Mostrando entradas con la etiqueta Restauración. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Restauración. Mostrar todas las entradas

Manifiesto Fundacional PSOE - Comentario

0
Pablo Iglesias PSOE
Pablo Iglesias (Fundador del Partido Socialista Obrero Español)
"Considerando que esta sociedad es injusta, porque divide a sus miembros en dos clases desiguales y antagónicas: una, la burguesía, que poseyendo los instrumentos de trabajo, es la clases dominante; otra, el proletariado, que, no poseyendo más que su fuerza vital, es la clase dominada. Que la sujeción económica del proletariado es la causa primaria de la esclavitud en todas sus formas: la miseria social, el envilecimiento intelectual y la dependencia política. Que los privilegios de la burguesía están garantizados por el Poder político, del cual se vale para dominar al proletariado. Considerando que la necesidad, la razón y la justicia exigen que la desigualdad y el antagonismo entre una y otra clase desaparezcan, reformando o destruyendo el estado social que las produce [...], el Partido Socialista declara que tiene por aspiración:

Primero: La posesión del poder político por la clase trabajadora.

Segundo: La transformación de la propiedad intelectual o corporativa de los instrumentos de trabajo (la tierra, las minas, los transportes, las fábricas, etc...) en propiedad común de la sociedad entera [...].

En suma, el ideal del Partido Socialista es la completa emancipación de la clase trabajadora. Es decir, la abolición de todas las clases sociales y su conversión en una sola de trabajadores libres e iguales. 

Manifiesto fundacional del Partido Socialista Obrero Español (20 de Julio de 1879).



CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante una fuente primaria de naturaleza histórico-circunstancial, se trata del Manifiesto Fundacional del Partido Socialista Obrero Español. Su autor es colectivo, firmado por 25 personas entre las que destaca la figura de Pablo Iglesias, fundador del Partido además del sindicato UGT. Su carácter es público y su destinatario es la nación española y en particular el proletariado.

ANÁLISIS: La idea principal que sustenta el texto es presentar la ideología política y propósitos del Partido Socialista Obrero Español entre las que destacan la emancipación de la clase trabajadora y la abolición del sistema de clases sociales.

El texto comienza con unas consideraciones previas acerca de la sociedad española, a la que considera injusta debido al antagonismo imperante principalmente entre la burguesía (clase dominante) y el proletariado (clase dominada). Sigue por tanto las tesis marxistas expresadas en El Manifiesto Comunista, haciendo evidente una lucha de clases, donde los propietarios de los medios de producción someten a la esclavitud a las clases trabajadoras. Concluyendo viendo la necesidad de destruir el estado social liberal, que alimenta esas diferencias para dar paso a un estado socialista que de lugar a la eliminación de la clases sociales y fomente la igualdad entre los ciudadanos. Para ello propone una serie de objetivos que formarán parte de su programa político:

El primero de ellos será que la clase trabajadora alcance el poder, sin que se haga una exposición de los medios que se utilizarán para conseguirlo. Debemos suponer que la constitución como Partido Político pretende un ascenso al poder por la vía democrática, sin utilizar otros medios violentos como la revolución o la lucha armada.

En el segundo punto expone la transformación social a través de la apropiación de los medios de producción, bien sean activos o intelectuales, lo que supone en un primer término en la abolición de la propiedad privada y con ella la destrucción del capitalismo como sistema económico.

Por último, expone el principal objetivo que es la emancipación de la clase trabajadora, sometida a esclavitud por parte de los patronos y poner fin a la sociedad de clases, dando lugar a un régimen socialista de trabajadores.




COMENTARIO: Aunque las raíces del movimiento obrero español se remontan a 1830, los motivos de su nacimiento son las terribles condiciones de trabajo a las que los patronos someten a sus obreros con largas jornadas laborales entre 14 y 18 horas diarias, insalubridad en los locales de trabajo, explotación de mujeres y niños y bajos salarios, con el fin de obtener el máximo beneficio. Por otro lado, las condiciones de vida del obrero tampoco eran mucho mejores que en sus lugares de trabajo, habitando barrios insalubres, en condiciones de hacinamiento que provocaban enfermedades, marginación social, y alcoholismo. Los gobiernos liberales, que establecen el capitalismo como mentalidad económica burguesa, lejos de defender a las clases sociales proletarias, se justifican escudándose en la libertad del mercado de trabajo.

