Mostrando entradas con la etiqueta OPO·01·Temario. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta OPO·01·Temario. Mostrar todas las entradas

Tema 72. Cambio social y movimientos alternativos: feminismo, pacifismo y ecologismo. Temario Geografía e Historia.

10/10/2013 11:21:00 p. m. 0


CAMBIO SOCIAL Y MOVIMIENTOS ALTERNATIVOS: FEMINISMO, PACIFISMO Y ECOLOGISMO

INTRODUCCIÓN

El final de la Primera Guerra Mundial supone para la mujer el haber tenido que tomar nuevos papeles sociales, que después no van a querer perder. A partir de aquí la emancipación de la mujer comienza una larga andadura, que aún hoy continúa en los países no desarrollados.

El pacifismo y ecologismo son movimientos descendientes de aquellos de los años 60, muy vinculados con la Nueva Izquierda, que rechazaba los engaños de la sociedad burguesa.

1.- FEMINISMO

1.1 Primera etapa: asociaciones

Con la Revolución Francesa la mujer entra en la escena política de forma activa. Algunas mujeres pretenden alcanzar igualdad de derechos con los hombres y poder agruparse en asociaciones, a lo que se opone la Asamblea Legislativa en 1791. Las mujeres que se atrevieron a manifestar sus derechos acabaron condenadas o en manicomios.

La Revolución Industrial va a traer un cambio en la forma de familia. En los núcleos familiares proletarios trabajan hombres, mujeres y niños. La clase acomodada guardaba a sus esposas e hijas como objetos decorativos.

La confluencia del movimiento de las mujeres de clase media que ven cerrados los caminos hacia la educación y la vida profesional, y el de las mujeres de baja extracción salpicadas del problema de la prostitución y el alcoholismo, dará el movimiento feminista de Inglaterra y Estados Unidos.

En Estados Unidos la mujer estaba privada no solo del voto sino de la educación secundaria, vida profesional o posibilidad de firmar contratos. Primero vinculan su reclamación sufragista a la de los negros, y después de la Guerra de Secesión se organizan en asociaciones. En el último cuarto del XIX consiguen acceder a la educación superior en colegios universitarios femeninos, alcanzando destacados puestos en enseñanza y sanidad.

En Gran Bretaña las mujeres van logrando éxitos parciales hasta que en 1866 Stuart Mill pide el voto para las mujeres en la Cámara de los Comunes. Al ser rechazada su propuesta se forma la primera liga sufragista de mujeres. A partir de 1897 las mujeres dan el salto hacia el activismo.

En Francia el Código Napoleónico considera a la mujer como menor de edad. El movimiento feminista tendrá una marcado carácter social y anticlerical. Van a reivindicar mejoras salariales para la mujer que la aleje de la prostitución y acceso a la educación. En 1878 se escinde el movimiento feminista por la cuestión del sufragio.

En Alemania el pensamiento feminista tiene una base marxista. Los socialistas van a ver el potencial de las mujeres en su lucha social y política. Unen así la lucha del proletariado a la lucha de la mujer.




1.2 Segunda Etapa: el voto femenino

Gran Bretaña. El movimiento se radicaliza al iniciarse el siglo XX. Ante la falta de apoyo del Partido Laborista se dedican a alborotar en mítines y a protagonizar espisodios de desobediencia civil. Con el estallido de la Grag Guerra las mujeres pasan a ocupar los empleos de los hombres. Con la llegada al gobierno de Lloyd George consiguen el voto en 1917 para las mujeres mayores de 30 años. En 1928 se equipara su edad a la de los varones.

Estados Unidos. Las asociaciones discuten entre luchar directamente para conseguir la 190 Enmienda en Washington o ir Estado por Estado. Este segundo camino y los métodos pacíficos convencerán al Presidente Wilson en 1918 que concede el voto a las mujeres.

En Francia hay recelos entre las mujeres burguesas y las proletarias, que desconfían de las primeras y creen más importante la lucha de clases. No conseguirán el voto hasta después de la Segunda Guerra Mundial. En España el feminismo se inicia a fines del XIX con Pardo Bazán y Concepción Arenal. Consiguen el voto en 1932.

1.3 Tercera etapa: liberación de la mujer

Una vez conseguido el derecho al sufragio, el feminismo burgués queda agotado y no continua con sus antiguas reivindicaciones. Hasta los años 60 y en Estados Unidos no vuelven las reivindicaciones. Ahora las protestas están dirigidas hacia la discriminación sutil que se ejerce en los roles sociales, el lenguaje, los anticonceptivos,etc. Piden que se les reserven puestos en la alta dirección, para poder servir de ejemplo alas jóvenes de entonces.

Las Naciones Unidas desde su fundación se comprometió a lucha rpor la igualdad de derechos, pero la condición de la mujer en los países subdesarrollados veinte años después continuaba siendo penosa.

Los países comunistas presentan como un logro la integración de la mujer en las estructuras de poder. En la Unión Sovietica un tercio de los miembros del Soviet Supremo eran mujeres, pero en los órganos de poder real, carecen en absoluto de representación. Su situación no era mucho mejor que en los países capitalistas.

