Mostrando entradas con la etiqueta Prehistórico. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Prehistórico. Mostrar todas las entradas

Comentario Cueva la Araña. Bicorp. Valencia. Pintura Levantina

2

Cueva de la Araña. Bicorp. Valencia

IDENTIFICACIÓN: Nos encontramos ante un mural anónimo, datado entre el 9000 a. C. y el 6000 a. C. Se encuentra en una cueva conocida como de la "Araña" en Bicorp, provincia de Valencia. La cueva fue descubierta por Jaime Porch y Gari en los años 20 del siglo XX. En 1998 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, junto con varios yacimientos.

DESCRIPCIÓN: Se trata de un mural pintado sobre la roca de un abrigo en la montaña. Podríamos decir que se trata de una escena costumbrista, donde aparece la figura, seguramente, de un hombre, aunque costaría definir su sexo, escalando un árbol o quizá trepando por una liana, para recolectar miel de un enjambre, el hombre porta un utensilio para recoger la miel y alrededor aparecen varias abejas. Llama la atención como el artista utiliza un vacío de la roca donde supuestamente se halla escondido el panel.

Para su utilización se utiliza una técnica sencilla, de pintura monocromática, en color rojo, seguramente obtenido a partir de óxido de hierro o manganeso, mezclada con grasa animal o resinas vegetales que actuarían como aglutinantes, para después aplicarse con rudimentarios pinceles realizados con cerdas de animales.



ANÁLISIS FORMAL: En su aspecto normal vemos que se trata de una escena figurativa de tipo costumbrista, pero lejos de la pintura franco-cantábrica, el artista se aleja de todo naturalismo, para en un ejercicio de abstracción, simplificar las formas a lo esencial, aunque siempre reconocibles. Los rasgos anatómicos del hombre son básicos, así como los de los insectos, y las lianas, la mayor simplificación se da en un hueco abierto en la roca, donde supuestamente se encontraría la colmena o enjambre, no llegando a utilizar ningún tipo de pigmento lo que demuestra el ingenio del artista.

En cuanto a la composición es bastante sencilla, parece que el artista compone la escena partiendo del agujero en la roca donde estaría el enjambre disponiendo el resto de elementos a su alrededor, no se aprecia simetría en la composición, pero el uso de las largas líneas de lo que suponemos son lianas y la postura forzada del hombre sugieren cierta inestabilidad. Tampoco apreciamos uso alguno de la perspectiva, así, la escena se desarrolla en un espacio plano.

El uso del color es bastante sencillo, totalmente monocromo y con predominio sobre una línea inexistente, ni siquiera en los contornos. El ejercicio de simplificación o abstracción también llega, como vemos al uso del color.

Especial atención merece la figura humana, donde se ha reducido sus formas a las más básicas, es decir, cabeza, tronco y extremidades, donde ni siquiera podemos apreciar manos o pies. Tampoco distinguimos el sexo, ni ningún tipo de adorno, o vestido, a excepción del utensilio que utilizará para recoger la miel. Lo más destacado es el uso de un canon alargado que estiliza bastante la figura, aunque no apreciamos ni las formas sinuosas ni la gracilidad de otras pinturas mesolíticas, más bien, la figura adopta un postura tensa, que ayuda a dar más fuerza a la escena.

ESTILO: Todos los rasgos formales que apreciamos en la imagen, desde el uso del monocromatismo, la aparición de la figura humana, la narración de escenas de la vida cotidiana y la estilización o uso de un canon alargado, nos lleva a concluir que se trata de una pintura rupestre, que ubicaremos dentro del estilo de Pintura Levantina, que se dio durante el Mesolítico, entre el 9000 a. C. y el 4000 a. C.





FUNCIÓN Y SIGNIFICADO: A diferencia de las pintura franco-cantábricas, parece que detrás de estas pinturas no se encuentra ninguna función o significado mágico-religioso, más bien responden a una necesidad de narrar historias de la vida cotidiana, y puede que de trascender a las generaciones futuras. No obstante, si parece que los abrigos fueron lugares de culto durante muchos años, incluso puede que en época de las colonizaciones griega y fenicia.


