Mostrando entradas con la etiqueta HE·10·Selectividad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta HE·10·Selectividad. Mostrar todas las entradas

Batalla de Covadonga según al-Razi. Comentario de Texto

2/20/2017 01:39:00 p. m. 0
Batalla de Covadonga



"Cuentan algunos historiadores que el primero que reunió a los fugitivos cristianos de España, después de haberse apoderado de ella los árabes, fue un infiel llamado Pelayo, natural de Asturias, en Galicia, al cual tuvieron los árabes como rehén para seguridad de la gente de aquel país, y huyó de Córdoba en tiempo de Al-Hurr ben Abd al-Rahman al-Thaqafi, segundo de los emires árabes de España, en el año sexto después de la conquista, que fue el 98 de la Hégira [716-717]. Sublevó a los cristianos contra el lugarteniente de Al-Hurr, le ahuyentaron "y se hicieron dueños del país, en el que permanecieron reinando, ascendiendo a veintidós el número de los reyes suyos que hubo hasta la muerte de Abd al-Rahman III.

Dice Isa ben Ahmad al-Razi que en tiempos de Anbasa ben Suhaim Al-Qalbi, se levantó en tierra de Galicia un asno salvaje llamado Pelayo. Desde entonces empezaron los cristianos en Al-Ándalus a defender contra los musulmanes las tierras que aún quedaban en su poder, lo que no habían esperado lograr. Los islamitas, luchando contra los politeístas y forzándoles a emigrar, se habían apoderado de su país hasta llegar a Ariyula, de la tierra de los francos, y habían conquistado Pamplona en Galicia y no había quedado sino la roca donde se refugió el rey llamado Pelayo con trescientos hombres.

Los soldados no cesaron de atacarle hasta que sus soldados murieron de hambre y no quedaron en su compañía sino treinta hombres y diez mujeres. Y no tenían qué comer sino la miel que tomaban de la dejada por las abejas en las hendiduras de la roca. La situación de los musulmanes llegó a ser penosa, y al cabo los despreciaron diciendo: "Treinta asnos salvajes ¿qué daño pueden hacernos?" En el año 133 murió Pelayo y reinó su hijo Fávila. El reinado de Pelayo duró diecinueve años, y el de su hijo dos. Después de ambos reinó Alfonoso, hijo de Pedro, abuelo de los Banu Alfonso, que consiguieron prolongar su reino hasta hoy y se apoderaron de lo que los musulmanes habían tomado."

Nath al-tib, (Historia de Al-Ándalus) por  al-Maqqari.

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante un fragmento de Nath al-Tib, una Historia de Al-Andalus escrita por al-Maqqari hacia el siglo XVII. Se trata de un texto de naturaleza historiográfica al ser fruto de la investigación histórica, no obstante el fragmento, es una noticia recopilada por el autor, seguramente de al-Razi o de la conocida como "Crónica del Moro Rasis" escrita en el siglo X que tendrá un valor hitorico-literario, ya que no es fruto de la investigación y posee rigor científico. Se trata por tanto de una fuente secundaria, con una intención didáctica o divulgativa, de carácter público con destino a un lector culto.

ANÁLISIS: La idea principal que se esgrime en el texto es la de la Batalla de Covadonga en el año 722, que supone la primera derrota del imperio Omeya en Occidente. Además se exponen otras ideas que relacionamos a continuación:

En el primer párrafo, se relata como Pelayo escapó de las manos de Al-Hurr estando preso en Córdoba, huyendo hacia Galicia y sublevando a sus gentes contra el gobierno del emirato, dice textualmente "ascendiendo a 22 el número de reyes que le sucedieron hasta la muerte de Abd al-Rahman III", de lo que se desprende la idea de que al-Razí consideró como un éxito la sublevación de Pelayo contra los musulmanes.

En el segundo párrafo, se expresa la idea de que la batalla de Covadonga constituye el hecho inicial de la reconquista cristiana según la cita "Desde entonces empezaron los cristianos en Al-Ándalus a defender contra los musulmanes las tierras que aún quedaban en su poder". También califica a Pelayo como "rey" dando a entender que ya se había constituido una nueva entidad política.

En el último párrafo, se pone de manifiesto el desprecio que los musulmanes tuvieron por la resistencia de Pelayo, a la calificaron de "treinta asnos salvajes". Y de cómo "consiguieron mantener su reino hasta el día de hoy (siglo XVII), y arrebatar lo que los musulmanes habían quitado a los cristianos". Donde se vuelve a afirmar el error de no acabar con la resistencia astur que tras ocho siglos llevaría al final de la provincia de Al-Ándalus.

COMENTARIO: En general, suele considerarse la batalla de Covadonga en el 722 como el inicio de la Reconquista. Podemos decir, que esta batalla es la primera derrota musulmana en Occidente, más tarde seguida por la derrota de Poitiers en el 732 de manos del rey de los francos Carlos Martel.

El inicio de la resistencia, parte de la negación de Pelayo y sus gentes de pagar los impuestos de los dimnies, chizyá y jarach, lo que motivó que se pertrecharan las tropas al mando de Alcaman para hacer sucumbir a los insumisos. Es posible, que Pelayo, aprovechara su conocimiento del terreno planeando la batalla en un lugar con difícil acceso y que dificultara los movimientos, haciendo que el número de combatientes no supusiera una ventaja.

Tras la derrota, parece que el gobernador de Al-Ándalus, no viendo una amenaza en los astures, desistiera en la conquista del territorio. Lo que dio pie a la formación de una entidad política, que fue consolidándose poco a poco, llegando, en épocas posteriores a erigirse en herederos del estado visigodo, en lo que se ha venido en llamar "neogoticismo asturleonés" por Sánchez Albornoz. En los reinados de Alfonso II (791-842) y Alfonso III (866-910) comienza la restauración del orden gótico, en la constitución política y eclesiástica y la idea de una monarquía continuadora de la visigoda. 


Esta idea de la restauración visigoda, más el nuevo culto de Santigo, así como la expansión territorial durante el reinado de Alfonso III, alentarán a la idea de la reconquista de Hispania, a menudo con tintes de cruzada.

Poco a poco irán surgiendo otros focos de resistencia, principalmente en la zona pirenaica, que como Asturias, aprovecha la inaccesibilidad y la orografía como forma de defensa. Uno de esos territorios serán los ducados de Aragón, Sobrarbe y Zaragoza en torno al año 800, bajo el control de los carolingios. Así como Pamplona, bajo la protección de los Banu Qasi de Zaragoza, o la Marca Hispánica que con el tiempo serán los Condados Catalanes. Que también contribuirán a la reconquista del territorio peninsular.

CONCLUSIONES: La carencia de fuentes en la época medieval, convierte a cualquier texto de esta época en una fuente de indudable valor. Para ser crítico con la fiabilidad del texto, es importante conocer la función de sus autores, que podrían ser partícipes de un interés. En el caso de este texto, podemos decir que se ajusta al acontecimiento histórico, y parece gozar de cierta objetividad derivada del paso de los años. El texto desprecia la resistencia cristiana, refiriéndose a ésta como "treinta asnos salvajes", aunque confirma por otro lado, la consolidación del reino, así como su prolongación en el tiempo que permitió recuperar los territorios arrebatados por los musulmanes. 

La batalla de Covadonga. Comentario de Texto

2/20/2017 12:35:00 p. m. 0
batalla de covadonga

"Pelayo estaba con sus compañero en el monte Aseuva, y el ejército de Alqama llegó hasta él y alzó innumerables tiendas frente a la entrada de la cueva.

El predicho obispo (obispo visigodo Oppas, aliado con los árabes) subió a un montículo situado ante la cueva dominica y habló así a Pelayo: "Pelayo, Pelayo, ¿dónde estás?".

El cual, desde una ventana, dijo en respuesta: "Aquí estoy".

Al cual el obispo: "Juzgo, hermano e hijo, que no se te oculta cómo hace poco se hallaba toda España unida bajo el gobierno de los godos y brillaba más que los otros países por su doctrina y ciencia, y que, sin embargo, reunido todo el ejército de los godos, no pudo sostener el ímpetu de los ismaelitas, ¿podrás defenderte en la cima de este monte? Lo que me parece difícil. Escucha ciertamente mi consejo y haz volver tu ánimo de esta decisión, para que goces de muchos bienes y disfrutes de la amistad de los caldeos".

[...] Pelayo dijo: "Cristo es nuestra esperanza; que por este pequeño montículo que ves sea España salvada y reparado el ejército de los godos. Confío en que se cumplirá en nosotros la promesa del Señor [...]"

El obispo, vuelto entonces al ejército, dijo: "Acercaos y pelead. Ya habéis oído cómo me ha respondido; a lo que adivino de su intención no tendréis paz con él, sino por la venganza de la espada".

Por su parte ahora ya el predicho Alcaman mandó comenzar el combate, y los soldados tomaron las armas. Se levantaron furibundos, se prepararon las hondas, brillaron las espadas, se encresparon las lanzas e incesantemente se lanzaron saetas. Pero al punto se mostraron las magnificiencias del Señor: las piedras que salían de los fundíbulos y llegaban a la casa de la Santa Virgen María, que estaba dentro de la cueva, se volvían contra los que las disparaban y mataban a los caldeos. Y como Dios no necesita las lanzas, sino que da la palma de la victoria a quien quiere, los cristianos salieron de la cueva para luchar contra los caldeos; emprendieron éstos la fuga, se dividieron en dos sus destacamentos, y allí mismo fue al punto muerto Alcaman y apresado el obispo Oppas. En el mismo lugar murieron ciento veinticinco mil caldeos.

Los sesenta y tres mil restanes subieron a la cumbre del monte Auseva y por el lugar llamado Amuesa descendieron a la Liébana. Pero ni éstos escaparon a la venganza del Señor; cuando atravesaban la cima del monte que está a orillas del río llamado Deva, junto al predio de Cosgaya, se cumplió el juicio del Señor: el monte, desgajándose de sus cimientos, arrojó al río de los sesenta y tres mil caldeos y los aplastó a todos.

Crónica de Alfonso III (versión rotense).