No será hasta el periodo de la Restauración cuando la clase obrera toma una verdadera conciencia de sí misma y comienza a organizarse políticamente como alternativa a los partidos del turno. Será durante el Sexenio Democrático cuando se consolide la conocida como Federación de Trabajadores de la Región Española (FTRE) que suponía la representación de la Primera Internacional en España, a partir del golpe de Estado del general Pavía pasa a la clandestinidad, hasta 1881, cuando bajo el gobierno de Sagasta se decrete la libertad de asociación y a la FRET vuelva a la legalidad.  En 1872, dentro del seno de la Primera Internacional, tiene lugar la ruptura entre Marx y Bakunin, lo que supone una división ideológica entre el Socialismo, que pretendía llegar al comunismo por medio de la participación política, y el Anarquismo que supone la supresión del estado y la utilización de cualquier vía, incluida la revolución violenta.

La FRET se alineó en torno a las ideas de Bakunin, por lo que un pequeño grupo marxista se separó y en 1879, bajo el liderazgo de Pablo Iglesia, se funda el Partido Socialista Obrero Español, que sigue las consignas del socialismo marxista y por tanto, con pretensiones de llevar a cabo la transformación social por medio de su victoria en las urnas. El PSOE se fundará en 1888 el primer sindicato español, Unión General de Trabajadores (UGT).

Pero también existirá una tendencia anarquista, con un especial calado de la corriente más violenta conocida como anarcosindicalismo. En 1907, se fundará la confederación sindical de tendencia anarcosindicalista Solidaridad Obrera en la ciudad de Barcelona que supondrá el germen de la Confederación Nacional del Trabajo o CNT, que superará en afiliados a la UGT en los momentos previos a la Guerra Civil.

El socialismo se diferenciará por la creación de partidos políticos que realicen el cambio social desde los parlamentos, con participación del proletariado industrial y dirigida por obreros, con el objetivo de establecer una dictadura del proletariado como paso previo a la sociedad comunista. Mientras el anarquismo defiende la acción individual sobre las organizaciones colectivas, rechaza la participación política en parlamentos recurriendo a la actividad sindical pura, realizada por las masas campesinas de forma espontánea con la intención de destruir el estado burgués y establecer una nueva sociedad.

El movimiento obrero, a través de partidos como el PSOE y sindicatos como la UGT o CNT, conformarán una auténtica oposición al régimen de la Restauración, junto con otros movimientos como el republicanismo, el carlismo, el nacionalismo y el regionalismo. Entre otros serán protagonistas de episodios importantes como la Semana Trágica de Barcelona en 1909 o la Huelga General de 1917.

CONCLUSIONES: El Partido Socialista Obrero Español, es uno de los partidos socialistas más antiguos de Europa y dentro de España el partido más importante. No será hasta la Segunda República cuando tenga relevancia dentro de la política española, con un papel también importante durante la Guerra Civil. Durante el Franquismo pasó a la clandestinidad y participó en el gobierno de la II República en el exilio en México. Su legalización llegaría con la Transición en 1977, sin embargo el PSOE tome un nuevo enfoque, abandonando en el Congreso Extraordinario de 1979, bajo la secretaría general de Felipe González, las tesis marxistas, pasando a definirse como socialdemócrata. En las elecciones de 1982 obtendrá su primera victoria tras la transición. Hoy, representa la opción de izquierdas más votada de la política española.

Ultimátum de EE.UU. a España - Comentario

0
Guerra hispano estadounidense
Dewey aplasta a la Armada Española en Manila.
Periódico The World. 1 de Mayo de 1898

"Considerando que las horribles condiciones que han existido en la isla de Cuba, tan próxima a nuestras costas, por más de tres años, condiciones que han ofendido el sentido moral el pueblo de los EE.UU. [...], y que han culminado en la destrucción de un acorazado de los EE.UU. durante una visita amistosa al puerto de la Habana [...], no pueden soportarse por más tiempo como lo afirma el presidente de los Estados Unidos en su mensaje de 11 de Abril de 1898, sobre el cual el Congreso ha sido invitado a pronunciarse.

En consecuencia, el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, reunidos en Congreso han resuelto:

Primero: que el pueblo de la isla de Cuba es, y tiene derecho a ser, libre e independiente.

Segundo: que los Estados Unidos tienen el deber de pedir, y por tanto el Gobierno de los Estados Unidos pide, que el Gobierno español renuncie inmediatamente a su autoridad y gobierno sobre la isla de Cuba y retire de Cuba y de las aguas cubanas sus fuerzas terrestres y navales [...]

Si a la hora del mediodía del sábado próximo, 23 de abril, no ha sido comunicada a este Gobierno por el de España una completa y satisfactoria respuesta a la Resolución en tales términos que la paz de Cuba quede asegurada, el presidente procederá sin ulterior aviso a usar poder y autorización ordenados y conferidos a él, tan extensamente como sea necesario".

Ultimátum norteamericano a España, 19 de abril de 1898.



CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante una fuente primaria, aunque fragmentada, de naturaleza jurídica, ya que se trata de una Resolución aprobada por el poder legislativo de EE.UU. se trata del ultimátum norteamericano a España, votado en el Congreso de los EE.UU. el 18 de Abril de 1898 y publicado al día siguiente. Tras la negativa a abandonar la soberanía de la isla de Cuba por parte de España, EE.UU. declaró la guerra a España el 25 de Abril con carácter retroactivo desde el 21 de Abril. Su autoría es colectiva e institucional y se atribuye al Congreso de los Estados Unidos de América y su carácter es público y su destinatario es el Gobierno de España, presidido por Práxedes Mateo Sagasta, representante del Partido Liberal durante la regencia de María Cristina.

ANÁLISIS: La idea principal del texto es la de establecer un ultimátum a España para que abandone la soberanía de la isla de Cuba. Se estructura en tres partes bien diferenciadas, una primera donde se establecen unas consideraciones previas sobre la situación de la isla de Cuba, seguidas de las condiciones y términos que se exigen al Gobierno de España para finalizar con la declaración del ultimátum y autorización al presidente para declarar la guerra.

Entre las consideraciones previas destacan ideas como "las condiciones que han existido en la isla de Cuba, por más de tres años" que se refieren a las duras condiciones a las que se somete a la población rural, que forman parte de la política de terror aplicada por el general Weyler en el contexto de la Guerra de la Independencia de Cuba (1895-1898) pero sobre todo "la destrucción de un acorazado", se refiere a la explosión del acorazado Maine, en circunstancias no esclarecidas mientras se encontraba atracado en el puerto de La Habana, provocando más de 200 muertos. Es sin duda, este hecho el auténtico casus belli, ya que la influencia de la prensa, controlada por el magnate Hearst provoca la contestación del pueblo norteamericano y la presente resolución del Congreso.

El texto además hace alusión a dos ideas esenciales como es el derecho de Cuba a la independencia, derecho asumido por Estados Unidos como uno de sus principios fundacionales, y el derecho de Estados Unidos a pedir que el Gobierno de España renuncie a su soberanía sobre la isla, idea que forma parte del conocido Destino Manifiesto, o Doctrina Monroe que trata de evitar cualquier intervención extranjera en el continente americano bajo el lema "América para los americanos".

En cuanto al ultimátum, se establece un plazo de tres días para la renuncia de España a la soberanía de la isla de Cuba y la autorización al Presidente de EE.UU. para declarar la guerra.



COMENTARIO: Cuba era colonia española desde el siglo XVI, debido a su pequeña extensión se mantiene su soberanía durante el proceso de emancipación que se lleva a cabo en Hispanoamérica durante el primer tercio del siglo XIX. Cuba era una importante colonia, a la que se dirigían el 50% de las exportaciones de la península, equilibrando su balanza comercial, sin embargo, Cuba no dependía de España, ya que el 90% de su mercado de azúcar y tabaco era EE.UU. Su sociedad estaba dividida en una oligarquía de origen peninsular, propietaria de las producciones azucareras que además controlaba toda la administración de la isla y una burguesía criolla, de clases medias que pedía reformas, entre ellas la abolición de la esclavitud y mayores cotas de autogobierno de la isla.

Pronto surge un enfrentamiento entre ambos segmentos que se materializa en la Guerra Grande o Guerra de los 10 años (1868-1878) que finaliza con la Paz de Zanjón con la promesa de Martínez Campos de dotar de mayor autogobierno y aboliendo la esclavitud. Entre 1879 y 1880 tiene lugar la conocida como Guerra Chica, a su finalización tiene lugar la abolición de la esclavitud. Continúan años de paz, pero el movimiento independentista ya ha calado en la sociedad, pronto se materializa con el Partido Revolucionario Cubano de José Martí que inicia en 1895 la Guerra de la Independencia.

La realidad es que en 1898 la guerra parecía perdida para los españoles y es en ese momento cuando los norteamericanos deciden intervenir, utilizando la explosión del acorazado Maine como un pretexto, acusando a España de su hundimiento. Tras la negativa del Gobierno de Sagasta de renunciar a la soberanía de la isla de Cuba, Estados Unidos declara la guerra interviene en Cuba y también en Filipinas complicando la situación de España, pronto llegará la victoria estadounidense.

Por el Tratado de París de 1898 se declara la independencia de Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam pasan a ser dominio colonial de Estados Unidos y se acuerda la venta de Las Marianas y Carolinas a Alemania, que se ratificará en el acuerdo germano-español de 1899.

