácil porque a lo largo del siglo siempre encontró detractores desde muy diferentes frentes, bien sean conservadores que defienden el Antiguo Régimen o el Carlismo. A esto hay que sumar la incapacidad de llegar a un consenso constitucional entre progresistas y moderados, a partir de 1848 la aparición de nuevos grupos como el movimiento obrero, el republicanismo y los demócratas, el escenario se complica aún más. Así las cosas, el ejército y el pronunciamiento militar se convierte en una constante cuando los diferentes gobiernos, independientemente de su ideología no logren superar la crisis. No será hasta la instauración del sistema canovista de alternancia de partidos, cuando se logre una estabilidad política desconocida en todo el siglo XIX.