Escribe algo y pulsa enter

By On

IDENTIFICACIÓN: Nos encontramos ante una imagen conocida como Akenatón recibiendo los rayos solares, sería tallada entre el 1350-1330 a. C. coincidente con el reinado de Akenatón o Amenofis IV perteneciente a la dinastía XVIII del Imperio Nuevo. De autor desconocido hoy la encontramos en el Museo Egipcio de El Cairo.

Akenatón recibiendo los rayos solares comentario
Akenatón Recibiendo los Rayos Solares
(Museo Egipcio de El Cairo)


DESCRIPCIÓN: Se trata de un hueco-relieve sobre piedra caliza, se encuentran restos de policromía. Se representa al Dios Atón o Disco Solar en la esquina superior izquierda de donde parten unos rayos solares de forma radial que articulan toda la composición, que dividen la escena en dos planos triangulares, uno inferior que se encabeza por el faraón Akenatón, seguido de la reina Nefertiti y sus hijas ofreciendo ofrendas votivas al dios Atón. Y un plano triangular superior, lleno de inscripciones jeroglíficas con alusiones a Atón y la familia del faraón.

ANÁLISIS FORMAL: El hueco-relieve continua con algunos de los convencionalismos de la escultura del Antiguo Egipto, no obstante rompe con algunos, por ejemplo las figuras utilizan un canon más alto y estilizado, de figuras sinuosas que renuncian a la reducción a las formas geométricas puras. Mientras se sigue disponiendo una pierna adelantada a la otra, parece que hay un intento, de romper con la ley de la frontalidad, al tratar de disponer, aunque con escaso éxito los torsos de perfil, no obstante los rostros siguen con el convencionalismo de representarse de perfil con los ojos almendrados. Continúa con una ley de la frontalidad que excluye cualquier tipo de perspectiva espacial o profundidad en la representación, al existir pocas referencias al espacio representado. En cuanto a la técnica hay un intento de representar diferentes texturas, que quedan más o menos conseguidas como se aprecia en las transparencias del vestido de Nefertiti, aunque sigue con un convencionalismo más geométrico en el faldellín del faraón.

FUNCIÓN Y SIGNIFICADO: Parece que estas placas fueron abundantes en la nueva ciudad fundada por Akenatón, la conocida como Amarna. Conformarían sin duda pequeños altares para el culto y la devoción, bien público como privado. Su abundancia nos habla del interés del faraón de sustituir el culto al antiguo panteón de dioses egipcios por el nuevo culto monoteísta a Atón o Disco Solar, como fuente de la vida. La aparición del faraón en las representaciones era una forma de vincular al faraón y su familia con la divinidad, estableciendo un papel mediador entre Dios y los faraones. Pero a pesar de sus esfuerzo, el culto a Atón, desapareció tras la muerte del faraón, lo que nos da a entender que fue un religión oficial que no tuvo influencia sobre el pueblo, que tras la muerte del faraón siguió con su culto al tradición panteón egipcio.

COMENTARIO: Para poder entender las características de este hueco-relieve, debemos entender la revolución política, religiosa y artística llevada a cabo por Akenatón. Desde los comienzos de la civilización del Antiguo Egipto, existía un panteón de Dioses, el más importante sin duda fue el culto de Amón-Ra, además de otros como Horus u Osiris. Al poco de tiempo de acceder al trono Amenofis IV, cambia su nombre por Akenatón o Ajenatón, traslada la capital de Tebas a Amarna y en lo religioso comienza un proceso herético, prohibiendo la adoración del resto de Dioses, estableciendo un religión monoteísta consagrada al culto al Disco Solar o Atón. Parece que detrás de esta revolución política y religiosa, está la intención de restar poder a los sacerdotes de los templos de Luxor y Karnak, cada día más poderosos y auténticos dueños de las ciudades de Menfis y Tebas. Esta revolución política y religiosa vino también acompañada con una revolución artística. Así, la mayoría de las representaciones de este periodo aparecen con el Disco Solar o Atón como centro de atención, pero quizá lo más revolucionario es que se abandonan ciertos convencionalismos que acompañaron la representación real a lo largo de los 3000 años de historia de civilización del Antiguo Egipto a excepción de este periodo herético.

Click para comentar