Escribe algo y pulsa enter

By On

El relieve Apalachense o Apalachiano, es uno de los más originales dentro de todos los sistemas morfoclimáticas. Una conjunción de sistemas de erosión así como una prolongada actividad orogénica dan lugar a este relieve de crestas paralelas que debe su nombre a los Apalaches americanos.


Relieve Apalachense

Nos encontramos ante un bloque diagrama, se trata de una representación modelo de un fenómeno geomorfológico con carácter didáctico.


Se trata de un relieve simple (porqué sólo muestra un único fenómeno geomorfológico) y derivado (porque no responde a la forma original, sino a la derivada por el impacto de la erosión.

Topográficamente no encontramos ante un relieve de montaña situado a cierta altitud.

Litológicamente encontramos diferentes tipos de rocas y con diferentes potencias, al carecer de leyenda no podemos determinar el tipo de rocas que se encuentran, no obstante nos atrevemos a identificar algunos estratos duros, que por tener un origen herciniano debemos identificar con rocas metamórficas como cuarcitas o granitos, de menor potencia, que podemos observar en el gráfico con el número 5. Y estratos más blandos, seguramente pizarras, con mayor potencia que el anterior y que se identifican con el número 1, y número 2.

En cuanto a la tectónica observamos un relieve original de tipo jurásico, formado por anticlinales (numero 1) y sinclinales (número 2), por su morfología, creemos que fue arrasado, y vuelto a levantar en una época posterior, reactivando la erosión y dando lugar a un relieve con sinclinales colgados que forman crestas paralelas, que coinciden con los estratos de roca dura y valles paralelos y longitudinales que coinciden con los estratos de rocas más blandas, este tipo de relieve es el que conocemos como relieve apalachense.

En cuanto a la erosión, el principal agente erosivo es el agua, vemos que se las redes fluviales se instalan en el relieve a través de cluses, que erosionan los sinclinales colgados en sentido transversal (número 6), además la red fluvial se instala por todo el relieve, tanto en los anticlinales vaciados o combés (número 3), como los sinclinales colgados, dando lugar a una red fluvial de forma ortogonal, por otro lado, la más típica de los relieves apalachenses. La diversa dureza de los materiales da lugar a que se erosionen primero lo más deleznables y sobrevivan los más duros, debido a la erosión diferencial, como ejemplo tenemos el cerro testigo con el número 4.

A continuación realizaremos una descripción de la leyenda del gráfico:

  1. Anticlinal: en un relieve jurásico o plegado responde a la parte convexa del mismo.
  2. Sinclinal: en un relieve jurásico o plegado respondería a la parta cóncava del mismo.
  3. Combé: formado seguramente por la erosión de una red fluvial
  4. Combé: erosión por medio de una red fluvial en sentido longitudinal al relieve
  5. Cerro testigo: compuesto por materiales duros, debido a la erosión diferencial.
  6. Clusé: erosión por medio de una red fluvial en sentido transversal al relieve.

Este tipo de relieve lo encontramos en zonas que han sufrido un levantamiento, normalmente durante la Era Primaria o Paleozoico con la Orogenia Herciniana (hace 300 millones de años), que fueron arrasados durante la Era Secundaria (hace 200 millones de años), y que sufrieron otro levantamiento durante la Era Terciaria con el Plegamiento Alpino (hace 62 millones de años). El ejemplo paradigmático del relieve apalachiense se encuentra en los Apalaches en Estados Únidos, unidad del relieve a la que debe su nombre. En la Península Ibérica podemos encontrarlo aunque en menores proporciones en los Montes de Toledo y en Sierra Morena.

Click para comentar