COMENTARIO: La Pintura Levantina, a pesar de su nombre, se extiende en un amplio marco geográfico desde Escandinavia hasta el Norte de África. Hacia el 9000 a. C. finaliza la glaciación Würm, dando comienzo al Mesolítico, una etapa de transición entre el Paleolítico y el Neolítico que se caracteriza, por el uso de nuevas herramientas, nuevas formas de asentamiento, y sobre todo, una nueva relación con la naturaleza, que se aleja de la hostilidad de la glaciación, y tiene su reflejo en este tipo de pinturas, donde el ser humano comienza a ser protagonista, quizá desde una conciencia de dominio de ciertos aspectos de la naturaleza. Así, los artistas comienzan a reflejar su modo de vida, bien sea con escenas de caza, combates, desfiles o danzas, sin mayor significado simbólico, sino quizás, sólo como una forma de trascender a las generaciones futuras. La Pintura Levantina, hoy declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, parece heredar ciertas técnicas pictóricas del Paleolítico como el uso de los pigmentos y su forma de aplicación bien sea con los dedos o con rudimentarios pinceles de cerdas de animal, sin embargo, su estilo es totalmente distinto, dinámico, sinuoso, grácil, estilizado que parece no tener continuidad, aunque pudiera influir en la Pintura Esquemática Levantina que tuvo lugar en el II y I Milenio a. C.

Comentario Cueva de los Caballos. Valltorta. Castellón

0

Cueva de los Caballos Valltorta Castellón

IDENTIFICACIÓN: Nos encontramos ante un mural anónimo, datado hacia el 7.000 a. C. en la conocida como Cueva de los Caballos ubicada en Valltorta provincia de Castellón.

DESCRIPCIÓN: Se trata de un mural pintado sobre la roca de la cueva, en el que aparece una escena figurativa de caza. Para su realización, debido al color rojizo que predomina en la composición, es posible que el artista utilizara óxido de hierro o manganeso como pigmento, que sería mezclado con grasa animal o tal vez con resinas vegetales a modo de aglutinante. El resultado sería un pigmento pastoso parecido al óleo. Su aplicación se realizaría bien utilizando los dedos, o lo que parece más probable, con rudimentarios pinceles realizados con cerdas de animales, con los que sería posible elaborar los finos trazos de las extremidades tanto de animales como de hombres.



ANÁLISIS FORMAL: Vemos como el aspecto formal, el artista olvida toda visión naturalista, más propia del arte anterior, para desarrollar una cierta abstracción, reduciendo las figuras a sus rasgos anatómicos básicos y esenciales para su identificación. Se adelanta a la pintura esquemática que se desarrollará en el II Milenio a. C. durante la Edad de los Metales.

Podemos observar que la composición no parece seguir un orden preestablecido, sin embargo observamos cierto ritmo en la disposición tanto de figuras humanas como de animales, que parece responder a la intención del artista. Podemos observar, también,  cierta simetría en la disposición de los hombres frente a los animales a los que van a disparar.

Se adivina también un uso de la perspectiva muy rudimentario, utilizando cierta línea de fuga que iría desde el extremo inferior izquierdo hasta el extremo superior derecho que nos sugiere cierta profundidad en el espacio, y a través de la que se disponen las diferentes figuras.

En cuanto al uso del color, vemos claramente como éste predomina sobre la línea, inexistente incluso en los contornos y un dominio claro del monocromatismo. Para crear cierta ilusión de volumen se utiliza la conocida como "perspectiva torcida" que se expresa mediante la visualización de los pares de patas y astas, sobre todo visible en la composición de los animales, no así en las figuras humanas que parecen excesivamente esquematizadas.

Especial atención merece la figura humana, en la que en ningún momento trata de individualizarse, no apareciendo ningún rasgo distintivo, ni personal ni jerárquico, tampoco aparecen ornamentos, ni adornos, lo que destaca, sin duda, es la utilización de un canon alargado que las estiliza muchísimo y la utilización de formas sinuosas que los dotan de gracilidad, dinamismo y movimiento.

ESTILO: Para ubicar esta pintura en un estilo dentro del Arte Prehistórico, nos basaremos en la aparición de la figura humana en primer lugar, así como en la utilización de un canon alargado para su representación, lo que nos aporta datos suficientes para ubicarla dentro del estilo conocido como "Pintura Levantina" y que se desarrolló entre el 9000 y el 4000 a. C. en la época conocida como Mesolítico.




FUNCIÓN Y SIGNIFICADO: Según los diversos autores, estas pinturas carecen de un significado mágico o religioso como sí tuvieron las Pinturas Cantábricas, más bien parecen escenas de la vida cotidiana, aunque si parece que hubo una intención de constancia o trascendencia a generaciones futuras y es posible que los abrigos en los que se encuentran fueran lugares sagrados, donde se practicaran rituales religiosos durante años. Entre las pinturas encontradas existen infinidad de escenas que carecen de conexión, pueden tratarse de danzas rituales como en Cogull (Lérida), recolección de frutas como en Bicorp (Valencia) o esta misma.