El desarrollo de los métodos anticonceptivos le han dado a la mujer una nueva libertad biológica, y consecuentemente libertad social y sexual. Durante la década de los 60 se producen una serie de nuevos inventos que se aplican a los electrodomésticos. Con ello se consigue limitar el tiempo de trabajo en la casa, y hacerlo más accesible para los hombres. La confluencia de estos dos factores (control de la natalidad y mejora de los electrodomésticos), serán los pilares de la liberación de la mujer en el último cuarto de siglo. En los años 70 muchas mujeres llegan al puesto de jefes de gobierno en sus países.



2.- ECOLOGISMO

El ecologismo nace como respuesta a las agresiones que la sociedad industrial comete contra la naturaleza, y defiende la protección del medio ambiente.

Cuando la burguesía accede al poder de la tierra, millones de hectareas de bosque son arrasadas para ser puestas en producción agrícola. Ante el preocupante estado de cosas en España el gobierno crea el cuerpo de Ingeneiros de Montes en 1854, y en 1877 se promulga una ley de repoblación forestal, y se crea el Patrimonio Forestal del Estado. Pese a todo numerosas especies animales fueron exterminadas.

Las pioneras en la defensa de la naturaleza fueron las sociedades para la defensa de las aves. A partir de los años 60 crecen espectacularmente el número de grupos ecologistas centrando sus protestas en la construcción de autopistas, desecación de humedales y construcción de centrales nucleares.

En 1972 motivado por las pruebas nucleares que querían realizarse en Alaska, se crea Green Peace. Desde entonces esta organización se preocupará del mundo marino y de los grandes conflictos ambientales internacionales.

Las nuevas asociaciones desde los años 70 se van a preocupar más de la contaminación industrial y el deterioro del ambiente humano que de la protección de la naturaleza. Pronto van a separarse dos vías de actuación en el movimiento ecologista:
A Ecologismo político.
A Ecologismo proteccionista, más cercano a las esferas del poder.

A principios de los años 80 se conoce el éxito electoral de los partidos ecologistas en Francia, Alemania y Bélgica. Desde este momento a la vía tradicional de lucha a través del movimiento ciudadano, se une la competencia en el terreno electoral.

3.- PACIFISMO

El pacifismo nace con fuerza después de la Gran Guerra, cuando se toma conciencia de los peligros de la guerra moderna. Surgen por doquier movimentos pacifistas que se niegan a empuñar las armas. Cuando se crea la Sociedad de Naciones por impulso del Presidente Wilson, nace como un organismo internacional de diálogo para evitar la guerra. El proyecto nace ya herido por las ausencias de Estados Unidos, Rusia y Alemania. Además será visto por los países revisionistas como un elemento para mantener el status quo derivado de la Paz de París.

La Sociedad de Naciones tendrá su esplendor en 1925 con los Acuerdos de Locarno y 1927 con el Pacto Briand-Kellog que condena la guerra. Entra en crisis desde 1929 y en especial a partir de 1932 cuando Alemania, Rusia, Italia y Japón se retiran de ella.



Después de la Segunda Guerra Mundial no se somete como en Versalles a Alemania a una paz humillante. En las sucesivas conferencias entre los aliados durante la guerra se habla de una organización internacional. En San Franciso en 1945 se crea la Organización de las Naciones Unidas (ONU) teniendo como objetivos:
- Mantener la paz y seguridad internacional.
- Estimular la cooperación internacional.
- Trabajar por la igualdad y libertad humana.

Pero pronto nacen los dos bloques antagónicos con Estados Unidos y la URSS. La ONU enseguida se muestra inoperante debido a que ambas naciones disponen de veto en el Consejo de Seguridad. Se extienden las alianzas militares y toma auge la carrera de armamentos, sobre todo los nucleras. Los años 60 traen la coexistencia pacífica y la limitación de pruebas nucleares, primero en la atmósfera y luego subterráneas.

En la actualidad la competencia entre países ha dejado de lado las armas y se centra en guerras comerciales, formándose por un lado un bloque europeo (liderado por Alemania), otro bloque norteamericano (Estados Unidos y Canadá) y un tercero de extremo riente (Japón). La defensa de la paz y la seguridad se centra en la cohesión que sigue manifestando el bloque capitalista en su conjunto ante episódicos estallidos de violencia en el mundo. Sin embargo, la respuesta está siempre en relación directa con la importancia económica de la zona en conflicto.

BIBLIOGRAFÍA

EVANS, Las feministas. Los movimientos de emancipación de la mujer en Europa, América y Australia (1840-1920), Madrid, Siglo XXI, 1980.
LEMKOW y BUTTEL, Los movimientos ecologistas, Madrid, 1982.
Las quimeras del orden mundial en Papeles para la Paz, n1 46, 1992.


Tema 71. Revolución científico-técnica en el siglo XX. Temario Geografía e Historia.

10/10/2013 11:20:00 p. m. 0


REVOLUCIÓN CIENTÍFICO-TÉCNICA EN EL SIGLO XX. IMPLICACIONES EN LA SOCIEDAD

INTRODUCCIÓN
Los avances científicos y técnicos del siglo XX han sido posibles gracias al progreso que  ha conocido la raza humana a lo largo de los siglos. Para no remontarnos al paleolítico, podemos partir de los avances que tienen su origen en el siglo XVII, en la llamada Revolución Científica. La famosa querella de Perrault entre antiguos y modernos es suscitada precisamente por la apreciación de que en este siglo no solo se ha recuperado el esplendor de los griegos y romanos antiguos, sino que se les está superando. Ocupan un lugar destacado en esto los métodos y resultados científicos modernos gracias al éxito de Galileo al combinar las funciones de erudito y artesano. A los métodos antiguos de inducción y deducción, Galileo añadió la verificación sistemática a través de experimentos planificados, en los que empleó instrumentos científicos de invención reciente como el telescopio, el microscopio o el termómetro.