CONCLUSIONES: Las consecuencias inmediatas de la Guerra Hispano-Estadounidense fue la pérdida del imperio colonial español, pero sus consecuencias fueron mucho más profundas para la sociedad española del momento que cayó en una crisis identitaria como nación, la pérdida de las colonias, la victoria sufrida por una nación de nuevo cuño, y la profunda crisis política con escandalosos casos de corrupción, el caciquismo y el asesinato poco antes de Cánovas de Castillo. Esta crisis de identidad dará lugar al nacimiento de un movimiento cultural, con profundos tintes pesimistas sobre la sociedad española, representado por intelectuales como Valle Inclán, Pío Baroja, Machado, Ortega y Gasset o Zuloaga conocido como Generación del 98, en el ámbito político nace el movimiento conocido como Regeneracionismo con Joaquín Costa como máximo exponente que critica la corrpución y el caciquismo, así como la falsa democracía del sistema turnista impuesto por Cánovas del Castillo, la repercusiones darán lugar también al nacimiento de movimientos nacionalistas y regionalistas con expresión política en el PNV y la Lliga Regionalista en Cataluña. Todos estos fenómenos tendrán repercusiones en la política española de todo el siglo XX.


Discurso de Sagasta en 1898 · Comentario

0
Praxedes Mateo Sagasta
Práxedes Mateo Sagasta. Presidente del Gobierno en 1898

"Ni el gobierno ni la nación podía transigir con las pretensiones de otra nación de intervenir en nuestros asuntos y en nuestros propios territorios y menos podía transigir con la ignominia de que se retiraran nuestros ejércitos y nuestras escuadra del territorio y las aguas de Cuba. Pero como si eso no fuera bastante, como si no bastara esa exigencia imposible, han pretendido ofendernos con una calumnia infame (el hundimiento del crucero norteamericano Maine) y que si por lo increíble y absurda no nos puede ofender no puede menos de llenar nuestros corazones de santa indignación ante la vileza de quienes han tenido el atrevimiento de lanzarla como motivo de agresión para disputarnos nuestros derechos y para arrebatarnos nuestra indiscutible soberanía. Pero no basta esto, señores diputados, y el Senado norteamericano ha hecho y dicho cosas que no se ha atrevido a decir ninguna Asamblea compuesta de personas que en algo se estimen, ha concretado la calumnia atribuyendo esta infamia, señores diputados, nada menos que a los oficiales de nuestra Marina, en cuyo nombre he protestado también y quiero volver a protestar aquí con la mayor indignación de tanta villanía que yo arrojo a la frente de los que juzgan por sí a los demás, les suponen capaces de cometer maldades que sólo ellos en su caso cometerían. A pesar de nuestros esfuerzos, a pesar de nuestros sacrificios, a pesar de las amarguras que en silencio hemos devorado, la guerra se ha hecho inevitable. No podíamos ya sufrir tanta afrenta. La nación española puede ser vencida pero jamás impunemente afrentada. A la guerra, pues, vamos y vamos con la conciencia tranquila, vamos sin ruido y sin arrogancias, pero decididos a cumplir con el deber que el patriotismo nos impone, sin vacilación y sin temores, y mucho menos con pánico ninguno."

Discurso de Sagasta al Congreso de los Diputados. 27 de Abril de 1898.



CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante una fuente primaria, de naturaleza histórico-circunstancial y de carácter político. Se trata de un discurso parlamentario de Práxedes Mateo Sagasta, político progresista, participó en la revolución "La Gloriosa". Tras el Sexenio Democrático, aceptó la vuelta de la dinastía Borbón, y fue presidente del Gobierno varias veces durante el Periodo de la Restauración, precisamente en la fecha del discurso que se presenta, en plena Crisis de Cuba, Sagasta era el presidente del gobierno. La fecha del documento es el 27 de Abril de 1898, durante la regencia de María Cristina, en los momentos previos a la guerra hispano-norteamericana.

ANÁLISIS: La idea principal que se esgrime en el texto es la de justificar la entrada de España en guerra contra Estados Unidos. Cuando se refiere a "calumnia infame", Sagasta habla de la acusación tanto de la prensa norteamericana del hundimiento del crucero norteamericano Maine, anclado en el puerto de la Habana, en el que murieron 254 soldados americanos. Los medios de comunicación no dudaron de acusar de boicot o conspiración a Estados Unidos, incluso antes de que comenzaran las comisiones de investigación. Hoy en día, sigue sin conocerse exactamente las causas de la explosión que hundieron el Maine, aunque la historiografía exime de responsabilidad al Gobierno y Armada española.