COMENTARIO: La Pintura Levantina, a pesar de su nombre, se extiende en un amplio marco geográfico desde Escandinavia hasta el Norte de África. Hacia el 9000 a. C. finaliza la glaciación Würm, dando comienzo al Mesolítico, una etapa de transición entre el Paleolítico y el Neolítico que se caracteriza, por el uso de nuevas herramientas, nuevas formas de asentamiento, y sobre todo, una nueva relación con la naturaleza, que se aleja de la hostilidad de la glaciación, y tiene su reflejo en este tipo de pinturas, donde el ser humano comienza a ser protagonista, quizá desde una conciencia de dominio de ciertos aspectos de la naturaleza. Así, los artistas comienzan a reflejar su modo de vida, bien sea con escenas de caza, combates, desfiles o danzas, sin mayor significado simbólico, sino quizás, sólo como una forma de trascender a las generaciones futuras. La Pintura Levantina, hoy declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, parece heredar ciertas técnicas pictóricas del Paleolítico como el uso de los pigmentos y su forma de aplicación bien sea con los dedos o con rudimentarios pinceles de cerdas de animal, sin embargo, su estilo es totalmente distinto, dinámico, sinuoso, grácil, estilizado que parece no tener continuidad más allá del 4000 a. C. cuando comienzan a darse los primeros asentamientos Neolíticos.

Comentario Pintura Roca de los Moros en Cogull. Pintura Levantina

0
Pintura Roca de los Moros. Cogull


IDENTIFICACIÓN: Nos encontramos ante un mural anónimo, datado hacia el 6500-5000 a. C. en la Cueva de los Moros, en Cogull, provincia de Lérida.

DESCRIPCIÓN: Se trata de un mural, pintado sobre la roca de un abrigo de montaña, en el se muestra una escena figurativa, compuesta tanto por animales como por seres humanos, puede que se trate de un una danza ritual. El artista o los artistas utilizarían pigmentos obtenidos de óxido de hierro y manganeso para los tonos rojos, y seguramente carbón vegetal para los tonos negros, estos pigmentos se mezclarían con grasa animal o resinas que actuarían como aglutinante, dando lugar a una materia pictórica parecida al óleo y que sería aplicada con rudimentarios pinceles realizados con cerdas de animales.



ANÁLISIS FORMAL: Podemos observar que la composición no parece seguir ningún orden, tampoco se observan el empleo de simetría de ningún otro aspecto complejo, más bien parece retratar una escena en un tono más bien naturalista, los elementos se disponen de forma abierta mostrando grandes dosis de dinamismo.

El empleo de la perspectiva es muy rudimentario, alejado de las perspectivas axionométricas, si parece que hubo un intento de crear cierto espacio, a través del empleo de una línea de fuga, que iría desde el ángulo inferior izquierdo, hacia el ángulo superior derecho, a través de la que se disponen las distintas figuras tanto animales como humanas, creando cierta ilusión de profundidad.

Se observa un predominio del color sobre la línea, las figuras no aparecen contorneadas, los colores no se matizan, sino que son planos, en el caso de los animales, podemos decir que son unas pinturas casi monócromas con una reducida gama de colores. El volumen se crea aplicando la conocida como "perspectiva torcida" que consiste en representar los dos pares de patas y de la astas visibles.

En el aspecto formal, se olvida la captación naturalista propia de las pinturas cantábricas paleolíticas, para desarrollar una concepción más esquemática, se suelen reducir bastante los rasgos anatómicos, dibujando sólo lo esencial para su identificación, y que nos adelantan lo que será la pintura esquemática que se desarrollará en el II Milenio a. C., en la Edad de los Metales.

En cuanto al tratamiento de la figura humana, observamos que no se trata en ningún momento de individualizar a los personajes, se presentan con cierta estilización, utilizando unos cánones muy alargados, y sugiriendo a través de sus formas sinuosas cierto movimiento que nos lleva a pensar en una danza. A pesar de la simpleza de la caracterización de las mujeres, el artista, se pone énfasis en destacar ciertos aspectos estéticos como las faldas, la longitud del pelo y algún que otro adorno.

Además en la parte superior derecha, se observan ciertos símbolos, aún hoy sin descifrar, que se conocen con el nombre de "tectiformes" o también como "ideogramas" que puede que representan algún concepto abstracto, y no tangible.





ESTILO: La aparición de la figura humana, así como el uso de un canon estilizado para su representación, la pintura, de carácter narrativo, nos sugieren que nos encontramos ante una obra que podemos enmarcar en el estilo de Pintura Levantina, que se ubicaremos en el periodo del Mesolítico, lo que supone la transición del Paleolítico al Neolítico.