La culminación de esos esfuerzos fue la formulación de la ley de la gravitación universal, expuesta en 1687 por el matemático y físico británico Isaac Newton en su obra Principios matemáticos de la filosofía natural. Al mismo tiempo, la invención del cálculo infinitesimal por parte de Newton y del filósofo y matemático alemán Leibniz sentó las bases de la ciencia y las matemáticas actuales

Los descubrimientos científicos de Newton y el sistema filosófico del matemático y filósofo francés Descartes dieron paso a la ciencia materialista del siglo XVIII, que trataba de explicar los procesos vitales a partir de su base físico-química. La confianza en la actitud científica influyó también en las ciencias sociales e inspiró el llamado Siglo de las Luces, que culminó en la Revolución Francesa de 1789. El químico francés Lavoisier publicó el Tratado elemental de química en 1789 e inició así la revolución de la química cuantitativa.

Los avances científicos del siglo XVIII prepararon el camino para el siguiente, llamado a veces “siglo de la correlación” por las amplias generalizaciones que tuvieron lugar en la ciencia. Entre ellas figuran la teoría atómica de la materia postulada por el químico y físico británico John Dalton, las teorías electromagnéticas de Faraday y Maxwell, también británicos, o la ley de la conservación de la energía, enunciada por el físico británico Joule y otros científicos.

La teoría biológica de alcance más global fue la de la evolución, propuesta por Charles Darwin en su libro El origen de las especies, publicado en 1859, que provocó una polémica en la sociedad, no sólo en los ámbitos científicos, tan grande como la obra de Copérnico. Sin embargo, al empezar el siglo XX el concepto de evolución ya se aceptaba de forma generalizada, aunque su mecanismo genético continuó siendo discutido.

Mientras la biología adquiría una base más firme, la física se vio sacudida por las inesperadas consecuencias de la teoría cuántica y la de la relatividad. Antes del trabajo de Planck sobre la radiación del cuerpo negro, se creía que la energía era continua, pero muchos fenómenos resultaban así inexplicables. El propuso la teoría de que la energía se propaga en cantidades discretas llamadas cuantos. Mientras trabajaba en los aspectos matemáticos de los fenómenos de radiación observados, Planck se dio cuenta de que la cuantización de la energía podía explicar el comportamiento de la luz. Sus revolucionarios trabajos sentaron las bases de gran parte de la física moderna. Por otro lado, en los mismos años, Einstein, quizá uno de los mayores científicos de la historia de la humanidad, publica tres artículos que resultan trascendentales para el desarrollo de la física e influyen de forma determinante en el pensamiento occidental en general. Los artículos trataban de la naturaleza de la luz, describían el movimiento molecular e introducían la teoría de la relatividad restringida. Einstein es famoso por replantearse continuamente suposiciones científicas tradicionales y sacar conclusiones sencillas a las que nadie había llegado antes. En 1927 el físico alemán Heisenberg formuló el llamado principio de incertidumbre, que afirma que existen límites a la precisión con que pueden determinarse a escala subatómica las coordenadas de un suceso dado. En otras palabras, el principio afirmaba la imposibilidad de predecir con precisión que una partícula, por ejemplo un electrón, estará en un lugar determinado en un momento determinado y con una velocidad determinada. La mecánica cuántica no opera con datos exactos, sino con deducciones estadísticas relativas a un gran número de sucesos individuales.

Aquí están sentadas ya las bases científicas de lo que será el desarrolló técnico del siglo XX, que va a basarse en la aplicación práctica de todo lo aprendido en los años anteriores.



ENERGÍA Y NUEVOS MATERIALES

Muchos de los pequeños inventos derivados del uso de la energía eléctrica son debidos al inventor norteamericano Edison. En 1880 inventa la bombilla eléctrica. Gracias a ella, desde 1900 en que se electrifican las ciudades, las horas de actividad intelectual y productiva del hombre su multiplican. A partir de este invento se derivan otros como el tubo de rayos catódicos, la máquina de rayos X, la estufa eléctrica, la plancha eléctrica, etcétera.

Para la obtención de la energía eléctrica se emplea al principio la fuerza del agua que discurre por un río, es decir, la hidroelectricidad. Al resultar insuficiente y no encontrarse de forma continua en el espacio, se pasa a generar mediante la combustión de carbón o petróleo, creándose las centrales termoeléctricas clásicas. Después de la Segunda Guerra Mundial, aparece una nueva fuente de energía, la energía nuclear. Prescindiendo de sus usos militares, la energía nuclear presenta la ventaja de ser la forma más barata de producir energía eléctrica en grandes cantidades.