COMENTARIO: El problema cubano se inicia en 1868 con la Guerra de Cuba, debido a un malestar entre los criollos con la oligarquía de origen peninsular que dominan la administración y gobierno de la isla. Reivindican principalmente mayor autonomía política y una mayor libertad de comercio. El asunto se resuelve con la Paz de Zanjón en 1878, con un acuerdo que no era más que una tregua, con algunas concesiones de autonomía, poco después, en 1880 se aboliría la esclavitud, pero el movimiento autonomista seguía activo. En 1892 se forma el Partido Revolucionario Cubano, con claros tintes independentistas que comienzan a ver necesaria la guerra para conseguir sus objetivos. En este entorno comienza la Segunda Guerra Cubana en 1895 liderada por José Martí en Cuba.

Por su parte, Estados Unidos, practica una clara política anticolonialista, no participa en la Conferencia de Berlín de 1895 y queda fuera del reparto de África y Asía. Sin embargo, comienza a practicar un nuevo tipo de Imperialismo, caracterizado por el control económico, a diferencia de las potencias europeas que aspiraban a tener un control militar y soberanía política sobre el territorio. Dentro de estas tesis imperialistas destaca la doctrina del presidente Monroe que preconizaba "América para los americanos". En la práctica, la doctrina Monroe, comenzó a ejercer influencia en algunos enclaves caribeños, pero veía en Cuba uno de los territorios más importantes. Las relaciones comerciales entre Cuba y Estados Unidos eran florecientes, siendo Estados Unidos el mayor importador de azúcar y tabaco desde la isla caribeña.

Estados Unidos contemplaba con expectación el conflicto cubano-español, con claro apoyo de los isleños. El hundimiento del Maine, en 1898, sea cual sea su causa, fue sin duda la excusa que necesitaba para intervenir en la guerra a favor de Cuba, que finalizará con la victoria de Estados Unidos.

CONCLUSIONES: La Guerra Hispano-Estadounidense tuvo consecuencias inmediatas. Para Estados Unidos significó su presentación en el escenario internacional como nueva gran potencia, que había conseguido vencer a una potencia europea histórica, y el principio de la aplicación de la doctrina Monroe en Hispanoamérica. Para España las consecuencias fueron otras, las consecuencias inmediatas fueron la pérdida de sus últimos territorios de ultramar, en 1898 se liberaron Cuba, Puerto Rico y Filipinas, en 1899 vendería las Marianas y Carolinas a Alemania. Pero sin duda, las consecuencias tuvieron un calado mucho más profundo que daría lugar a una crisis identitaria como nación, sin Imperio y derrotada por una nueva potencia, los círculos políticos e intelectuales comienzan a cuestionarse la propia identidad nacional. Así aparecen movimientos culturales como la conocida como Generación del 98 formada por literatos e intelectuales como Machado, Ortega y Gasset, Valle Inclán, o pintores como Zuloaga. Por otro lado, en el ámbito político surge el movimiento "Regeneracionista" con Joaquín Costa como principal ideólogo que pretendía una regeneración política y criticaba la falsa democracia española afectada por la corrupción política y el caciquismo. Además surge el movimiento regionalista y nacionalista, con partidos políticos como PNV o la Lliga Regionalista que complicarán la escena política del país, y un sistema democrático que irá agonizando hasta el golpe de estado de Primo de Rivera en 1923, poniendo fin el periodo de la Restauración.

Manifiesto Gobierno Provisional 1868 Comentario

0
Constitución de 1869
"Como punto de partida para la promulgación de sus principios generadores, la revolución ha empezado por sentar un hecho que es la base robusta sobre la cual deben descansar sus reconquistadas libertades. Este hecho es el destronamiento y expulsión de una dinastía que, en abierta oposición con el espíritu del siglo, ha sido rémora a todo progreso, y sobre la cual el Gobierno Provisional, por respeto a sí mismo, cree oportuno tender la conmiseración de su silencio. [...] Destruido el obstáculo y expedito el camino, la revolución ha establecido el sufragio universal como la demostración más evidente y palpable de la soberanía del pueblo. De este modo todos los nuevos poderes se fortalecerán con el concurso absoluto y exacto, no limitado y ficticio, de la opinión general, y nuestras instituciones vivirán con el vigoroso aliento de toda la nación, árbitra y responsable de sus destinos.

Proclamados los principios sobre los cuales debe orientarse nuestro futuro régimen gubernamental; basado en la libertad más amplia y reconocidos por todas las juntas, [...] pasa el Gobierno provisional a compendiar en un solo cuerpo de doctrinas estas manifestaciones del espíritu público, distintamente expresadas, pero con la misma intensidad sentidas"

Manifiesto del Gobierno Provisional de 25 de Octubre de 1868



CLASIFICACIÓN: Nos encontramos ante un texto de naturaleza histórico-circunstancial y de carácter político. Se trata de un fragmento del Manifiesto General a la Nación, tras la revolución de 1868 conocida como "La Gloriosa", se crea un gobierno provisional impulsado por Prim y presidido por Serrano, con mayoría de progresistas y unionista, tratando de evitar así que se radicalice el movimiento con posturas más radicales como las de los republicanos. El Gobierno Provisional redacta este documento que trata de recoger su programa de acción política hasta que se formen un gobierno electo. Con este documento podemos decir que se inaugura el periodo conocido como Sexenio Democrático (1868-1874).