FUNCIÓN Y SIGNIFICADO: Poco podemos decir, de la función o el significado de estas pinturas, en cualquier caso, fueron pintadas y repintadas durante años, lo que sugiere que el lugar tuvo cierto carácter sagrado, quizá hasta la Romanización de la Península Ibérica. Durante el Mesolítico se abandona el sentido mágico, para tratar asuntos de carácter narrativo, que cuentan la vida de la tribu, de ahí la aparición de grupos humanos, se suelen representar escenas de cacería, desfiles, luchas o como en este caso una danza ritual.

COMENTARIO: La Pintura Levantina, a pesar de su nombre, se extiende en un amplio marco geográfico desde Escandinavia hasta el Norte de África. Hacia el 9000 a. C. finaliza la glaciación Würm, dando comienzo al Mesolítico, una etapa de transición entre el Paleolítico y el Neolítico que se caracteriza, por el uso de nuevas herramientas, nuevas formas de asentamiento, y sobre todo, una nueva relación con la naturaleza, que se aleja de la hostilidad de la glaciación, y tiene su reflejo en este tipo de pinturas, donde el ser humano comienza a ser protagonista, quizá desde una conciencia donde el hombre comienza a dominar ciertos aspectos de la naturaleza. Los artistas comienzan a reflejar su modo de vida, bien sea con escenas de caza, combates, desfiles o danzas. La Pintura Levantina, hoy declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, parece heredar ciertas técnicas pictóricas del Paleolítico como el uso de los pigmentos y su forma de aplicación bien sea con los dedos o con rudimentarios pinceles de cerdas de animal, sin embargo, su estilo es totalmente distinto, dinámico, sinuoso, grácil, estilizado que parece no tener continuidad más allá del 4000 a. C. cuando comienzan a darse los primeros asentamientos Neolíticos.

Comentario Venus de Laussel o "Dama del Cuerno"

0
Venus de Laussel
Venus de Laussel
DESCRIPCIÓN: Nos encontramos ante una imagen de la Venus de Laussel, también conocida como la "Dama del Cuerno", descubierta en 1909 por el Doctor Lalanne, la podemos incluir en la categoría de Arte Mobiliar, y está datada hacia el 25.000 a. C. dentro del periodo Auriñaciense en el Paleolítico Superior. 



ASPECTOS MATERIALES Y TÉCNICOS: Nos encontramos ante una talla en piedra caliza, se trata de un hueco relieve, es una ejemplo único dentro de las Venus Paleolíticas por tratarse de un relieve, siendo el resto esculturas de bulto redondo. Aunque de forma tosca, si aprecia cierto empleo de abrasivos para pulir el cuerpo, no así la parte de la cabeza que parece, sin tratar. 

ASPECTOS FORMALES: El tema es el desnudo femenino y se enmarca dentro del conjunto de las Venus, el tema más interesante dentro del Arte Mobiliar, estas Venus se encuentran por toda Europa y aparecen desligadas del Arte Rupestre o Parietal. Como apreciamos en la imagen, se trata de una escultura en actitud sedente y de cuerpo entero. En su composición se opta por una estructura anatómica cerrada, aunque mucho más abierta que en las esculturas de bulto redondo al liberar el brazo derecho de la composición, que se levanta sosteniendo un cuerno en su mano. Se sigue la ley de la simetría, muy propia del arte primitivo, a excepción del brazo mencionado y el giro de la cabeza que parece mirar hacia el cuerno. Una de las características comunes, en todas estas Venus, es la hipertrofia de los rasgos femeninos, tales como el sexo, los senos, los glúteos y las caderas, esta hipertrofia, también conocida como "esteatopigia". Es destacable cierto grado de abstracción por parte del artista, centrándose en lo esencialmente femenino, obviando lo demás y alejándose del naturalismo, más típico en el Arte Rupestre, así, la Venus se representa sin ningún rasgo facial. 

FUNCIÓN Y SIGNIFICADO: Aún sin conocer con precisión la función y significado de estas esculturas, lo más aceptado entre los prehistoriadores es que se trate de objetos con cierto carácter simbólico o de talismanes. En el caso de las Venus se trataría, de objetos que propiciarían cierta magia de la fertilidad, que favorecería la concepción y la procreación humana.