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante un fragmento de la Crónica de Alfonso III, rey de León., donde se relata la Batalla de Covadonga. Se trata de un texto de naturaleza histórico-literaria, descartando que se trate de un texto hisoriográfico debido a que no se puede considerar que sean fruto de la investigación y por su falta de rigor científico. Se trataría de una fuente secundaria, seguramente recopilada casi un siglo después, seguramente en torno al año 880 por un monje al servicio de la monarquía leonesa. Su carácter es público, dirigida a un lector culto, su finalidad es propagandística tratando de exaltar la fe cristiana.

ANÁLISIS: La idea principal del texto es la Batalla de Covadonga. Además aparecen otras ideas secundarias como las siguientes:

En los primeros párrafos, se relata como, llegadas las tropas musulmanas a los parajes de Cangas de Onís, hay un intento del obispo Oppas, que participaba de la causa musulmana, de comprar a Pelayo para su causa. 

Pelayo, responde negándose al ofrecimiento de Oppas, argumentando que confía en su causa y que Dios le ayudará a pesar de iniquidades y pecados de los godos. Ante tal respuesta, el obispo Oppas, llama a las tropas musulmanas al ataque.

En los párrafos siguientes se esgrime la victoria de Pelayo, que con ayuda de Dios y de la Virgen de Covadonga logra derrotar a 125.000 hombres musulmanes. Saliendo a la fuga 63.000 que también murieron debido a un desprendimiento de tierras provocado por la gracia divina. En el combate murío el general de las tropas musulmanas Alcaman, y fue apresado el obispo Oppas.

COMENTARIO DE TEXTO: En general, suele considerarse la batalla de Covadonga en el 722 como el inicio de la Reconquista. Podemos decir, que esta batalla es la primera derrota musulmana en Occidente, más tarde seguida por la derrota de Poitiers en el 732 de manos del rey de los francos Carlos Martel. 

El inicio de la resistencia, parte de la negación de Pelayo y sus gentes de pagar los impuestos de los dimnies, chizyá y jarach, lo que motivó que se pertrecharan las tropas al mando de Alcaman para hacer sucumbir a los insumisos. Es posible, que Pelayo, aprovechara su conocimiento del terreno planeando la batalla en un lugar con difícil acceso y que dificultara los movimientos, haciendo que el número de combatientes no supusiera una ventaja.

Tras la derrota, parece que el gobernador de Al-Ándalus, no viendo una amenaza en los astures, desistiera en la conquista del territorio. Lo que dio pie a la formación de una entidad política, que fue consolidándose poco a poco, llegando, en épocas posteriores a erigirse en herederos del estado visigodo, en lo que se ha venido en llamar "neogoticismo asturleonés" por Sánchez Albornoz. En los reinados de Alfonso II (791-842) y Alfonso III (866-910) comienza la restauración del orden gótico, en la constitución política y eclesiástica y la idea de una monarquía continuadora de la visigoda. 

Esta idea de la restauración visigoda, más el nuevo culto de Santigo, así como la expansión territorial durante el reinado de Alfonso III, alentarán a la idea de la reconquista de Hispania, a menudo con tintes de cruzada.

Poco a poco irán surgiendo otros focos de resistencia, principalmente en la zona pirenaica, que como Asturias, aprovecha la inaccesibilidad y la orografía como forma de defensa. Uno de esos territorios serán los ducados de Aragón, Sobrarbe y Zaragoza en torno al año 800, bajo el control de los carolingios. Así como Pamplona, bajo la protección de los Banu Qasi de Zaragoza, o la Marca Hispánica que con el tiempo serán los Condados Catalanes. Que también contribuirán a la reconquista del territorio peninsular.

CONCLUSIONES: En cuanto al texto, debemos decir que su aportación histórica hay que considerarla dentro del contexto medieval, con una fuerte influencia bíbilica, como observamos en algunos de los términos empleados como "caldeos" o "ismaelitas" refiriéndose a los musulmanes, en el sentido de infieles. O la comparación que podemos ver con el pasaje de Moíses, así como la intecesión divina. La fiabilidad del texto, está claramente relacionada con la función del autor, que en este caso, es claramente una parte interesada, si bien, parece cierto el acontecimiento histórico que se narra, ya que hay noticias de la batalla de Covadonga en crónicas musulmanas, parece exagerado el número de combatientes, 185.000, donde seguramente sería un número mucho menor, así como la intercesión divina, que supone una relación no inmanente y secular de la Historia, obviando uno de los axiomas incuestionables de la investigación histórica.


Acta de conversión de un cristiano al islam. Comentario de texto resuelto.

2/14/2017 10:28:00 a. m. 0


"El converso Fulan ibn Fulan, estando con salud y jurídicamente capaz en pleno dominio de su inteligencia y razón, invoca la declaración de los testigos de este acta sobre [el hecho de] que abandona la religión cristiana, que rechaza, y entra en la religión del islam, que prefiere [a la anterior].

Atestigua que no hay más Dios que Allah, el único, el que no tiene copartícipes; que Muhammad es su siervo, su enviado y el sello de sus apóstoles; que el Mesías Jesús, hijo de María -que Dios bendiga y salve- es su enviado, su verbo y su aliento que mandó a María.

Se ha purificado para [recibir] el islam y ha rezado. Reconoce las normas del islam: la ablución, oración, limosna legal, ayuno del mes del Ramadán, la peregrinación a la Casa [santa] -para todo el que pueda-, conociendo sus límites y momentos. Se ha convertido de buen grado, tranquilamente, sin temor a nada, ni por aversión [de algo], ni esperar recompensa alguna, en presencia de Fulano.

[Los testigos] que le reconocen y se lo han oído, dan fe del testimonio del converso Fulan ibn Fulan, aducible en contra suya, sobre cuanto ha sido mencionado en este escrito, después de que ha reconocido haberlo comprendido en su totalidad y haberse obligado a cuanto contiene. El [converso] se halla en el estado supra descrito y este [acta] se establece con fecha [...]."

Formulario notarial de Ibn al-Attar, siglo X.

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante un documento de naturaleza jurídica, se trata de un acta notarial redactada por Ibn al-Attar, Del autor sabemos que fue un sabio jurista y muy conocido notario en el época del Califato de Córdoba, de este modo sabemos que este documento fue redactado durante el siglo X. La intención del autor, es dar fe de la conversión de Fulan ibn Fulan al Islam, el documento tendría un carácter público y estaría destinado a los ciudadanos de Córdoba.

ANÁLISIS: La idea principal del texto, es dar fe de la conversión al Islam de Fulan ibn Fulan. Tratándose de un documento de tipo jurídico, cumple con algunas de las formalidades de los documentos contractuales de tipo privado, y que formarían parte de las ideas secundarias de este texto, que esgrimiremos a continuación.

En el primer párrafo, se indica que Fulan ibn Fulan, actúa en plenitud de sus facultades, rechazando su antigua religión (el cristianismo) y aceptando el Islam como su nueva religión.

En el segundo párrafo, hace acto de uno de los pilares fundamentales del Islam, como es la profesión de fe. Reconociendo a Allah como el único dios, y a Mahoma como su profeta. Además se incide en que Allah no tiene copartícipes, es decir, renuncia a la creencia en el misterio trinitario, y reconoce a Jesús como un profeta, tal y como aparece en el Corán, y no como hijo de Dios.

En el tercer párrafo, Fulan ibn Fulan afirma conocer las obligaciones del Islam, como por ejemplo la ablución, que se trata de una purificación antes del rezo, realizada bien con agua o bien con arena, la oración, que consiste en orar cinco veces al día en dirección a La Meca, y los viernes en la mezquita aljama de su ciudad. La limosna, que es una especie de tributo para la comunidad de los creyentes, el ayuno en el mes de Ramadán, que prohibe comer y mantener relaciones sexuales desde el alba hasta el ocaso, y la peregrinación, siempre que se pueda, a La Meca o ciudad santa. Además admite haberse convertido libremente, sin coacciones y sin espera de recompensas.

Por último, los testigos dan fe de la conversión, advirtiendo que el documento notarial podrá utilizarse en contra suya, después de reconocer y obligarse a cumplir el contenido del mismo.

COMENTARIO: Desde el comienzo de la conquista musulmana de la península Ibérica, se llevó a cabo la implantación del Islam, que en gran medida se debió a la conversión de la población autóctona, desde la nobleza hispanogoda, a la mayoría de la población campesina.

Por su origen étnico podemos diferenciar a los árabes, que desde el principio de la conquista ostentaron los principales cargos públicos y ocuparon las mejores tierras. Formaron la jassa, una especie de aristocracia, en la que también participaron algunas familias de origen visigodo como los Banu Qasi de Zaragoza. Fueron los principales beneficiarios de los tributos fiscales y de los botines de guerra. Los bereberes formaban un grupo diferenciado por su origen étnico, provenientes del norte de África, se dedicaron fundamentalmente al pastoreo y al cultivo de tierras y tuvieron en su mayoría una condición humilde.

Por debajo de la jassa, estaba la famnia, integrada por una pequeña burguesía, campesinos ricos y plebe urbana, formada por todos los grupos étnicos.

Por grupos religiosos podemos distinguir a los dimnies, o protegidos, ya que el Corán daba un trato especial a las religiones reveladas como el cristianismo y el judaísmo. Así, los mozárabes (cristianos) y los judíos, gozaban de una situación estable, ya que la dhimnma o protección les garantizaba el derecho a la vida, a la propiedad privada y la libertad de culto. La diferencia con los otros grupos estribaba en una mayor carga fiscal, ya que estaban obligados al pago de impuesto de capitación chizya y un impuesto sobre la propiedad jarach, además estaban sometidos al pago del diezmo a la Iglesia.

Otro grupo lo conformaron los muladíes o conversos, que conformaron la mayoría de la población de la península Ibérica, no conocemos muy bien porqué se produjo una rápida conversión de la población hispanogoda al Islam, pero parece que junto a la atracción que pudieran sentir hacia la nueva religión, existieron otros motivos relacionados con el ascenso social, así como la evasión fiscal, ya que aunque estuvieran sometido al pago de limosna, tributo para todos los musulmanes, se evitaba el pago del jarach, chizya y el diezmo, con una clara ventaja fiscal. Con todo los muladíes siempre estuvieron subordinados a la aristocracia árabe.