ANÁLISIS: Podemos decir que la idea principal que trata de expresar es poner de manifiesto las bases ideológicas o doctrinas con las que se regirá el recién constituido Gobierno Provisional. 

Una de las primeras referencias del texto, se refiere a una de las condiciones del Pacto de Ostende (1866), más concretamente, el destronamiento de Isabel II, no tanto por seguir ideologías republicanas, ya que tanto progresistas como unionistas (partidos que forman el gobierno provisional) son monárquicos; sino porque los Borbones siempre habían apoyado las políticas más reformadoras y frenado las actuaciones más liberales y reformistas. Es por este motivo, por lo que no se declara la República y el general Prim tendrá como misión buscar un nuevo monarca para España.

Además, se desprenden algunas ideas secundarias como "soberanía del pueblo" es una idea que parte del ideario de Rosseau, en los términos de soberanía nacional, como expresa en su obra El Contrato Social, y trata de otorgar al conjunto de la nación la capacidad de gobernar al país, a través del voto y elección de representantes, oponiéndose a la soberanía de los monarcas absolutos. Todas las revoluciones liberales del siglo XIX reivindicaron la soberanía nacional, sin embargo, algunas ideologías como el "liberalismo doctrinario" de Bossuet, reducían a un mínimo de la población el derecho al voto con fórmulas como el sufragio censitario. La "soberanía del pueblo" o también conocida como "soberanía popular" hace extensible el derecho al voto a toda la población, sin restricciones, menos la mayoría de edad o incapacidad, es lo que se conoce como "sufragio universal", que era otra de las condiciones negociadas en el Pacto de Ostende (1866), sin embargo, en el siglo XIX, el voto seguirá siendo restringido para las mujeres, por lo que es más apropiado llamarlo "sufragio universal masculino".

Otro de los términos que merece mención, es el de "juntas", con él se hacer referencia a las "juntas revolucionarias" que consistían en agrupaciones, normalmente locales o municipales, aunque pudiera a ver algunas de ámbito mayor como las provinciales. En ellas se organizó la Revolución de 1868 y asumieron poderes legislativos hasta la conformación de un gobierno, además sirvieron para recoger todas las reivindicaciones de las personas participantes y que fueron trasladas al Gobierno Provisional una vez constituido.




COMENTARIO: El texto se refiere al proceso histórico conocido como "La Gloriosa" o Revolución de 1868. Los orígenes de este proceso histórico hay que buscarlos en torno al año 1863, a partir de este momento comienzan a sucederse gobierno breves e inestables, el desprestigio de la Corte va en aumento debido a los desmanes de la Reina, una crisis financiera provoca el cierre de pequeños bancos y comienza a organizarse una oposición. Desde 1863 los progresistas no participan en las elecciones y se alían con los demócratas, con los que fijarán un programa con el Pacto de Ostende (1866) que contempla el fin del reinado de Isabel II, la redacción de una nueva constitución y la implantación del sufragio universal. En 1867 los unionistas, con Prim a la cabeza se unirán al pacto. La Reina queda sin apoyos sobre todo tras la muerte de O'Donnell (1867) y Narváez (1868).

La Revolución se inicia con el pronunciamiento militar del general Topete en septiembre de 1868, pronto es respaldado por otros militares como Prim o Serrano, además se suman las Juntas revolucionarias que proliferan por todo el país. Tras la batalla de Alcolea las tropas revolucionarias encuentran vía libre para Madrid. Poco después, Isabel II se exilia a Francia y los sublevados ven cumplidos sus objetivos.

Tras la salida de la monarca, se organiza un Gobierno Provisional, liderado por Serrano y con otros militares como Prim y Sagasta. Comienza entonces un periodo de moderación del proceso revolucionario y comienzan a tomarse medidas políticas, entre ellas, una de las más reclamadas como el sufragio universal masculino, además de otras que pretendían reducir el papel de la Iglesia en la vida política, la expulsión de los jesuitas, la instauración de la peseta como moneda oficial y la supresión de algunos impuestos al consumo, también supuso una apertura a los mercados exteriores al adoptar medidas librecambistas.