Después de la electricidad la segunda fuente de energía fundamental en el siglo XX es la que tiene su origen en el petróleo. A principios de siglo se comienza a refinar el petróleo para conseguir un derivado: la gasolina. Este será el combustible de los dos grandes inventos en el mundo de los transportes después de la locomotora: el coche y el avión. Paralelamente se van consiguiendo otros derivados como gases butano y propano, alquitrán, plásticos.

Los materiales también conocen unos cambios importantes en el siglo XX. Si el XIX es el siglo del acero, el XX es el siglo del aluminio y el plástico. El plástico, derivado del petróleo, presenta como ventajas el ser maleable, teñible con facilidad y susceptible de distintos grados de dureza (desde la silicona hasta la baquelita). El aluminio sustituye al acero e incluso al cobre, por sus especial resistencia frente a la corrosión, su conductividad y ligereza. Su producción a los largo del primer tercio del siglo XX se multiplicó por cien, y hoy en día se emplea para la construcción de edificios o de vehículos de transporte.

TRANSPORTES

Los avances en los transportes podrían comenzar en 1705 con la máquina de vapor de Newcomen, perfeccionada por Watt en 1765. En 1814 Stephenson construye la primera locomotora. En 1819 el primer buque a vapor. Los siguientes pasos se han dado en el siglo XX, construyendo locomotoras que se mueven con motores diesel y eléctricos. Desde principios de siglo se le dio una utilidad urbana, construyendo las primeras líneas de tren metropolitano (subterráneo). A finales del siglo XX se construyen trenes de alta velocidad, que pese a los enormes costes de infraestructuras, parece ser el medio con más futuro en las distancias medias. En 1819 se construye el primer barco a vapor. Gracias al desarrollo de los barcos de hierro impulsados por vapor primero y luego por motores de explosión, los viajes transatlánticos dejan de ser en una aventura para verse como una forma segura de viajar. Será fundamental para el desarrollo de la emigración extraeuropea desde la segunda mitad del siglo XIX.

En 1865 se inventa en primer motor de explosión, y en 1883 Daimler patenta una máquina para carretera, pero será Benz en 1885 quien construya el primer automóvil. Esto unido al invento en 1888 del neumático hinchable de Dunlop, son las bases de la industria automovilística del siglo XX. La construcción de automóviles resulta casi artesanal hasta que Henry Ford aplica la cadena de montaje a principios de siglo. Poco después se construye el primer motor diesel. Los años 60 traerán el gran auge de la industria automovilística, que pese a las constantes crisis, sigue siendo un sector tecnológico puntero. Ford ya declaró que para las tareas repetitivas en la cadena de montaje deberían de emplearse máquinas. En esta segunda mitad de siglo las factorías de automóviles se han automatizado y robotizado, aumentando su producción pero no su plantilla. El automóvil es el medio idóneo de transporte en las distancias cortas.

En 1903 los hermanos Wright consiguen volar con un aparato dotado de un motor de explosión y una hélice: había nacido el avión. El desarrollo de la aeronáutica es paralelo al de las guerras. La Primera Guerra Mundial ve nacer la aviación militar. Los franceses en 1915 utilizan los aviones para lanzar bombas, naciendo así el bombardero. En respuesta los alemanes dotan a sus aviones de ametralladoras para derribar los bombarderos, es el caza. La Segunda Guerra Mundial trae como avances la construcción de aviones gigantes, de hasta ocho motores, capaces de transportar a 750 paracaidistas con sus pertrechos. Durante la Guerra Fría se desarrollan las turbinas de aire, que pronto serán incorporadas a los aviones comerciales (años 50). En los 60 se introduce la propulsión por ignición de gas, el motor a reacción que permite romper la barrera del sonido. El avión se convierte en el mejor de medio de transporte a larga distancia.

En 1944 los alemanes ponen en funcionamiento los primeros cohetes, destinados a bombardear el sur de Inglaterra y construidos por Von Braun. Después de la Segunda Guerra Mundial, una vez recogidos por norteamericanos y soviéticos los avances tecnológicos alemanes, se comienza la carrera espacial. Está marcada por la rivalidad entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Las URSS lleva ventaja entre 1957 y 1969, en esos años se ponen en órbita satélites alrededor de la tierra y de la luna, se hace el primer alunizaje, se envían hombres al espacio. En 1969 Estados Unidos toma la delantera, llevando el primer hombre a la luna. Los años 70 son la revolución de los satélites, los 80 el transbordador espacial y la Guerra de las Galaxias, los 90 la construcción de la Estación Orbital, proyecto internacional con la participación de norteamericanos, rusos, europeos y japoneses, junto con las misiones no tripuladas a Marte o los grandes telescopios espaciales.

COMUNICACIONES E INFORMACIÓN

Samuel Morse inventa el telégrafo, instalando la primera línea entre Washington y Baltimore en 1843, es el principio de la revolución de las comunicaciones. El siguiente avance llega muchos años más tarde, cuando Edison logra enviar simultáneamente hasta cuatro mensajes a la vez. En el primer cuarto del siglo XX el telégrafo se transmite por ondas, lo que permite un sistema de transmisión universal.