CONCLUSIONES: Sobre el texto, debido a su carácter jurídico podemos decir que es objetivo y su autor, en su actuación como notario, da fe de la conversión de Fulan ibn Fulan. El interés histórico de este documento es fundamental para conocer los términos en los que se producía la conversión de la población hispanogoda al Islam. La sencillez del procedimiento de conversión, explicaría la rápida conversión de la población indígena, además de los motivos religiosos, sociales y económicos argumentados anteriormente.


La batalla de Zalaca o Sagrajas. Comentario de Texto Resuelto

2/10/2017 10:40:00 a. m. 0
batalla de zalaca o sagrajas
Batalla de Sagrajas o de Zalaca. Miniatura del Beato de Burgo de Osma (siglo XI)
"Los ejércitos musulmanes llegaron a Badajoz y se instalaron en sus alrededores. El señor de Badajoz, al-Mutawakkil, vino a su encuentro con víveres [...]. Por un lado, los obispos y frailes salieron con sus cruces en alto [...], por otro, Yusuf [el emir almorávide] y al-Mutamid [rey de Sevilla] exhortaron a los suyos, y los alfaquíes y las gentes religiosas sermoneaban a la gente y les animaban a ser firmes [...]. Cuando llegó el jueves, se le ocurrió a Alfonso [VI] utilizar un ardid, y envió a decirle a al-Mutamid: "Mañana viernes es vuestra fiesta, y el domingo es la nuestra. Tenga lugar la batalla entre ambas, el sábado". Al-Mutamid observó: "Se trata de una estratagema de Alfonso". [El viernes] las tropas de Alfonso se echaron sobre al-Mutamid [...], que empezó a flaquear [...]. El primero de los generales almorávides que llegó junto a él, Daud, gran héroe, dio nuevo ánimo a al-Mutamid [...]. Enseguida llegó el emir almorávide, Yusuf ibn Tasufin, y ambos cargaron juntos, en un ataque que decidió la victoria."

Al-Himyari. Kitab ar Rawd al mitar. Compendio de noticias sobre Al-Ándalus (siglo XV).

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante un fragmento de la obra Kitab ar Rawd al mitar, un compendio de noticias sobre Al-Ándalus recopilado por Al-Himyari en el siglo XV. Se trata de un texto de naturaleza historiográfica, ya que es fruto de la investigación histórica, lo podemos clasificar como fuente secundaria, puesto que su datación es muy posterior a la fecha del acontecimiento que narra, y su temática es bélica. Su finalidad es didáctica o divulgativa. Y está dirigido a un público culto.

ANÁLISIS: La idea principal que subyace en el texto son los prolegómenos de la Batalla de Zalaca o Sagrajas (1086). También encontramos ideas secundarias entre las que encontramos las siguientes:

La pedida de ayuda de las taifas musulmanas al imperio almorávide del norte de África. Tras la conquista de Toledo por Alfonso VI rey de Castilla y León en 1085, algunas taifas, como la de Zaragoza y la de Sevilla, de la cual era rey al-Mutamid piden ayuda a los almorávides. Estos desembarcan en la península Ibérica bajo el liderazgo de Yusuf ibn Tasufin, en el texto identificado como emir de los almorávides.

Otras de las ideas secundarias es la estratagema urdida por Alfonso VI, quien tras un encuentro de emisarios, propone como día de la batalla un sábado, por encontrarse entre la festividad religiosa musulmana (viernes) y la festividad religiosa cristiana (domingo). A pesar del acuerdo Alfonso VI lanza una ofensiva el viernes, tratando de aprovechar el factor sorpresa.

También podemos destacar otra idea como es el cariz de guerra santa o cruzada por parte de ambos bandos, que se refleja en el texto por la manifestación con cruces en alto por parte del bando cristiano, así como la participación de alfaquíes (estudiosos de la ley islámica) y otras gentes religiosas, animando a la participación en la guerra. 

Por último, se refleja la derrota de Alfonso VI frente a las tropas de Yusuf ibn Tasufin.

COMENTARIO: Tras la muerte del califa Hisham II (1013), comienza una guerra civil o fitna en el califato de Córdoba, el motivo era la existencia de varios bandos que pretendían el acceso al trono. En el 1031, el poder califal es eliminado y el territorio de al-Andalus dividido en un veintena de reinos de Taifas. El poder político y militar se desmembró, dividiéndose el territorio en lo que habían sido las antiguas provincias o koras del califato.

Las distintas taifas, lejos de mostrar unidad frente a la amenaza cristiana del norte, comenzaron una serie de luchas internas, intentando la conquista entre unas y otras. Estas luchas intestinas fueron aprovechadas por los reinos cristianos, que a cambio de apoyo o la renuncia a la guerra, exigían el pago de ingentes cantidades de dinero, lo que llamamos como parias. El pago de parias, terminó por debilitar aún más las taifas musulmanas, al tiempo que fortalecía a los reinos cristianos del norte. 

La conquista de Toledo, una de las taifas y ciudades más importantes de al-Andalus en 1085 por Alfonso VI, marcó un punto de inflexión, que hizo ver la gran debilidad que tenían las taifas frente a los reinos cristianos. Ante esta situación el rey de Sevilla, al-Mutamid, y el Mérida y el de Zaragoza entre otras taifas, acudieron en busca de ayuda, del imperio almorávide, un poder político emergente en el norte de África.

Yusuf ibn Tasufin, desembarcó en la península y se enfrentó a Alfonso VI derrotándolo en la batalla de Zalaca o Sagrajas (1086), a partir de este momento, los almorávides comienzan una campaña de conquista del territorio andalusí, terminando por unificar  políticamente la región de al-Ándalus.

El poder almorávide apenas se sostuvo unos 65 años, presionado por los reinos cristianos del norte, así como el nuevo poder almohade, cada vez más fuerte en el norte de África, terminó por sucumbir, dando lugar a una nueva desmembración de la unidad política andalusí, en lo que conocemos segundos reinos de taifas en 1145. Poco después, el desembarco de los almohades, volvería a unificar el estado andalusí hasta la batalla de las Navas de Tolosa en 1212.

CONCLUSIONES: Podemos subrayar la autenticidad del texto, en el sentido en el que describe los hechos acontecidos con cierta exactitud. También de su objetividad, ya que no se aprecia ninguna otra intención diferente a la mera información de los hechos. Su interés radica en permitirnos conocer los acontecimientos que dieron lugar a la instauración del estado unificado almorávide en la península Ibérica y el final del primer periodo de reinos de taifas. 

Taifas y Parias. Comentario de Texto Resuelto.

2/07/2017 01:03:00 p. m. 0
Taifas y Parias


"Ibn Ammar había quedado empeñado con el cristiano, ya que, por el compromiso adquirido cuando alquiló un ejército infiel para lo de Belillos, le debía grandes cantidades e importantes sumas, que había de pagarle y le tenía prometidas. Con este motivo ponía a su soberano en grandes aprietos, porque no quería dejarle reposar un momento, para hacerse el indispensable en medio de las discordias, y no vacilaba en atraer el mal contra los musulmanes [...].

Por segunda vez fue a visitar al cristiano Alfonso y a preguntarle como fácil el negocio de Granada, pintándome a sus ojos como un ser incapaz de todo, por mi flaqueza y mis cortos años. Le garantizó, además, que, con la toma de Granada, todos los tesoros de esta ciudad pasarían a su poder, a cambio de que el cristiano le asegurase que, una vez hecho dueño de la plaza, la pondría bajo su soberanía y le dejaría apropiarse de mi peculio personal. No dejó paso por dar para decidir a Alfonso a ir contra Granada, y no sólo le entregó considerables sumas con ese propósito, sino que incluso le prometió que, una vez acabado el negocio, le daría cincuenta mil meticales, a más de lo que encontrase en la ciudad, para animarle a ponerse al punto en camino.

Tales proposiciones excitaron la codicia del cristiano. "Es éste un negocio -se decía- en el que de todos modos he de sacar ventaja, incluso si no se toma la ciudad, porque, ¿qué ganaré yo con quitársela a uno para entregársela a otro, sino dar a este último refuerzos contra mí mismo? Cuantos más revoltosos haya y cuanta más rivalidad exista entre ellos, tanto mejor para mí. "Se decidió, pues, a sacar dinero de ambas partes, y hacer que unos adversarios se estrellaran contra los otros, sin que entrase en sus propósitos adquirir tierras para sí mismo [...].

Con la solemnidad requerida por las circunstancias, salí a encontrarme con Alfonso en las cercanías de la ciudad [...]. Entabladas luego las negociaciones, yo le envié mis embajadores y él me mando los suyos [...]. Me exigió cincuenta mil meticales [...]. Yo me quejé de los pocos recursos de mi territorio [...] y por fin llegamos al acuerdo de que le pagaría veinticinco mil meticales [...]. Además [...] le preparé muchos tapices, telas y vasos, y lo reuní todo en una gran tienda en la que le invité a entrar".

Abd Allah. Memorias de Abd Allah, último rey zirí de Granada destronado por lo almorávides. 1090

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante un fragmento de las Memorias de Abd Allah, el último rey zirí de Granada, escrito hacia 1090. Se trata de un texto de naturaleza histórico-circunstancial ya que deriva de los hechos con los que se relacionan y de temática política. Se trata de una fuente primaria debido a su carácter autobiográfico. Su intención es dar a conocer la vida de Abd Allah y está destinado a un público culto.

ANÁLISIS: La idea principal del texto es explicar el funcionamiento del sistema de parias impuesto por los reinos cristianos a las taifas musulmanas del sur de la península Ibérica, a mediados del siglo XI, entre los años 1031 y 1085. Además aparecen otras ideas secundarias nos dan idea del funcionamiento del sistema de parias impuesto por Alfonso VI de Castilla y León.

En el primer párrafo habla de como Ibn Ammar, visir del rey al-Muttamid de la taifa de Sevilla, se entrevista con Alfonso VI rey de Castilla y León (1037-1109), identificado en el texto como "el cristiano". El motivo de la entrevista, era resolver la deuda contraída por la taifa de Sevilla al rey castellano por el alquiler de un ejército, para la construcción de una fortificación, identificada en el texto como Belillos, de localización imprecisa hoy en día, aunque es posible que formara parte del cerco a la taifa de Granada, por el rey al-Muttamid.