COMENTARIO: Desde los albores de la humanidad, parece que hubo una necesidad inherente a la condición de humana de expresarse por medio del arte. Durante el Paleolítico son muchas las muestras artísticas como las aparecidas en las pinturas rupestres, como las de Altamira o Lascaux, como exponentes de la pintura, así como todo el Arte Mobiliar en la escultura. El arte, no sólo sería capaz de expresar los sentimientos o el modo de vida de estas personas, además de representar una intención de trascendencia, sino que aparecen ligados a ciertos ritos o magias propiciatorias, relacionadas con la caza, o en este caso con la fertilidad o la reproducción. En este periodo, en plena glaciación Würm, la caza y la reproducción constituían dos factores claves para garantizar la supervivencia de los grupos humanos, esta Venus de Lespugue representa esas inquietudes que como hemos visto se han manifestado, a través de los hallazagos arqueológicos a través de miles de kilómetros por toda Europa, como la Venus de Willendorf en Austria, Venus de Lespugue en Francia, entendiendo que se trata de ritos comunes a todos los grupos humanos del Gravetiense. Debemos destacar la importancia del hallazgo, que se desliga del resto de Venus por su originalidad, al tratarse de un relieve y no de una escultura de bulto redondo, lo que la convierte en el primer relieve de la Historia del Arte.

Comentario Venus de Dolní Vestoniche

0

Venus de La Colombière


DESCRIPCIÓN: Nos encontramos ante una imagen de la Venus conocida como Dolní Vestoniche, encontrada en la actual República Checa y pertenece a la categoría de Arte Mobiliar, se data alrededor del 22.000 a. C., dentro del periodo Auriñaciense, en el Paleolítico Superior.


ASPECTOS MATERIALES Y TÉCNICOS: Se trata de una talla de bulto redondo tallada en terracota, de una altura de unos 11 centímetros y es posible que después de su talla se utilizara algún abrasivo para pulir la estatuilla. Se aprecia una gran habilidad en la talla de los volúmenes y la talla de formas convexas, lo que otorga blandura y una fuerza expresiva sorprendente. Podemos apreciar cierta estilización, por su altura que contrasta con lo abultado de sus glúteos y caderas transmitiendo cierta sensación de inestabilidad. Es posible que debido a la fragilidad del material, las piernas, que también fueron talladas, se hubiesen perdido, en transporte o accidente.

ASPECTOS FORMALES: El tema es el desnudo femenino y se enmarca dentro del conjunto de las Venus, el tema más interesante dentro del Arte Mobiliar, estas Venus se encuentran por toda Europa y aparecen desligadas del Arte Rupestre o Parietal. En su composición se opta por una estructura anatómica cerrada, y se sigue la ley de la simetría, muy propia del arte primitivo. Una de las características comunes, en todas estas Venus, es la hipertrofia de los rasgos femeninos, tales como el sexo, los senos, los glúteos y las caderas, esta hipertrofia, también conocida como "esteatopigia". Es destacable cierto grado de abstracción por parte del artista, centrándose en lo esencialmente femenino, obviando lo demás y alejándose del naturalismo, más típico en el Arte Rupestre, así, la Venus se representa sin ningún rasgo facial. Como contraste con otras Venus del periodo, contrasta la talla del peinado, que también encontramos en la Venus de Willendorf, pero sobre todo del vestido y adorno, aunque de forma muy tosca como se observa en la alrededor del cuello.




FUNCIÓN Y SIGNIFICADO: Aún sin conocer con precisión la función y significado de estas esculturas, lo más aceptado entre los prehistoriadores es que se trate de objetos con cierto carácter simbólico o de talismanes. En el caso de las Venus se trataría, de objetos que propiciarían cierta magia de la fertilidad, que favorecería la concepción y la procreación humana.

COMENTARIO: Desde los albores de la humanidad, parece que hubo una necesidad inherente a la condición de humana de expresarse por medio del arte. Durante el Paleolítico son muchas las muestras artísticas como las aparecidas en las pinturas rupestres, como las de Altamira o Lascaux, como exponentes de la pintura, así como todo el Arte Mobiliar en la escultura. El arte, no sólo sería capaz de expresar los sentimientos o el modo de vida de estas personas, además de representar una intención de trascendencia, sino que aparecen ligados a ciertos ritos o magias propiciatorias, relacionadas con la caza, o en este caso con la fertilidad o la reproducción. En este periodo, en plena glaciación Würm, la caza y la reproducción constituían dos factores claves para garantizar la supervivencia de los grupos humanos, esta Venus de Lespugue representa esas inquietudes que como hemos visto se han manifestado, a través de los hallazagos arqueológicos a través de miles de kilómetros por toda Europa, como la Venus de Willendorf en Austria, Venus de Lespugue en Francia, entendiendo que se trata de ritos comunes a todos los grupos humanos del Gravetiense.