La radio se basa en las teorías sobre emisión y recepción de señales electromagnéticas. El gran inventor es Marconi, quien ya en 1896 consiguió transmitir señales desde una distancia de más de un kilómetro. Al año siguiente transmite señales desde la costa hasta un barco a 29 kilómetros en alta mar. A principios de 1901 consiguió enviar señales a más de 300 kilómetros de distancia, y a finales de ese mismo año transmitió una carta entera de un lado a otro del océano Atlántico. En 1902 ya se enviaban de forma regular mensajes transatlánticos y en 1905 muchos barcos llevaban equipos de radio para comunicarse con emisoras de la costa. La Primera Guerra Mundial supuso un importante auge de la radio como sistema de comunicación en el frente. Es entonces cuando se realizan las primeras emisiones de onda corta. La mayor revolución posterior es el uso de satélites de comunicaciones a partir de los años sesenta. En los noventa se desarrolla la radio por internet.

En 1876 Bell inventa el teléfono, pero no es hasta 1893 con la instalación de la primera centralita automática, que adquiera la debida importancia este invento. Pronto se estandariza una línea de doble cable. En los 80 el avance son las comunicaciones via satélite, y en los 90 la telefonía móvil, la comunicación digital e Internet.



Pese a que se investigó desde 1880 con tubos de rayos catódicos y que ya en 1890 Thomson sienta la teoría de la imagen de barrido, no es hasta 1926 que John Baird presenta la primera pantalla capaz de reproducir con aceptable nitidez los rasgos de un rostro humano. En 1929, en New York, se hace la primera retransmisión de televisión, para apenas una treintena de aparatos. Desde entonces, la escalada de aparatos de recepción, así como la construcción de repetidores, satélites y nuevas cadenas de retransmisión ha crecido exponencialmente, hasta que en los años 60 se estabiliza por auténtica saturación del mercado. La búsqueda de nuevos productos para vender hizo que a partir de los años 60 apareciera el televisor en color, la pantalla de alta definición, etc. La televisión es sin duda, junto con el automóvil, el suceso de mayor impacto social, cultural y lúdico del siglo XX. En el presente se desarrolla la televisión digital.

La construcción de ordenadores es posible gracias a los descubrimientos de físicos y matemáticos en los campos del cálculo y la electrónica. Se consideran varias etapas o generaciones en la historia del computador. En los años 50 los computadores son con cables, válvulas y núcleos de ferrita para la memoria. Eran muy costosos de construir, mantener y programar. Se les llama ordenadores de primera  generación. En los años 60 se sustituyen los cables por placas impresas, las válvulas por transistores y los núcleos de ferrita por biestables. El coste y volumen se reduce a la décima parte. Son los ordenadores de segunda  generación. Los años 70 son la revolución de los semiconductores de silicio, se inventa la microfilmación para grabar circuitos impresos y se crean los chips. Cada componente del ordenador estará en una placa que contendrá los Chips necesarios. Cada chip es capaz de contener hasta 1.000 transistores. De nuevo, la velocidad aumenta, el coste y el volumen de los ordenadores se reduce a una décima parte. Se trata de los ordenadores de tercera generación. Los años 80 suponen el “boom” de los microprocesadores. Las nuevas tecnologías vuelven a reducir el tamaño de los componentes. Los chips son capaces de almacenar 10.000 y hasta 100.000 transistores. En 1982 IBM saca al mercado el primer ordenador personal o PC (Personal Computer), con 8 Megahercios de velocidad. Cada año se va a ir aumentando la velocidad y la capacidad de memoria de una forma espectacular, superando en el año 2002 los 2000 megahercios (2 gigas).

En los años 60 aparecen las primeras redes de ordenadores, que serán de dos tipos: LAN o Red de Área Local y las WAN o Red de Área Extensa. La primera WAN será Arpanet, que conecta los cuatro ordenadores del departamento de defensa norteamericano empleados para el control de armamentos. En los 70 se incorporaron a la red las universidades para que los investigadores ocupados en temas afines pudieran estar en contacto directo de forma rápida. En los 80, con la aparición del ordenador personal, todo tipo de personas tiene acceso a esta red, popularizada con el nombre de Internet. El volumen de información que se mueve por la red se ha aumentado de tal forma, que se han ido sustituyendo las líneas telefónicas convencionales por redes RDSI y ADSL que permiten el tránsito masivo de datos.

MEDICINA Y FARMACOLOGÍA

En 1796 Jenner consigue la vacuna de la viruela, en 1820 se sintetiza la quinina para el tratamiento del paludismo, en 1885 Pasteur descubre la vacuna antirábica. Son avances importantísimos, junto con las mejoras higiénicas. En el siglo XIX la cirugía estaba ya desarrollado salvo en el caso de los transplantes. El éxito de los trasplantes en la segunda mitad del siglo XX se debe, en gran medida, al uso de depresores inmunitarios tales como los corticoides, la radioterapia o la quimioterapia. Destaca también la evolución de la cirugía maxilo-facial y estética. También ha sido fundamental el desarrollo de las pruebas diagnósticas, primero con las radiografías y desde los años 70 las ecografías.

El XX va a ser el siglo de los medicamentos. En los años 20 aparecen los grandes laboratorios farmacéuticos, responsables de la configuración de los medicamentos de hoy en día. Se han logrado los antiinfecciosos y antibióticos, antiinflamatorios, analgésicos, antihistamínicos,... Aún así hay enfermedades que no se han logrado curar mediante la medicina, y son tratadas de forma sintomática (no se curan pero se ocultan sus efectos en el organismo), se retrasa su desarrollo (cáncer), o se mejora la calidad de vida del paciente (SIDA). Hoy el primer puntal de la medicina moderna continúa siendo la prevención.