En el segundo párrafo, se expresa, como en una segunda entrevista, Ibn Ammar, propone a Alfonso VI, tomar la ciudad de Granada, y ceder la soberanía al rey de Sevilla. A cambio, podría apropiarse de todos los tesoros de la ciudad, así como el pago de 50.000 meticales (dinares de oro), con el fin de saldar la deuda con el castellano.

En el tercer párrafo, Abd Allah, nos relata como Alfonso VI entiende que no gana nada entregándole la ciudad a Al-Muttamid de Sevilla, sino todo lo contrario, conseguiría de eso modo reforzarlo. Concluyendo que lo más ventajoso sería mantener la discordia entre ambas taifas, al tiempo que saca partido de la situación, imponiendo el pago de parias a ambas.

En el cuarto párrafo, nos indica, como Alfonso VI, llegando a las puertas de Granada con sus huestes, se entrevista con el rey zirí de Granada, Abd Allah, y a cambio de la paz, le requiere el pago de 50.000 meticales (dinares), que tras la negociaciones se quedaron en 25.000 meticales (dinares) así como otros pagos en especies como tapices, telas y vasos.

COMENTARIO: Tras la muerte del califa Hisham II en 1013, se inicia una crisis política, donde varios bandos pugnan por el acceso al trono, entre ellos la familia Omeya y los hijos de al-Mansur. La crisis desembocó en una guerra civil o fitna, que en 1031 concluyó con la división de al-Ándalus en una veintena de reinos independientes de Taifas.

La fragmentación del califato, se manifestó en una pérdida de poder militar de los musulmanes en la península. Las taifas, lejos de mantener una unidad frente a los reinos cristianos del norte, continuaron con guerras fraticidas, entre ellas, con la intención de conseguir mayor poder político y económico.

Esta rivalidad entre las taifas fue aprovechada por los reinos cristianos del norte, que a menudo, requeridos por las propias taifas, intervenían de forma puntual, bien para colaborar en las guerra entre ellas o bien para intervenir en su defensa o bien para garantizar, siempre bajo el pago de elevadas parias.

En efecto, el pago de parias beneficiaba enormemente a los reinos cristianos de norte, ya que les permitía fortalecer su posición política en la península así como fortalecer su poder militar.

CONCLUSIONES: La fragmentación del califato en reinos de taifas, disminuyó el peso político y militar de al-Ándalus en la península. Las discordias entre las diferentes taifas fue aprovechada por los reinos cristianos a través del cobro de parias, a cambio de diferentes servicios militares o bien a cambio del mantenimiento de la paz. El cobro de parias reforzaba a los reinos cristianos del norte al tiempo que debilitaba aún más las taifas andalusíes. 

Con la toma de Toledo en 1085, por parte de Alfonso VI, las taifas de Sevilla y Zaragoza entre otras, piden ayuda a los Almorávides del norte de África, quienes derrotando a los cristianos en la batalla de Zalaca o Sagrajas recuperan Toledo y comienzan una campaña de conquista volviendo a unificar el poder político de Al-Ándalus, poniendo fin a los reinos de Taifas.




Abd al-Rahman I impone tributos a los mozárabes. Comentario de texto resuelto.

2/01/2017 05:29:00 p. m. 0

"En el nombre de Dios, clemente y misericordioso. Carta de seguro otorgada por el rey engrandecido Abd al-Rahman a los patricios, monjes, príncipes y demás cristianos españoles de la gente de Castella¹ y a sus secuaces de las demás comarcas. Les otorga seguro y paz, obligándose a no quebrantarles este pacto mientras ellos paguen anualmente diez mil onzas de oro, diez mil onzas de plata, diez mil cabezas de los mejores caballos y otros tantos mulos, además de mil armaduras, mil cascos de hierro y otras lanzas, por espacio de cinco años.

Se escribió esta carta en la ciudad de Córdoba a tres de Safar del año 142 [758]"

¹ Castella era la capital de Elvira, un distrito (kora) próximo a Granada

Ibn al-Jatib. Ihala fi-I-Tarif Garnata (La información completa acerca de la historia de Granada)

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante un fragmento del Ihala fi-I-Tarif Garnata, también conocido como Ihala y cuya traducción sería Información completa acerca de la historia de Granada. Se trata de un texto de naturaleza historiográfica ya que es fruto de la investigación histórica, su tema es jurídico. Podemos decir que es una fuente secundaria, ya que fue escrita durante el siglo XIV por Ibn al-Jatib, poeta, filósofo, político e historiador Andalusí nacido en el 1313 en Loja, Granada. La finalidad del texto sería la didáctica o divulgativa y estaría destinada a un púbico culto.

ANÁLISIS: La idea principal del texto es la imposición de tributos, por parte de Abd al-Rahman I a los mozárabes Castella, capital del distrito de Elvira en Granada. Además aparecen otras ideas secundarias.

El texto comienza aludiendo a Dios clemente y misericordioso. Debido a la importancia de la religión y a que ésta constituye un hecho diferenciador de la sociedad andalusí, el empleo de esta fórmula sería habitual en todos los documentos oficiales. 

En segundo lugar hace referencia al rey Abd al-Rahman, sin duda, se debe a un tradicción libre y no literal, ya que el título de Abd al-Rahman era el de emir. En el Islam clásico, el emir era un cargo parecido al del príncipe en la Europa feudal, que mantenía cierto parentesco con el califa y detentaba el poder en una región, provincia o kora. Abd al-Rahman consigue independizarse Al-Andalus del califato Abbasida en el 756, no obstante, la independencia sólo era política, reconociendo la autoridad religiosa del califa. 

En tercer lugar habla de "patricios, monjes, príncipes y demás cristianos españoles", en este sentido Abd al-Rahman sólo realiza una diferenciación social religiosa, sin tener en cuenta otros aspectos sociales como su estatus, estamento social o económico. Siendo de aplicación a todos los cristianos independientemente de su condición.

Por cuarto, les promete la paz a los cristianos, a cambio del pago de un tributo, que en primera instancia parece exagerado en la cuantía y el plazo para una población tan pequeña.

Por último, se finaliza el documento con la fecha y lugar de redacción del mismo. Siendo la ciudad de Córdoba, capital del emirato y el año 758 o 142 de la era musulmana.

COMENTARIO: En el año 750 tras un enfrentamiento entre la familia Abbas y la familia Omeya, la familia Abbas consigue el califato, ajusticiando a toda la familia Omeya, excepto a Abd al-Rahman que huye a Al-Andalus.

Abd al-Rahman consigue llegar a Al-Andalus en el año 755, con ayuda de los yemeníes, consigue asaltar el poder en el 756 y constituir el Emirato Independiente de Córdoba. A partir de ese momento comienza a crear una red clientelar apoyándose en los omeyas marwaníes, al tiempo que consigue formar un ejército andalusí con unos 40.000 efectivos, según algunas fuentes, entre ellas Ibn al-Jatib. 

Parece obvio que gracias al apoyo de los omeyas marwaníes y a un poderoso ejército, Abd al-Rahman pudo afianzar el poder y reprimir a las diferentes oposiciones. Sin embargo, no se conocen muy bien los recursos que pudo tener Abd al-Rahman para mantener semejante ejército y esa red clientelar. Es muy probable que el emir recurriera a un incremento de la presión fiscal para llenar las arcas del Estado. Este texto, de 758 es una muestra de la reforma fiscal de Abd al-Rahman I que le permitió consolidarse en el trono.

CONCLUSIONES: A modo de conclusión diremos que las consecuencias directas de esta medida fiscal fueron la consolidación de Abd al-Rahman y la independencia del emirato con respecto al Califato Abbasida, así como también una rápida conversión de los cristianos o mozárabes al Islam, engrosando las filas de la población muladí (conversos), con la intención de evitar la dura tributación a la que estaban sometidos los mozárabes.

El levantamiento bereber contra los árabes. 740. Comentario de texto resuelto.

1/31/2017 01:20:00 p. m. 0


"Los bereberes españoles, al saber el triunfo que los de África habían alcanzado contra los árabes y demás súbditos del Califa, se sublevaron en las comarcas de España, y mataron o ahuyentaron a los árabes de Galicia, Astorga y demás ciudades situadas más allá de las gargantas de la sierra [de Guadarrama], sin que ibn Qatan tuviese la menor sospecha de lo que sucedía hasta que se le presentaron los fugitivos. Todos los árabes de los extremos del norte de la Península fueron impelidos hacia el centro, a excepción de los que habitaban en Zaragoza y sus distritos, porque eran allí más numerosos que los bereberes y no podían éstos acometerles".

Anónimo. Ajbar Machmúa. (Crónica bereber del siglo XI)

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante un texto de naturaleza historiográfica, ya que es fruto de la investigación histórica. El Ajbar Machmua, es una crónica, anónima que cuenta la historia de Al-Andalus, desde la conquista hasta la fundación del Califato de Córdoba. Se trata de una fuente secundaria, ya que no fue escrita en el momento en el que sucedieron los hechos y suele fecharse a mediados del siglo XI. Su finalidad es didáctica o divulgativa y está dirigida a un público culto.

Sobre la validez de la fuente, podemos decir, que este tipo de crónicas a menudo tratan de exaltar a ciertos personajes y dar relevancia a ciertos hechos, con cierto ánimo triunfalista. En la Edad Media, la ciencia histórica no seguía los criterios del medio científico y a menudo no se cotejaban o comprobaban las fuentes. En cualquier caso, parece que este texto, se ajusta a la realidad histórica.

ANÁLISIS: La idea principal que subyace en el texto es la revuelta bereber en Al-Andalus. Entre las ideas secundarias podemos destacar, como la sublevación en Al-Andalus, se produce a partir del triunfo de la rebelión bereber en el norte de África (741), otra idea es como la sublevación triunfo en aquellos lugares donde la población árabe era minoritaria, como Galicia, Astorga y al sur de Guadarrama, como la La Mancha y Extremadura, siendo de menor importancia en las grandes capitales como Zaragoza y otras en las que podríamos incluir Toledo, Córdoba, Murcia o Valencia.