CONCLUSIONES: Con este documento, podemos decir que se inicia el periodo político conocido como Sexenio Democrático (1868-1874), se trata de la primera experiencia democrática de la nación española y la primera vez que se instaura un sufragio universal en España. Al optimismo de los primeros momentos, se sucedieron momentos difíciles, el inicio de la Guerra en Cuba en 1868, el asesinato de Prim o la abdicación de Amadeo I de Saboya. En un periodo de tiempo de seis años, se sucedieron hasta tres modelos políticos: monarquía, república federal y república unionista, la vida política, económica y social era convulsa lo que provocó el nacimiento de una oposición que se aglutina en los grupos monárquicos como los alfonsinos, defensores de Alfonso XII o los carlistas que inician su tercera guerra, a esto hay que sumar las divisiones dentro de los mismos gobiernos como la Revolución Cantonal. El Sexenio Democrático finalizaría con el pronunciamiento de Martínez Campos en Sagunto que marcará el inicio de un nuevo periodo político, la Restauración, que supondrá la restauración de los borbones en la figura de Alfonso XII y sobrevivirá a pesar de los continuos avatares hasta 1923.

Proclama Sublevados en Cádiz 1868. Comentario

0

"Españoles; la ciudad de Cádiz puesta en armas, con toda su provincia, con la Armada anclada en su puerto [...], declara solemnemente que niega su obediencia al gobierno de Madrid, segura de que es leal intérprete de todos los ciudadanos [...]. Queremos que una legalidad común por todos creada tenga implícito y constante el respeto de todos. Queremos que el encargado de observar la Constitución no sea su enemigo irreconciliable [...]. Queremos que un gobierno provisional que represente todas las fuerzas vivas del país asegure el orden, en tanto que el Sufragio Universal eche los cimientos de nuestra regeneración social y política. Contamos para realizar nuestro inquebrantable propósito con el concurso de todos los liberales unánimes y compactos ante el común peligro; con el apoyo de las clases acomodadas, que no querrán que el fruto de sus sudores siga enriqueciendo la interminable serie de [...]favoritos; con los amantes del orden, si quieren verlo establecido sobre las firmísimas bases de la moralidad y del derecho; con los ardientes partidarios de las libertades individuales [...]: con el apoyo de los ministros del altar [...]; con el pueblo todo [...]. Españoles: [...] Acudid a las armas, no con el impulso del encono, siempre funesto; no con la furia de la ira, siempre débil, sino con la solemne y poderosa serenidad con que la justicia empuña su espada. ¡Viva España con honra!."

Cádiz, 19 de Septiembe de 1868. Duque de la Torre, Juan Prim, Domingo Dulce, Francisco Serrano Bedoya, Ramón Nouvilas, Rafael Primo de Rivera, Antonio Caballero de Rodas, Juan Topete.

Gaceta de Madrid, 3 de Octubre de 1868.



CLASIFICACIÓN: No encontramos ante un texto, fuente primaria y carácter político. Se trata de un documento público, que aparece en la Gaceta de Madrid, uno de los diarios de mayor tirada en España, su destinatario es la nación española. Su autor es colectivo, el texto lo firman los protagonistas principales, todos pertenecientes al estamento militar, de la sublevación de Cádiz. El documento daría inicio al movimiento político que conocemos como "la Gloriosa", revolución que implantaría por primera vez en España el sufragio universal masculino, tratando de establecer un régimen liberal con bases democráticas.

ANÁLISIS: La idea principal del texto es la justificar el alzamiento o pronunciamiento contra la legalidad vigente, arguyendo que el régimen liberal establecido no es un gobierno de todos los españoles y que atenta contra el orden y la moralidad. Pide también, el apoyo de todos los españoles para regenerar la política española.

Entre las ideas secundarias se habla de crear una legalidad común, basada en una Constitución, como norma básica de la nación y que sólo la soberanía nacional, a través de su representación parlamentaria tenga la capacidad de reformarla, al contrario de lo que había sucedido en situaciones anteriores, donde cada vez que se alternaba un partido con signo político distinto se producía un cambio de constitución.

También se hace alusión al Sufragio Universal, sistema electoral que concede a todos los ciudadanos el derecho al voto. Exceptuando la Constitución de 1812 que establece el sufragio universal indirecto masculino, el resto de constituciones posteriores 1837, 1845 establecen el sufragio censitario, es a partir de 1848 cuando aparecen nuevos movimientos políticos, como el movimiento obrero y el demócrata que reivindica el sufragio universal masculino que tendrá eco en la Constitución de 1869.