En el campo de la genética uno de los mayores éxitos es la obtención, en 1965, de la secuencia de aminoácidos de la bacteria Escherichia Colli. Gracias a esto, cuando se encontró la cadena de aminoácidos que contenían la información para la síntesis de la insulina, se insertó esta cadena en el material genético de la bacteria y esta empezó a sintetizar insulina, de forma rápida y barata. El mismo procedimiento se utilizó en 1986 con la hormona de crecimiento, que hasta entonces era muy difícil de conseguir. Otro aspecto de los estudios en genética consiste en la detección en los fetos, mediante abniocentesis, de enfermedades que no se observarían hasta más tarde, tales como el mongolismo, la hemofilia, la inmunodeficiencia, etcétera, y  que de esta forma se pueden atajar o preparar las condiciones necesarias para el parto o su vida futura. Respecto de la ingeniería genética, aunque se utiliza en animales y plantas, existe un rechazo generalizado en su aplicación al género humano, aunque es un tema de polémica constante en los primeros años del siglo XXI.

AGRICULTURA



El siglo XX ha conocido el invento de los tractores y las cosechadores automóviles, que han permitido plantar y cosechar inmensas extensiones de tierra sin incrementar la mano de obra y los costes. La selección de especies animales y la alimentación mediante piensos logran un incremento del número de animales, que se desarrollan en menos tiempo. Las semillas mediante selección genética, logran desarrollar plantas que sean autoinmunes a las plagas o variaciones climáticas. Otros grandes inventos son la congelación de productos agrícolas,  la detección por satélite de los bancos de pesca,...

Gracias a estos avances se ha conseguido que la agricultura ocupe a un porcentaje pequeño de la población activa, pero que su producción sea extraordinariamente superior que en décadas pasadas. En contrapartida ha aumentado más la brecha entre países desarrollados y subdesarrollados.

ETAPAS DE LAS REPERCUSIONES DE LA TECNOLOGÍA EN LA SOCIEDAD

Aunque desde puntos de vista económicos, sociales o culturales, el siglo XX se pueda dividir de distinta manera, desde el punto de vista de la repercusión sobre la sociedad de los avances científico-técnicos tenemos que distinguir cuatro etapas distintas:

De 1900 al 29

Se trata de un período en el cual el progreso no solo se considera como algo exclusivo de la ciencia, sino como un auténtico fenómeno social: las mujeres piden el voto, el obrero un trabajo más digno y mejor remunerado y la sociedad en general una mejora en la calidad de vida. En este sentido son bienvenidos todos los avances tecnológicos que facilitan la consecución de estos fines sociales. La sociedad consumirá con avidez artículos tales como el automóvil, el teléfono, la luz eléctrica o la lavadora. Todo aquello que facilite la vida es progreso. El máximo exponente de esta sociedad está en Estados Unidos, en los "locos años 20".

De 1929 a 1945

En esta etapa se produce el fenómeno inverso al de la etapa anterior. La crisis económica iniciada en 1929 podría haber sido menos grave si los trabajadores pudieran haber encontrado trabajo, pero la automatización de las fábricas e industrias que había permitido el sueño de los años veinte ahora les impedía la incorporación al trabajo. Surge por primera vez el paro como problema social y se culpa de ello al progreso. En este marco, la Segunda Guerra Mundial supone para muchos países salir de esta situación. Alemania pone a punto su industria bélica desde 1934, Estados Unidos desde el 36 e Inglaterra desde el 39. El principio de la guerra surge como una necesidad social, pero la supremacía tecnológica alemana y japonesa la convierte en un infierno. Solo Estados Unidos sale beneficiada de esta contienda: se acaba el paro, se investiga, se desarrolla la industria y la guerra no llega hasta su territorio (salvo el bombardeo de Pearl Harbor en las islas Hawai). Esta etapa termina con las explosiones de la bombas atómicas y el horror que esto supuso. La era atómica se había iniciado de forma dolorosa.

De 1945 a 1973

Pese a lo difícil que resultó la posguerra, en los años 50 las cosas vuelven a su cauce. Se inicia la etapa conocida como consumismo, y el mercado ofrece nuevas tecnologías en forma de productos más interesantes: Los nuevos coches, los electrodomésticos, las comunicaciones, todo está encaminado a que los años 60 vuelvan a ser años de esplendor y felicidad para la sociedad. Solo hay un temor: la guerra atómica, o una hipotética Tercera Guerra Mundial.

La división del mundo en dos bloques y el equilibrio armamentístico nuclear entre ambos bloques hace que muchos gobiernos y particulares se obsesionen. Países como Suecia o Suiza construyen refugios nucleares para la población; y en EEUU, mucha gente construye refugios en los sótanos de sus viviendas. El momento más dramático en este sentido tuvo lugar en 1962 con la crisis de los misiles cubanos.

A partir de 1955 se empiezan a construir las primeras centrales nucleares; pero estas resultan muy caras y para amortizarlas son necesarios muchos años. A esto hay que añadir el rechazo social (nadie quiere tener cerca una central nuclear) y la aparición de los primeros grupos ecologistas que tienen como primer objetivo la lucha contra este tipo de energía. De todos modos, desde 1945 más del 50% de la economía de todos los países gira en torno a una energía cómoda, barata y que produce muchos más productos: el petróleo.