COMENTARIO: La revuelta bereber en el norte de África y en Al-Andalus tiene su origen en una diferenciación social parecida a una sociedad de castas, donde las diferencias étnicas entre árabes (península Arábiga)  y bereberes (norte de África) se traducía en un trato desigual en lo que respectaba al acceso de cargos públicos o detentación del poder, así como también en el tratamiento fiscal.

Por otro lado, tiene un  origen religioso, ya que los árabes desde los comienzos del Islam, habían adoptado la ortodoxia sunní, que beneficiaba al clan Quraysh de la Meca a la ostentación del califato y que beneficiaba a la familia Omeya. Mientras, en el norte de África, los bereberes se habían hecho adeptos a la doctrina jarichí, o jarichismo, que se caracteriza por igualdad de la comunidad de los creyentes, y donde la dignidad califal emana de la elección libre del jefe religioso, y donde dicho cargo debe ser ostentado por el musulmán más digno.

Por tanto los bereberes, adeptos al jarichismo, no aceptan el sentido dinástico del califato, como defienden los sunníes, ni tampoco, el carácter hereditario en la línea familiar del profeta Mahoma como defienden los chiíes.

Estas diferencias y la opresión sufrida por los bereberes desde Damasco dio lugar a un levantamiento de los bereberes de Ifriquiya contra los gobernadores árabes en el año 740. La rebelión se extendió también a la provincia de Al-Andalus, donde además de las diferencias sociales y religiosas, había un componente que tenía su origen en el reparto de las tierras conquistadas, donde la aristocracia árabe había obtenido las grandes ciudades visigodas y las fértiles vegas y llanuras fluviales del Guadalquivir, Ebro, Segura y Júcar, mientras que los bereberes obtuvieron aquellas tierras más pobres como las dehesas extremeñas, las campiñas manchegas y leonesas o las zonas montañosas de Galicia.

Los bereberes andalusíes, animados por las victorias en Ifriquiya, se levantaron en armas, venciendo a los árabes y huyendo hacia las tierras del sur, mucho más fértiles, el gobernador o valí de la provincia en aquel momento Al-Qatan, no pudo hacer frente a la rebelión, debiendo pedir ayuda a Damasco.

El califa Hisham envió a los yunds yemeníes (circunscripciones militares) que acabaron con la rebelión en el Magreb y más tarde en Al-Andalus en el año 741.

CONCLUSIONES: La rebelión bereber en Al-Andalus, no sólo deja al descubierto las diferencias, sociales y étnicas de Al-Andalus, y por extensión de todo el mundo islámico. Sino que además ofreció la oportunidad al reino de Astur de consolidarse en el norte de la península Ibérica.

Una de las consecuencias inmediatas de la revuelta bereber, fue el abandono de ciertas tierras bereberes como Galicia, que fue rápidamente aprovechada por Alfonso I, que anexionó el territorio al reino Astur, por otro lado, se conforma un desierto estratégico, conocido como la extremadura del Duero, que será un territorio despoblado, que formará la frontera entre el reino Astur y Al-Andalus, que permitirá consolidar la dinastía asturiana y fortalecer política y territorialmente al pequeño reino cristiano.

Desembarco de Tariq y Batalla de Guadalete. Comentario de Texto Resuelto.

1/30/2017 06:57:00 p. m. 0


"Musa nombró a un liberto suyo, jefe de la vanguardia, llamado Tariq ibn Ziyad, persa de Hamadán -aunque otros dicen que no era liberto suyo, sino de la tribu Sadif-, para que fuese a España con 7.000 muslines, en su mayor parte bereberes y libertos, pues había poquísimos árabes, y pasó en el año 92 (711)[...].

[El rey Rodrigo] estaba ausente de la corte, combatiendo a Pamplona, y desde allí se dirigió hacia el mediodía, cuando ya Tariq había entrado, habiendo reunido contra éste un ejército de cien mil hombres o cosa semejante, según se cuenta. Apenas llegó esto a noticia de Tariq, escribió a Musa, pidiéndole más tropas y dándole parte de que se había hecho dueño de Algeciras [...] pero que el rey de España venía contra él con un ejército que no podía contrarrestar. Musa, que desde la partida de Tariq había mandado construir barcos y tenía ya muchos, le mandó con ellos 5.000 hombres, de suerte que el ejército acaudillado por Tariq llegó a 12.000 [...].

Encontráronse Rodrigo y Tariq, que había permanecido en Algeciras, en un lugar llamado el Lago (de la Janda?), y pelearon encarnizadamente; mas las alas derecha e izquierda, al mando de Sisberto y Obba, hijos de Vitiza, dieron a huir, y aunque el centro resistió algún tanto, al cabo Rodrigo también fue derrotado, y los muslines hicieron una grna matanza en los enemigos. Rodrigo desapareció".

Anónimo. Ajbar Machmúa. (Crónica bereber del siglo XI)

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante un texto de naturaleza historiográfica, ya que es fruto de la investigación histórica. El Ajbar Machmua, es una crónica, anónima que cuenta la historia de Al-Andalus, desde la conquista hasta la fundación del Califato de Córdoba. Se trata de una fuente secundaria, ya que no fue escrita en el momento en el que sucedieron los hechos y suele fecharse a mediados del siglo XI. Su finalidad es didáctica o divulgativa, aunque si bien se aprecia cierta intención propagandística, al señalar que el ejército de Rodrigo tenía cien mil hombres. Está dirigida a un público culto.

Sobre la validez de la fuente, podemos decir, que este tipo de crónicas a menudo tratan de exaltar a ciertos personajes y dar relevancia a ciertos hechos, con cierto ánimo triunfalista. En la Edad Media, la ciencia histórica no seguía los criterios del medio científico y a menudo no se cotejaban o comprobaban las fuentes. En cualquier caso, parece que este texto, exceptuando algunos datos, se ajusta a la realidad histórica.

ANÁLISIS: La idea principal que subyace en el texto es la del desembarco de Tariq en la península Ibérica y la posterior batalla de Guadalete, donde el rey Rodrigo, último rey visigodo murió.

En el primer párrafo hace alusión a Musa, quien era gobernador de la provincia de Ifriquiya, perteneciente al Califato Omeya. Musa es reclamado por los hijos del difunto rey Vitiza, para combatir al nuevo rey Rodrigo elegido por la curia. Los hijos de Vitiza reclaman el trono por derechos hereditarios, a través del conde Julián de Ceuta, piden ayuda a los musulmanes del norte de África gobernados por Musa. En ese momento, Musa, envía a Tariq, un alto militar suyo para ayudar al clan Vitiza, al mando de 7000 hombres. También nos habla del grueso de las tropas, compuestas por muslines (musulmanes) entre los que distingue a bereberes (provenientes del norte de África) y árabes, provenientes de Arabia. El origen de las tropas es relevante, ya que en los inicios del Islam, se creo una sociedad articulada en lo que podríamos denominar castas, siendo los árabes los que consiguieron acceder al poder tanto político como económico, relegando a bereberes y otros clanes a un escalón social más bajo.

En el segundo párrafo hace alusión al último rey visigodo Rodrigo, elegido por la curia y que se encontraba batallando en Pamplona, seguramente contra integrantes del clan de Vitiza, con los que se disputaba el trono. Desde Pamplona Rodrigo se dirigió hacia el sur (mediodía en el texto) con un ejército de cien mil hombres, que podemos decir que es una cifra exagerada, seguramente para exaltar la figura de Tariq y su triunfo sobre Rodrigo, seguramente las tropas serían igualadas e incluso de menor número para los visigodos. En vista, del avance de Rodrigo, Tariq, informó a Musa, quien envió unos 5000 efectivos más, para hacer frente a los visigodos.

En el último párrafo, se habla del enfrentamientamiento, encarnizado entre Tariq y Rodrigo, señala como lugar del enfrentamiento el Lago, la historiografía moderna lo identifica con la Laguna de la Janda, una laguna hoy desecada cerca del río Barbate, otras fuentes indican que la batalla fue en torno al río Guadalete. En cualquier caso, ambas localizaciones, se encuentran en Cádiz, próximas a Algeciras, que fue la primera conquista de Tariq en la península. La batalla tuvo lugar en el año 711, año 92 de la era musulmana. Durante el desarrollo de la batalla habla de la huida del clan Vitiza que luchaban en los flancos, y como finalmente los musulmanes logran resistir la embestida y derrotar a los visigodos. Al final, se nos dice que el rey Rodrigo desapareció, no existen fuentes que demuestren que huyó a otros sitios, por lo que la mayoría de los historiadores lo dan por muerto en la batalla de Guadalete.

COMENTARIO: La conquista de la península Ibérica por los musulmanes tiene su origen por un lado en la guerra civil que se lidiaba en el estado Visigodo, entre los hijos de Witiza y Rodrigo, por el trono. Por otro lado, nos encontramos en el momento de mayor expansión del Califato Omeya.

La entrada en la península de los musulmanes, comienza cuando el clan de Witiza, liderado por Agila II, pretendiente al trono, pide ayuda a los musulmanes del norte de África, a través del conde Julián de Ceuta. Musa ibn Nusayr, gobernador de la provincia de Ifriquiya (hoy Marruecos) envía a su general Tariq al mando de 10.000 hombres, que vencerá a Rodrigo en la Batalla de Guadalete en el 711.

Viendo la facilidad con la que había vencido a Rodrigo, y en medio de una política de expansión territorial del Califato Omeya, Tariq aprovecharía la debilidad del estado visigodo y conquistó ciertas plazas importantes como Córdoba, Orihuela o Toledo. Poco después, en 713, el propio Musa, acudiría a la península con 18.000 hombres y comenzaría la conquista del resto del territorio. En poco tiempo, conquistaría las plazas de Zaragoza, Tarragona, Pamplona o Galicia.

En el 714 se conformaría un emirato, en lo que los musulmanes llamaron Al-Ándalus, gobernado por Abd al-Aziz. La conquista continuaría en los años siguientes, llegando a las tierras de los francos, donde fueron derrotados por Carlos Martel en el 732.