El manifiesto hace un llamamiento a los "liberales", el liberalismo, doctrina política que hunde sus raíces en el inglés Locke y en los franceses de la ilustración, reclama el establecimiento de una Constitución, como decíamos anteriormente, como norma básica y base jurídica de la nación y que garantice una serie de libertades y derechos de los ciudadanos. En 1868, son muchos los grupos liberales que existen en España, como el Partido Moderado, que sigue la corriente del liberalismo doctrinario, más elitista y que favorece a las clases altas, el Partido Unión Liberal que se presentaba como una opción de centro tratando de combinar tesis doctrinarias y otras más progresistas, el Partido Progresista, inspirado en el krausismo y en el utilitarismo, por último, se encuentra el Partido Demócrata que parte de una escisión del Partido Progresista que aceptaba el sufragio censitario y la soberanía compartida entre el Rey y las Cortes, los demócratas reclaman la soberanía popular y el sufragio universal, en estos años, únicamente masculino. 




COMENTARIO: Desde 1866 se suceden gobiernos breves e inestables, principalmente liderados por el Partido Unionista y el Partido Moderado. A la enorme crisis financiera que sufre el país a partir de 1866 con cierre de pequeños bancos y empresa, se une un descontento general del pueblo con la corona, debido a los conocidos desmanes de la reina, o el fracaso en campañas exteriores como la Guerra de Conchinchina, la Guerra de África, la intervención en Santo Domingo y México, todas ellas ruinosas.  Poco después fallecían O'Donnell y Narváez, líderes políticos de la Unión Liberal y el Partido Moderado, por lo que la reina Isabel II perdía sus principales apoyos. Además los partidos pierden credibilidad, ya que promulgan leyes anticonstitucionales, creando un estado represivo con tal de mantener el orden social. Todo esto lleva a la oposición a no participar en las elecciones desde 1863 y se organiza en un frente común, que aglutina a Progresistas y Demócratas, con un programa común que queda reflejado en el Pacto de Ostende de 1866 en el que se establece, el fin del reinado de Isabel II, una nueva constitución que contemple la soberanía popular y una nueva Constitución.

Es en este momento cuando el almirante Topete se subleva en Cádiz, teniendo toda la Armada a sus órdenes, es entonces cuando Prim, se pone al mando de la rebelión contando con el apoyo del general Serrano. Poco después, se organizan Juntas Revolucionarias en las principales ciudades del país que asumen el poder local. La reina Isabel II, ante esta situación decide cruzar la frontera y exiliarse a Francia, lo que supone "de facto" el triunfo de la revolución "La Gloriosa".

Tras el triunfo de la Revolución, Prim forma un Gobierno Provisional y poco después convoca elecciones a Cortes Constituyentes con triunfo de los Progresistas que redactan la primera Constitución democrática de España, donde se establecen un amplio reconocimiento de derechos y libertades así como el sufragio universal masculino, se continúa con la tradición de sistema bicameral dividido en Congreso de los Diputados y Senado. El estado se establecería como Monarquía Parlamentaria, para evitar los recelos de moderados, y con una clara división de poderes correspondiendo el ejecutivo al Rey y al consejo de ministros, el legislativo a las Cortes y el Judicial a los tribunales. Ante la ausencia de Rey, Prim buscó candidatos entre las principales casas reales europeas, siendo finalmente elegido Amadeo de Saboya en 1971, no sin importantes repercusiones internacionales. Otras de las medidas importantes fue la reforma monetaria, que da lugar al nacimiento de la peseta.

CONCLUSIONES: A pesar de unos primeros años con bastante estabilidad, el nombramiento de un rey extranjero da lugar a una oposición de la sociedad, y en política al auge de una oposición republicana así como una oposición denominada "alfonsina" que pretendía la restauración de la dinastía borbónica en la figura de Alfonso XII. La muerte del general Prim, principal valedor de Amadeo de Saboya, más la complicación del escenario político, principalmente con el inicio de la Guerra de Cuba en 1868, llevó a Amadeo I a abdicar en 1873, en ese momento se proclama la I República, con una andadura difícil, ya que a la guerra de Cuba, y a la oposición alfonsina, debemos sumar la aparición de una III Guerra Carlista, así como al nacimiento del movimiento cantonalista, que llevó al país a una profunda crisis que finalmente se resolvería con el pronunciamiento de Martínez Campos en Sagunto que llevaría a un nuevo escenario político, con la Restauración de la Dinastía de Borbón en la figura de Alfonso XII y la instauración de una sistema político inspirado en el turnismo inglés, cuyo principal valedor fue Cánovas del Castillo. 

En España no volvería a tener un sufragio universal masculino hasta 1890, de manos del presidente Sagasta, aunque viciado por las corrupción política como el "encasillado" y el "caciquismo". Sería en 1932 durante la II República, cuando España tendrá por primera vez un sufragio universal, que incluya también a las mujeres existiendo una auténtica soberanía popular.