En efecto, gracias al petróleo se obtiene el gas natural (durante las prospecciones), los propanos y butanos, las gasolinas y kerosenos, los plásticos y los asfaltos: todos ellos serán productos de primera necesidad para los países desarrollados. El modesto precio del barril (entre 3 y 5 dólares) es una de las razones de la buena marcha económica de los años 60. Hasta tal punto es así, que algunos países utilizarán el petróleo para producir energía eléctrica.

A partir de 1973

La formación de la O.P.E.P. (Organización de Países Productores de Petróleo) y la consiguiente crisis del petróleo, que conduce a una subida del barril de crudo de 5 a 35 dólares, provoca una situación en los países desarrollados solo comparable a la crisis del 29. Como consecuencia se dispara la inflación, quiebran empresas y surge un imparable aumento del paro. Los grupos ecologistas reaparecen con fuerza. Ya no solo hablan contra la energía nuclear, sino también contra el petróleo, los gastos en armamento o la degradación del medio ambiente.

Surgen teorías catastrofistas sobre el agotamiento de las fuentes de energía no renovables fundamentalmente el petróleo. Un logro de estas teorías es el Informe de 1972 del Club de Roma, en el cual se dice que los recursos del planeta son limitados y que estamos cerca de estos límites. Las primeras teorías hablan de agotarse el petróleo en los años 80 y otras de antes del 2000. Todo esto provoca la reacción de los gobiernos que empiezan a utilizar de manera más racional el petróleo. La mayor utilización de la energía nuclear y la aparición de la energía solar y eólica en los años 80 han hecho que hoy en día solo el transporte utilice los combustibles fósiles; aunque ya se estudia también sus sustitución en este sector.

Aunque en 1985 se considera el final de la crisis del petróleo, la utilización del ordenador y del PC en sectores como banca, comercio, secretariado, agencias; así como la total automatización y robotización de las cadenas de montaje, industrias químicas, alimenticias, de transformación, etcétera, hizo que el paro no se redujera lo suficiente antes de 1992, momento en el que surge una nueva crisis debida a la Unión Europea y los planes de convergencia que arrastrarán también a buena parte de los países desarrollados. La salida de esta crisis en la segunda mitad de los años 90 deja abierto el panorama de una sociedad altamente tecnificada, donde las relaciones humanas se han ido haciendo más escasas, cubriendo su hueco los medios de comunicación de masas.

SOCIEDAD FRENTE A LA TECNOLOGÍA DEL SIGLO XX.

El consumismo

Durante todo el siglo, unas veces más y otras menos, el consumismo ha estado presente en la sociedad. Sin embargo, es a partir de 1950 cuando el consumismo se dispara. Es la mecanización del trabajo la que permite este hecho. Que se pueda realizar más trabajo con menos personal hace aumentar el sueldo del trabajador y disminuir el precio de los productos. Ahora un sueldo es más que las necesidades primarias, y por tanto, se busca en el consumo de otros productos mejorar la calidad de vida. En los años cincuenta este producto es el coche, el cine y la televisión, en los sesenta y setenta los electrodomésticos, en los ochenta las telecomunicaciones y el ordenador, y en los noventa el ordenador portátil y el teléfono móvil. No han sustituido uno productos a otros, si no que se han ido añadiendo.

El consumismo se ha convertido en factor de primera importancia en la economía mundial. El encontrar su equilibrio es una necesidad imperiosa. El aumento del consumismo favorece la investigación y reactiva la economía, a la vez que disminuye el ahorro, endeuda a personas y países y aumenta la inflación. Por contra, la disminución del consumismo retarda la investigación, lo cual provoca disminución del desarrollo tecnológico, de las ventas de productos y aumento del paro.

Un efecto negativo del consumismo sobre la sociedad es lo que en los países de habla inglesa denominan "rat race" (carrera de ratas). Esta consiste en la competencia entre las empresas y las personas por producir más, ganar más dinero, vender más productos, subir a los puestos directivos de las empresas, etc. Se acuñan en los años 70 el término "ejecutivo" y el los 80 el de "yuppie" para hacer referencia al directivo de empresa siempre obsesionado con la producción y ventas del negocio, así como de sus constante ascenso. En los años 90 esta imagen empieza a decaer, en aras de una mejora en la calidad de vida.

Los movimientos antiprogreso

Dos son los principales movimientos que han luchado contra el progreso o contra el progreso irracional: los movimientos que buscan la libertad social y los grupos ecologistas.

A finales de los 60 se producen varios hechos (revolución estudiantil, la invasión de Checoslovaquia, la revolución de los claveles,...) que provocan movimientos que buscan la libertad social como una lucha contra la sociedad capitalista y consumista. Por ello, desde el principio, señalan el progreso científico-técnico como factor desencadenante de todos los males de la sociedad. Todas las corrientes que son antagonistas con esta sociedad tiene cabida en estos movimientos: desde la canción protesta o la ropa y aspecto informal, hasta el consumo de drogas. En los años 70 desaparecen estos movimientos por el desencanto de sus ideales, la absorción por parte de la sociedad de algunas de sus ideas y la caída del consumismo a partir de 1973.