El Emirato de Córdoba, que dependería del Califato de Damasco, se configuró a lo largo de toda la península Ibérica, exceptuando el pequeño reino Astur, en la cordillera cantábrica, y situando su frontera en los pirineos con el Reino de los Francos, que más tarde sería el Imperio Carolingio.

CONCLUSIONES: A partir de la batalla de Guadalete, se inicia un rapidísimo proceso de conquista de la península Ibérica, comenzando un periodo de casi ocho siglo de dominio musulmán. Todavía hoy, mantenemos un importante legado cultural, con innumerables voces árabes en la lengua castellana, así como importantes joyas arquitectónicas, entre las que destacan la Mezquita de Córdoba, la Aljafarería de Zaragoza, la Giralda o el palacio de la Alhambra.

Abd al-Rahman se proclama califa. Comentario de Texto Resuelto.

1/30/2017 12:56:00 p. m. 0
abd al-rahman III
La Civilización del Califato de Córdaba en tiempos de Abd al-Rahman III por Dionisio Baixeras Verdeguer (1885)

"En el nombre de Dios clemente y misericordioso. Bendiga Dios a nuestro honrado Profeta Mahoma.

Los más dignos de reivindicar enteramente su derecho y los más merecedores de completar su fortuna y de revestirse de las mercedes con que Dios Altísimo nos ha favorecido con ello, ha mostrado su preferencia por nosotros, ha elevado nuestra autoridad hasta ese punto, nos ha permitido obtenerlo por nuestro esfuerzo, ha extendido nuestra fama por el mundo, ha ensalzado nuestra autoridad por las tierras, ha hecho que la esperanza de los mundos estuviera pendiente de Nosotros [...]. En consecuencia, hemos decidido que se nos llame con el título de Príncipe de los Creyentes, y que en las cartas, tanto las expidamos como las que recibamos, se nos dé dicho título, puesto que todo el que lo usa, fuera de nosotros, se lo apropia indebidamente, es un intruso en él, y se arroga una denominación que no merece. [...] Ordena, por tanto, al predicador de tu jurisdicción que emplee dicho título, y úsalo tú de ahora en adelante cuando nos escribas".

Crónica anónima de Abd al-Rahman al-Nasir, siglo X.

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante un fragmento de una crónica anónima sobre la autoproclamación de Abd al-Rahman III como Califa de Córdoba. El fragmento en cuestión, tiene una naturaleza jurídica, ya que sería el documento o declaración que legitima a Abd al-Rahman III a ser Califa, por otro lado, el conjunto de la crónica tendría una naturaleza historiográfica, ya que sería fruto de la investigación histórica. Se trata, además de una fuente secundaria, ya que el contenido expuesto sería fruto de una investigación posterior y no formaría parte de los hechos narrados. La finalidad de la obra sería científico y divulgativo, con un carácter público, destinado a una élite culta. En cuanto a la veracidad de los hechos descritos, podemos decir, que la historiografía los admite como ciertos, así como la cercanía temporal a los hechos, recordemos que la crónica está escrita en el siglo X, mismo siglo de la proclamación.

ANÁLISIS: La idea principal que subyace en el texto es la autoproclamación de Abd al-Rahman III como Califa de Córdoba.

El texto comienza con una alusión religiosa, tanto a Dios (Allah) como a su profeta Mahoma, a modo de bendición. En el párrafo siguiente, el autor, probablemente el mismo Abd al-Rahman III, comienza con una declaración en defensa de su autoproclamación de Califa, aludiendo a diversos motivos, pero entre todos destaca una causa providencial, dando a entender que el hecho político de la proclamación del Califato de Córdoba, es obra de su Dios misericordioso, que ha premiado su esfuerzo extendiendo la fama del Califa alrededor del mundo, elevando su autoridad y mostrando preferencia por la región de Al-Ándalus, suponemos, que con respecto a otras regiones orientales del Islam.

Por todo ello, Abd al-Rahman III, se intitula como "Príncipe de los Creyentes", es decir, Califa y pide que en adelante se utilice ese tratamiento en la correspondencia, calificando de intruso a aquellos que utilizan ese título, refiriéndose al Califa abbasida de Bagdad.

COMENTARIO: A comienzos del siglo X, la autoridad política y religiosa dentro del Califato Abbasida, estaba ostentada por el Califa de Bagdad. Desde la aparición del Califato Abbasida en el 750 y exceptuando su época dorada representada por Diafa al-Mansur (754-775), el califato fue sufriendo un deterioro constante.

Las causas de este deterioro fueron tanto políticas como religiosas. En lo referente a la parte política, fueron abundantes la aparición de pequeños emiratos independientes, que si bien reconocían la autoridad religiosa del Califa, actuaban de forma totalmente independiente en lo referente a temas políticas. Estos pequeños emiratos se fueron sucediendo a lo largo de todo el imperio abbasida, desde las aguas del Indo, hasta los confines occidentales representados por Al-Andalus.

En cuanto a las causas religiosas, las diferentes interpretaciones del Corán, habían dividido la fe musulmana en diferentes doctrinas, las principales fueron la sunní, la chií y la jarichí, a la que habría que sumar algunas sectas, provenientes de la doctrina chií, como el ismailismo o los duodecimanos. Muchas de estas doctrinas, solían descalificar, e incluso menoscabar la autoridad del Califa en materia religiosa.

La llegada del siglo X, dio lugar a una enorme crisis interna, provocada por las causas nombradas anteriormente. Las principales consecuencias fueron la división política y religiosa de lo que había sido el gran imperio abbasida. Comienzan a aparecer diversos califatos, que se proclaman independientes tanto del poder político como del poder religioso a lo largo y ancho del territorio abbasida. Entre estos califatos independientes destacó el Califato Fatimí del Cairo fundado en el 909, así como el Califato de Córdoba fundado en el 929, además surgieron otras disidencias como la de los saffaríes o los samánidas en la región de Irán o la dinastía idrisí en el actual Marruecos. El Califato de Bagdad caería en el 945 bajo el control de la familía de los Buyíes, y en 1055 bajo el poder de los turcos selyúcidas, siendo a partir de entonces, un poder político y religioso más nominal que real.

Por otro lado, Al-Andalus vivía una época de pleno esplendor tanto en lo económico, con unas finanzas al alza, en lo político, ya que desde la subida al trono en el 912 Abd al-Rahman no sólo consigue mantener las fronteras con los reinos cristianos del norte, sino acabar con las disidencias internas como la rebelión de Omar ibn Hafsun en Bobastro y la república de Pechina en Almería. Que junto a la debilidad del califato de Bagdad, le lleva a autoproclamarse califa en el año 929.

CONCLUSIONES: A modo de conclusión podemos decir, que la autoproclamación de Abd al-Rahman III como Califa de Córdoba, se debe, por un lado a un momento de esplendor, tanto en lo económico, político, militar y cultural de la región de Al-Ándalus, y por otro a un debilitamiento, debido a las disidencias políticas y religiosas que estaba sufriendo el califato abbasida de Bagdad. Estas circunstancias propiciaron la creación de un estado completamente independiente en el sur de la península Ibérica de religión musulmana.

No obstante, cabe decir que la historia del califato fue corta, siendo desmembrado en el 1031 en una veintena de reinos de Taifas.

La Revuelta del Arrabal. Comentario de Texto Resuelto

1/24/2017 11:02:00 a. m. 0
revuelta del arrabal


En 198 (31 de Agosto de 813) tuvo lugar en Córdoba la revuelta llamada del arrabal [...].

El príncipe omeya reinante Al-Hakam ben Hixam casi no se ocupaba más que en jugar, cazar, beber y otros placeres semejantes y, por otra parte, la ejecución de muchos de los principales habitantes de la ciudad le hicieron odioso a la población, que era injuriada y maltratada por los mercenarios del emir.

El desorden llegó a tal punto que, cuando se convocaba a la plegaria, el pueblo gritaba: "¡Ven a rezar, borracho, ven a rezar!", y cuando alguno lanzaba esta injuria, el resto aplaudía. Entonces, Al-Hakam comenzó a rodear Córdoba con un recinto fortificado, protegido con zanjas: acuarteló la caballería en la puerta de su palacio, donde había siempre tropas armadas, y aumentó el número de sus soldados. Todas estas preocupaciones no hicieron más que acrecentar el odio de la población [...]. Enseguida estableció el impuesto del diezmo sobre las mercaderías, impuesto que habría de cobrarse cada año sin remisión, lo que fue mal visto por el pueblo. Al-Hakam capturó a diez de los principales exaltados y los hizo ejecutar y crucificar, con lo que dio origen a la cólera de las gentes del arrabal. Añádese a todo esto que un mameluco del príncipe llevó su espada a casa de un bruñidor para hacerla limpiar, y como este la remitiera a su dueño más tarde de lo convenido, el mameluco tomó la espada y golpeó con ella al obrero hasta dejarle muerto. Ocurrió esto en Rabadán (abril-mayo del 814) del año referido.

Las gentes del arrabal meridional empuñaron los primeros las armas, y todos los otros arrabales les siguieron. El "chund", los omeyas y los esclavos negros se concentraron en el palacio y Al-Hakam procedió a la repartición de los caballos y de las armas [...].

Se entabló la lucha y fue favorable a las gentes del arrabal, que cercaron el palacio. Entonces Al-Hakam descendió de la terraza donde se encontraba y fue, a caballo y armado, a reanimar el valor de los suyos, que se batieron a su vista con encarnizamiento [...].

Al-Hakam consultó con Abd al-Qarim ben Abd al-Wahid ben Abd al-Mugayth, su último confidente, quien le aconsejó clemencia. Tal fue el partido que tomó el príncipe, a pesar del dictamen contrario emitido por otro, y perdonó a los rebeldes, pero con amenaza de muerte y crucifixión para todos los habitantes del arrabal que no hubiesen partido del arrabal en el plazo de tres días. Los sobrevivientes salieron a escondidas, expuestos a toda clase de penas y humillaciones, llevando lejos de Córdoba a sus mujeres, sus hijos, sus riquezas de más fácil transporte. Los soldados y malhechores estaban en acecho para saquearles y mataban a quienes osaban resistir.

Terminando el plazo de tres días, Al-Hakam [...] hizo destruir el arrabal meridional (de Secunda) [...].

Ben al-Athir. Kamil fi-I-Tarif (La Historia Completa)

CLASIFICACIÓN:  Nos encontramos ante un fragmento de la obra Kamil fi-I-Tarif, que podríamos traducir como "La Historia Completa", escrita por el historiador, seguramente de origen árabe Ben al-Athir, en ella encontramos una historia del mundo desde el inicio hasta el año 1231. Se trata de un texto de naturaleza historiográfica, ya que ha sido escrito a través de la investigación histórica. Se trata además de una fuente secundaria, ya que no participa en los hechos descritos. Tendría una finalidad divulgativa y estaría dirigida a un público culto.

En cuanto a la veracidad de los hechos narrados, podemos decir que se ajustan a los hechos históricos ocurridos en el arrabal de Secunda. No obstante, cabe decir, que la investigación histórica durante la Edad Media, no se ajusta a los criterios del método científico y a menudo podemos encontrar otras intenciones por parte del autor.

ANÁLISIS: La idea principal que subyace en el texto es la revuelta del arrabal de Secunda en Córdoba, que tuvo lugar en el año 818. A pesar de que el primer párrafo de este fragmento lo sitúa en el año 813, la historiografía moderna lo fecha sin duda en el año 818, coincidente con el año 202 de la era musulmana.

En el segundo párrafo, se expresa como el emir Al-Hakam I, profesaba una vida de lujo, alejada de la fe musulmana, y junto a la ejecución de 72 principales de la ciudad en el año 805-806, dio lugar al crecimiento de un odio en la población.

En el tercer párrafo, se narra como la población injuriaba y calumniaba al emir, lo que dio lugar a que éste sacara las tropas y acuartelara la ciudad, a lo que habría que sumar un aumento de la presión fiscal en el arrabal. Todas estas medidas aumentaron el odio de la población hacia el emir. Al final del párrafo describe el hecho que desencadena la revuelta, y es el asesinato de un mercader por parte de un guardia del ejército, debido a una discusión.

En el cuarto y quinto párrafo, el autor nos habla del levantamiento de las poblaciones del arrabal, así como de la organización del "chund" o ejército del emir, para la batalla, siendo esta de un gran encarnecimiento.

En el último párrafo, Al-Hakam I, consulta con uno de sus asesores, Abd al-Qarim, de las debidas a tomar una vez contenida la revuelta. La revuelta se saldó con 300 notables de la ciudad crucificados. Y tras el consejo de Abd al-Qarim, optó por la clemencia, dando un plazo de 3 días para abandonar el arrabal so pena de muerte. Finalizado el plazo Al-Hakam I mandó destruir, quemar y roturar el arrabal de Secunda.

COMENTARIO: La revuelta del arrabal de Secunda debemos entenderla como un conflicto, económico, social y religioso. Quizá el más relevante de estos aspectos fue el religioso que sirvió de catalizador para provocar el odio de la población hacia el emir e impulsar la revuelta.

Durante el emirato, la mayoría de los alfaquíes, a los que podemos denominar como teólogos y juristas del Islam, se habían adherido a la doctrina malikí. El malikísmo se basa en el Corán y la Sunna fundamentalmente como fuente de fe y del derecho. Es por eso, que muchos de los notables de Córdoba, influidos por la doctrina malikí, observaran con malos ojos al emir, que practicaba una vida de lujos y caprichos, y en muchos aspectos alejada de la religión, y mucho más del modo de vida profesado por la ortodoxia malikí. En el 805-806 ya habían sido ajusticiados 72 alfaquíes debido a sus críticas hacia el emir. Lo que había acrecentado el odio de este sector hacia el emir. Desde el sector alfaquí se criticaba duramente al emir y este sentimiento fue extendiéndose poco a poco hacia el resto de la población.

A este factor religioso, habría que sumar otros como el económico. Ya que Al-Hakam, lejos de tomar medidas que dieran lugar a una estabilización de la situación, optó por una política de presión hacia los grupos críticos que vivían en el arrabal de Secunda. Entre estas políticas, cabe citar un aumento de la presión fiscal, que afectaba profundamente a otros sectores de la población, como los mozárabes, que además de pagar la chizya (impuesto personal) y el jarach (impuesto de propiedad) debían hacer frente al diezmo anual. También existía malestar entre la población muladí (cristianos convertidos al Islam) que veían en el pago de este tributo, una discriminación, con los musulmanes no conversos. Estas medidas no hicieron sino aumentar el malestar y el odio de la población hacia el emir.

Por último, cabe citar el factor social, ya que Al-Hakam sometió a la población a una política de injurias y maltratos por parte de la guardia del emir, a lo que habría que sumar el ajusticiamiento a través de la crucifixión de aquellos notables más críticos con el emir en los años anteriores.

Al parecer, el hecho de que un guardia del emir asesinara a un herrero, con la excusa de que no había afilidado bien su espada, desencadenaría una revuelta que comenzando en el arrabal de Secunda, que se encontraba al sur del río, se extendería a toda la ciudad. Tras un enfrentamiento encarnizado, Al-Hakam ordenó la crucifixión de 300 notables de la ciudad, que serían aquellos que habían incitado al levantamiento y decretando un plazo de 3 días para abandonar la ciudad.

CONCLUSIONES: El emirato de Córdoba, fue debilitándose prácticamente desde su nacimiento en el año 714. Son numerosos los conflictos políticos, sociales y religiosos que observamos a lo largo de sus dos siglos de existencia. Entre ellos, cabe citar las incesantes luchas entre los distintos grupos musulmanes (árabes, sirios y bereberes) con crueles guerras como la del año 740. Otros conflictos tienen un carácter más social y religioso, como nos muestra este texto sobre la revuelta del Arrabal de Secunda. Otras tienen un carácter más político como la revuelta de Omar ibn Hafsun en Bobastro (Málaga) contra la autoridad del emir. Esta debilidad, provocó el avance de unos reinos cristianos que cada vez más, constituían una amenaza temible. Exceptuando la época del Califato, Al-Andalus siempre se caracterizó por sus numerosos conflictos, y un poder político cada vez más débil que llevarán irremediablemente a su desaparición.


Ajbar Machmuá. Conquista de Al-Andalus. Comentario de Texto Resuelto.

1/23/2017 07:25:00 p. m. 0

"Infundió Dios el terror en los corazones de los cristianos cuando vieron que Tarik se internaba en el país, habiendo creído que haría lo mismo que Tarif, y huyendo hacia Toledo se encerraron en las ciudades de España. Entonces Julián se acercó a Tarik y le dijo. "Ya has concluido con España: divide ahora tu ejército, al cual servirán de guías estos compañeros míos, y marcha tú hacia Toledo". Dividió, en efecto, su ejército desde Écija y envió a Moguits Ar-Romí, liberto [...] a Córdoba, [...] con 700 caballeros [...]. Mandó otro destacamento a Rayya, otro a Granada, capital de Elvira, y se dirigió él hacia Toledo con el grueso de las tropas.

Moguits caminó hasta llegar a Córdoba y acampó en la alquería de Xecunda, en un bosque de alerces que había entre las alquerías de Xecunda y Tarçail. Desde aquí mandó algunos de sus adalides, quienes cogieron y llevaron a su presencia un pastor que andaba apacentando su ganado en el bosque. Pidiole Moguits noticias de Córdoba, y dijo que la gente principal había marchado a Toledo, dejando en la ciudad al gobernador con 400 defensores y la gente de poca importancia. Después le preguntó por la fortaleza de sus murallas, a lo que contestó que eran bastante fuertes, pero que sobre la puerta de la Estatua, que es la del puente, había una hendidura, que les descubrió. Llegada la noche, se acercó Moguits y favoreciendo Dios su empresa con un fuerte aguacero, mezclado con granizo, pudo con la oscuridad aproximarse al río, cuando los centinelas habían descuidado la guardia por temor al frío y a la lluvia [...].

Montó Moguits a caballo y se colocó delante de la puerta de la Estatua, por la parte de afuera, después de haber dado orden a los que habían entrado de que sorprendiesen la guardia de esta puerta, que es hoy la del puente: en aquel tiempo estaba destruido y no había puente ninguno en Córdoba [...]. Ocupó Moguits el palacio de Córdoba, y al siguiente día salió y cercó al cristiano en la iglesia, escribiendo a Tarik la nueva conquista.

Fueron después a Todmir, cuyo verdadero nombre era Orihuela, y se llamaba Todmir del nombre de su señor, el cual salió al encuentro de los musulmanes con un ejército numeroso, que combatió flojamente, siendo derrotado en campo raso, donde los musulmanes hicieron una matanza tal, que casi los exterminaron. Los pocos que pudieron escapar huyeron a Orihuela, donde no tenían gente de armas ni medio de defensa; más su jefe Todmir, que era hombre experto y de mucho ingenio, al ver que no era posible la resistencia con las pocas tropas que tenía, ordenó que las mujeres dejasen sueltos sus cabellos, les dio cañas y las colocó sobre la muralla de tal forma que pareciesen un ejército, hasta que él ajustase las paces. Salió en seguida a guisa de parlamentario, pidiendo la paz, que le fue otorgada [...]. Después de haber puesto en noticia de Tarik las conquistas alcanzadas y de haber dejado allí algunas tropas [...] marchó el grueso del destacamento hacia Toledo para reunirse con Tarik.

Ajbar Machmua (Crónica bereber anónima del siglo XI)

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante un texto de naturaleza historiográfica, ya que es fruto de la investigación histórica. El Ajbar Machmua, es una crónica, anónima que cuenta la historia de Al-Andalus, desde la conquista hasta la fundación del Califato de Córdoba. Se trata de una fuente secundaria, ya que no fue escrita en el momento en el que sucedieron los hechos y suele fecharse a mediados del siglo XI. Su finalidad es didáctica o divulgativa y está dirigida a un público culto.

Sobre la validez de la fuente, podemos decir, que este tipo de crónicas a menudo tratan de exaltar a ciertos personajes y dar relevancia a ciertos hechos, con cierto ánimo triunfalista. En la Edad Media, la ciencia histórica no seguía los criterios del medio científico y a menudo no se cotejaban o comprobaban las fuentes. En cualquier caso, parece que este texto, se ajusta a la realidad histórica.