La denuncia básica de los grupos ecologistas es “el progreso no debe dañar la naturaleza". Esto ha tenido eco en la sociedad y gobiernos actuales. Muestras de ello son la disminución de la contaminación de las fábricas, la gasolina sin plomo, la disminución en el uso de sulfatos, los reciclados de papel, vidrios y metales, la lucha contra la desertización, etc. Además, todos los países desarrollados tienen ministerios que se ocupan del medio ambiente y que contienen muchas de las ideas planteadas por los grupos ecologistas. De hecho, el nuevo ecologismo, en vez de luchar contra el progreso, ha impulsado la investigación y el desarrollo de una tecnología capaz de resolver y prevenir los desastres ecológicos que se anunciaban.

Países ricos y países pobres

En este siglo, más que en ningún otro, la tecnología ha marcado la diferencia entre los países. Los países ricos son los que tienen la tecnología y los países pobres los que no la tienen. El mayor aumento de la riqueza de los países desarrollados ha ido en merma de los países subdesarrollados, que son vistos como mercado. Un ejemplo de esto son los préstamos que ofrecen los países ricos a los pobres para que los pobres compren los productos que les venden los ricos, llegándose al caso de que algunos países pobres apenas pueden pagar, siquiera, los intereses de las deudas contraídas, como sucede en Iberoamérica. 

Sin embargo, en los años 70 muchas empresas de tecnología empiezan a establecerse en países subdesarrollados para beneficiarse de una mano de obra más barata. Esto ha contribuido a una mejora en la vida de algunas zonas, tales como el Sureste Asiático. Y en los años 80 ocurre otro tanto con las empresas textiles europeas que se trasladan al norte de África. En los 90 salen industrias de Europa occidental que se instalan en la oriental.

1.      Liberación de la mujer


Gracias al invento de los distintos electrodomésticos han hecho que las tareas del hogar se conviertan en algunas ocasiones en mera anécdota, poniendo al alcance de todos los miembros de la unidad familiar el trabajo doméstico. Unimos a esto el control de la natalidad que permite a la mujer regular el número de hijos que puede tener. En tercer lugar, la mayoría de los trabajos no exigen una importante actividad física, siendo posible que los realicen tanto hombres como mujeres. Todo esto se traduce en que la mujer, encerrada antes en la casa por la división sexual del trabajo, puede salir fuera de ella para ocupar los mismos puestos de trabajo que el hombre. Los cambios de mentalidad y la igualación legal de hombres y mujeres supone que el siglo XX es el momento de la historia en el que hombres y mujeres se encuentran en un mayor nivel de igualdad.

Conquista del ocio

La introducción de las máquinas en el ámbito laboral con la consiguiente reducción de horas de trabajo y aumento de tiempo libre, las mejoras en los transportes y la mejora en las rentas por la creciente especialización laboral, supone en este siglo un desarrollo masivo de las actividades de ocio, turísticas y lúdicas.

Los problemas de la sociedad actual

Los problemas que tiene la sociedad actual y cuyo origen arranca del desarrollo tecnológicos son básicamente dos: el paro y la droga.

El paro viene provocado por muchos factores: la automatización del trabajo, la incorporación de la mujer al trabajo, el aumento de la esperanza y la calidad de vida, etc. Todos estos factores han sido desencadenados por el avance tecnológico y queda para el futuro su solución.

La droga surge en occidente a raíz de la Guerra de Vietnam. Durante esta guerra, muchos soldados americanos, para hacer frente a la brutal realidad de la guerra, se hacen adictos a las drogas que en estos países se venían usando desde hacía siglos. Una vez terminada la guerra se forman las primeras redes de narcotráfico entre el Sudeste Asiático y Estados Unidos. Pronto se incorporan como países consumidores todos los países occidentales y como países productores los de Sudamérica. Aunque en un principio el mundo de la droga está vinculado con situaciones de marginación social, los años ochenta y noventa conocen el auge en capas sociales acomodadas, donde la cocaína y las drogas de diseño tienen una amplia difusión.

Las mejoras higiénico-sanitarias y alimenticias que han reducido de forma drástica las tasas de mortalidad, han supuesto un crecimiento espectacular de la población llamado revolución demográfica. Este crecimiento acompañado de desarrollo económico resulta rentable para una economía industrial. En los países subdesarollados han sido un lastre más en sus intentos de desarrollo.

Las relaciones sociales se han ido alejando y haciendo impersonales, los criterios morales y éticos han sufrido un proceso de relativización. La cultura ha ido degenerando hacia subculturas y culturas de masas. El hombre se ha vuelto dependiente de multitud de factores que alteran su vida y algunos la ordenan. El peligro que se corre con la informatización es haber creado la venda de los incompetentes. Se acusa a las máquinas de las cosas que hacen mal, cuando el responsable es el hombre incapaz de comprender y manejar dicha máquina.

BIBLIOGRAFÍA

ORDÓÑEZ, J., et.al., Difusión del conocimiento científico, Madrid, CSIC, 1992.
PAGELS, H., La búsqueda del principio del tiempo, Barcelona, Antoni Bosch, 1988.
SCHNEIDER, H. y L., Diccionario de la ciencia para todos, Madrid, Alianza Editorial, 1994.