ANÁLISIS: La idea principal que aparece en el texto es la conquista de la península Ibérica por Tariq ibn Ziyad. Un general militar del norte de África al servicio del gobernador Musa ibn Nusayr.

En el primer párrafo, se relata el momento, en el que habiendo finalizado la Batalla de Guadalete, en el 711, habiendo sido vencido el último rey visigodo Rodrigo. Julián, el conde de Ceuta, ordena a Tarik, (quien había sido general del gobernador del norte de África, Musa) que divida su ejército y comience la conquista de las principales ciudades visigodas, encomenando al mismo Tarik la conquista de Toledo, la que había sido capital del reino visigodo.

En el segundo y tercer párrafo, se cuenta la conquista de Córdoba, por parte de Moguits, Moguits guiado por el conocimiento de un pastor, idea una estrategia, aprovechando la debilidad de la muralla en la puerta de la Estatua, de la que había sido informado por el pastor.

En el último párrafo, se habla de la conquista de Todmir u Orihuela. Todmir, también Tudmir o Teodomiro que era el gobernador de la provincia de Orihuela. Tras una primera batalla, Teodomiro terminó firmando un pacto de capitulación. Una vez, realizado esta conquista, y dejando destacamentos en los puntos estratégicos, el resto de tropas se sumaron a Tariq que ya había conquistado Toledo.

COMENTARIO: La conquista de la península Ibérica por los musulmanes tiene su origen por un lado en la guerra civil que se lidiaba en el estado Visigodo, entre los hijos de Witiza y Rodrigo, por el trono. Por otro lado, nos encontramos en el momento de mayor expansión del Califato Omeya.

La entrada en la península de los musulmanes, comienza cuando el clan de Witiza, liderado por Agila II, pretendiente al trono, pide ayuda a los musulmanes del norte de África, a través del conde Julián de Ceuta. Musa ibn Nusayr, gobernador de la provincia de Ifriquiya (hoy Marruecos) envía a su general Tariq al mando de 10.000 hombres, que vencerá a Rodrigo en la Batalla de Guadalete en el 711.

Viendo la facilidad con la que había vencido a Rodrigo, y en medio de una política de expansión territorial del Califato Omeya, Tariq aprovecharía la debilidad del estado visigodo y conquistó ciertas plazas importantes como Córdoba, Orihuela o Toledo. Poco después, en 713, el propio Musa, acudiría a la península con 18.000 hombres y comenzaría la conquista del resto del territorio. En poco tiempo, conquistaría las plazas de Zaragoza, Tarragona, Pamplona o Galicia.

En el 714 se conformaría un emirato, en lo que los musulmanes llamaron Al-Ándalus, gobernado por Abd al-Aziz. La conquista continuaría en los años siguientes, llegando a las tierras de los francos, donde fueron derrotados por Carlos Martel en el 732.

El Emirato de Córdoba, que dependería del Califato de Damasco, se configuró a lo largo de toda la península Ibérica, exceptuando el pequeño reino Astur, en la cordillera cantábrica, y situando su frontera en los pirineos con el Reino de los Francos, que más tarde sería el Imperio Carolingio.

CONCLUSIONES: La rapidez con la que sucede el proceso de conquista, se debe al vacío de poder tras la muerte del rey Rodrigo y la debilidad militar de los propios visigodos. La mayoría de las conquistas se realizaron a través de pactos de capitulación (Shul) o juramentos de fidelidad (Ahd) de los gobernantes visigodos hacia los caudillos musulmanes. Así, más que una conquista por las armas, podemos hablar de una adhesión política a un nuevo poder en la península Ibérica.

Edicto de Milán. Comentario de Texto

1/16/2017 01:20:00 p. m. 0
el edicto de milán
El sueño de Constantino. Piero della Francesca (h. 1455) Iglesia San Francisco de Arezzo.
"Habiéndonos reunido felizmente en Milán tanto yo, Constantino Augusto, como yo Licinio Augusto, y habiendo tratado sobre todo lo relativo al bienestar y a la seguridad públicos, juzgamos oportuno regular, en primer lugar, entre los demás asuntos que, según nosotros, beneficiarán a la mayoría, lo relativo a la reverencia debida a la divinidad: a saber, conceder a los cristianos y a todos los demás la facultad de practicar libremente la religión que cada uno desee, con la finalidad de que todo lo que hay de divino en la sede celestial se muestre favorable y propicio tanto a nosotros como a todos los que están bajo nuestra autoridad. Así pues, con criterio sano y recto, hemos creído oportuno tomar la decisión de no rehusar a nadie en absoluto este derecho, bien haya orientado su espíritu a la religión de los cristianos, bien a cualquier otra religión que cada uno crea la más apropiada para sí [...]. Además, hemos dictado en relación con los cristianos la siguiente disposición: los locales en que antes acostumbraban a reunirse [...], si alguien los hubiere adquirido bien comprándolos al Fisco, bien a cualquier otra persona privada, les deben ser restituidos a los cristianos sin reclamar pago o indemnización alguna y dejando de lado cualquier subterfugio o pretexto [...]. Por otra parte, puesto que es sabido que los mismos cristianos poseían no solo los locales en que solían reunirse, sino también otras propiedades que pertenecían a su comunidad en cuanto persona jurídica, es decir, a las iglesias, y no a personas físicas, también estas, sin excepción, quedan incluidas en la disposición anterior [...]."

Edicto de Milán, 313.

CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante un fragmento del Edicto de Milán, también conocido como La Tolerancia del Cristianismo. Se trata de un texto de carácter jurídico, redactado en el 313, sus autores son los Emperadores Constantino en Occidente y Licino en Oriente. . Se trata de una fuente primaria y su finalidad es la de regular el culto religioso, es público y dirigido a todos los ciudadanos del Imperio Romano.

ANÁLISIS: La idea principal que subyace en el texto es la de permitir la tolerancia al culto cristiano. A continuación trataremos de explicar algunos aspectos del texto así como desarrollar sus ideas secundarias.

Al comienzo del texto, aparecen los nombres de Constantino y Licino, que se identifican como autores del mismo. Se trata de los dos emperadores romanos que gobernaban el Imperio Romano, para entender su causa hay que remontarse al año 285 d. C. donde el emperador Diocleciano, crea un sistema colegiado de gobierno llamado tetrarquía, donde existían dos emperadores o augustos, que eran ayudados por dos césares. Esto llevó a una división territorial del Imperio, en Oriente y Occidente, con el fin de facilitar su defensa de los pueblos bárbaros en Occidente y del Imperio Persa en Oriente. Por tanto, Constantino, emperador de Occidente y Licino, emperador de Oriente son los autores de este edicto de carácter jurídico.

En las líneas siguientes, se exponen los motivos de la medida, entre los que se encuentran el bienestar y la seguridad pública, se termina declarando la libertad de culto, haciendo una mención especial a la religión cristiana.

Por último, se dictan unas medidas que afectan especialmente a los cristianos, como son la restitución de sus locales de culto así como todos aquellos bienes que formaran parte de estos, ya hayan sido adquiridos por las autoridades o por persona privadas.

COMENTARIO:  Desde la aparición del cristianismo, siempre fue fruto de la persecución por parte del Imperio, las razones eran que no participaban del culto imperio, no participaban en los actos púbicos, y se veía como una sociedad secreta, de la que a menudo se sospechaba y se recelaba, viéndose como un poder paralelo al Imperio. Ante esta situación, sólo quedaba o tolerarlo o erradicarlo. El Imperio optó por la erradicación del cristianismo en numerosas ocasiones iniciando las conocidas como "persecuciones a los cristianos", siendo la más cruel la llevada a cabo por Diocleciano y Galerio en el 303 d. C. conocida como "la gran persecución". Esta medida contemplaba la demolición de templos cristianos, la quema de biblias, privar a los cristianos de cargos públicos e incluso derechos civiles o hacer sacrificios a los dioses del panteón romano so pena de muerte. La intención era restaurar la unidad Imperial en materia religiosa y social y que la población siguiera venerando a los emperadores romanos, a menudo vinculados a dioses del panteón romano como Júpiter o Marte.

La "gran perscución" no consiguió erradicar el cristianismo, ni tampoco conseguir una unidad Imperial, ya que la realidad era muy diferente, a comienzos del siglo IV a. C. el culto al panteón romano competía, con una variedad de cultos locales, como el de Mitra o Cibeles en Asia Menor, el de Isis en Egipto, a los que debemos sumar la tradición judía y el cristianismo.

Ante esta situación religiosa y la incapacidad para erradicar el cristianismo, los Emperadores no tienen otra opción que tolerarlo. El antecedente del Edicto de Milán, debemos verlo en el Edicto de Tolerancia de Nicomedia promulgado por el Emperador Galerio en el 311, con el que se concedía la indulgencia y se reconocía la existencia legal y libertad para los cristianos.

Existe una leyenda acerca de Constantino, donde estando durmiendo la noche antes de la batalla tuvo un sueño, donde se le apareció la cruz cristiana y el Espíritu Santo le dijo "in hoc signo vince" (con este signo vencerás), y al día siguiente venció en la batalle de Puente Milvio, en 312 d. C. Sería a partir de este momento cuando Constantino se convierte al cristianismo. Un año después, ya como emperador, promulgaría el Edicto de Milán.

CONCLUSIONES: Con el Edicto de Milán en 313 comienza la tolerancia del cristianismo en el Imperio. Las consecuencias inmediatas fue la expansión  de esta religión dentro del Imperio, al tiempo que la Iglesia comenzaba a adquirir más y más poder. La culminación llegó en el año 380 d. C. cuando el emperador Teodosio, con el fin de acabar con la heterodoxia arriana, promulgó un edicto en el que declaraba como religión oficial del Imperio al cristianismo niceno, es decir, lo que hoy conocemos como Iglesia Católica. Además del latín, el derecho o el arte, uno de los legados más importantes del Imperio Romano fue la religión, por lo que Europa seguirá siendo fundamental cristiana durante la Edad Media.

* Para algunos autores, no existió un edicto promulgado en Milán en el 313. Lo que conocemos al respecto se deriva de una carta remitida por el emperador Licinio a sus gobernadores provinciales.